Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE debate la polémica propuesta irlandesa sobre patentes de software

El Consejo de Competitividad debate durante dos días la directiva sore su implantación en la UE

Asociaciones, políticos, internautas, usuarios del software libre y páginas personales se han posicionado en contra de las patentes de software y se preguntan cuál será la posición del Ejecutivo español sobre la directiva que se negocia en Bruselas. No tendrán que esperar mucho, pues el el Consejo Europeo de Competitividad celebra entre hoy y mañana una reunión pública en la que cada Estado dejará clara su opinión.

Las patentes se promueven normalmente como mecanismos para mejorar el desarrollo tecnológico en un área dada, y para ayudar a los innovadores a que consigan suficiente capital para convertir sus ideas en productos. En el caso específico del software, se discute en los últimos meses en el ámbito de la Unión Europea si la legislación sobre derechos de autor y la propia dinámica de la industria de la informática son suficientes para innovación tecnológica.

El pasado septiembre, el Parlamento Europeo enmendó la Directiva sobre patentabilidad del software, dejando los programas de ordenador fuera del ámbito de lo patentable. Pero recientemente, la presidencia de turno irlandesa promovió una serie de enmiendas que podrían dar vía libre a las patentes de algoritmos y programas informáticos. La propuesta es, según sus críticos, incluso más favorable a la patentabilidad del software que la original de la Comisión.

La gestión de la presidencia irlandesa tuvo lugar el pasado miércoles 5 de mayo en el COREPER, cuando quienes promueven la patentabilidad de los programas informáticos 'maniobraron' para asegurarse una mayoría cualificada. Este organismo está compuesto por los representantes permanentes de los estados miembros en Bruselas, y suele preparar las reuniones de Consejo de Ministros. En su reunión de principios de mes se aprobó la propuesta irlandesa con los votos en contra de Alemania, Eslovaquia, Dinamarca y Bélgica. Hoy el Consejo Europeo de Competitividad debe refrendar o rechazar esta decisión.

Amplio movimiento de oposición

Desde que se presentó la propuesta de directiva se gestó un importante movimiento en contra en toda la Unión Europea por parte de usuarios de software libre y de Internet, sindicatos, portales, páginas web personales y políticos de diferentes tendencias.

En el caso español, entre estos últimos figuran, entre otras destacadas personalidades, el Consejero de Educación y Cultura de la Generalitat Valenciana, Esteban González Pons (PP), el presidente extremeño Juan Carlos Rodríguez Ibarra (PSOE), los senadores Félix Lavilla (PSOE) y Francisco Xabier Albistur Marín (EAJ/PNV), el candidato del Bloque Nacionalista Gallego en las próximas elecciones europeas Camilo Nogueira o el alcalde socialista de Zaragoza, Juan Alberto Belloch.

La postura del Gobierno español, no obstante, no es todavía clara. Lo poco que se conoce es que la semana pasada, tras la entrega en el ministerio de Industria -organismo competente en la materia tras la desaparición de la cartera de Ciencia y tecnología- de 25.000 firmas en contra de las patentes de software, este departamento hizo pública una nota en la que señalaba que España mantendrá en el Consejo de Competitividad europeo (...) una "postura coherente" con los "compromisos adquiridos" en su programa electoral.