La ruta para crear un mejor planeta

BBVA y EL PAÍS celebran un foro para compartir reflexiones e ideas sobre la sostenibilidad

Comprometerse juntos. Esa es la clave para hacer frente al mayor reto al que nos enfrentamos como humanidad: el cambio climático. Porque este fenómeno ya no puede ser visto como una narración de sucesos árticos que se desarrolla en lugares remotos del planeta. Sus consecuencias están aquí, entre nosotros, en cada rincón de la Tierra, y lo vemos en forma de sequías, huracanes, inundaciones, incendios, pero también en hambrunas, plagas y en un aire difícil de respirar. El momento de actuar es ahora y todos los actores de la sociedad (ciudadanos, empresas, administraciones públicas) pueden ser un motor de transformación para impedir que la temperatura siga en aumento.

Esa ha sido una de las grandes conclusiones a la que han llegado diversos expertos en el Foro Comprometidos. Desafíos después de la COP26: ¿Y tú qué puedes hacer por la sostenibilidad?, organizado por EL PAÍS y BBVA, y celebrado este miércoles en Madrid. “El cambio climático está ocurriendo aquí mismo… en Estados Unidos, en Europa”, afirmó Romain Chuffart, leadership group member y research associate del laboratorio de ideas The Arctic Institute (Center for Circumpolar Security Studies), durante su intervención. Y hoy más que nunca se requiere de un esfuerzo colectivo entre toda la sociedad, pero sobre todo entre empresas y gobiernos para evitar que el planeta se acerque al peligroso límite de los 1,5 grados de calentamiento global. “La cooperación es más que necesaria… Los humanos no podrán existir sin la naturaleza”, destacó el experto.

“Las soluciones grandes se hacen entre muchos y lo importante es cooperar”, destacó Ricardo Laiseca, responsable de Transición Sostenible de BBVA, durante su ponencia. Para Kristine Tompkins, presidenta de Tompkins Conservation y embajadora de Áreas Protegidas de ONU Medio Ambiente, cumbres del clima como la de Glasgow (la COP26) solo serán útiles si los Gobiernos se comprometen de forma decisiva con las declaraciones de cierre. “No soy muy optimista”, señaló Tompkins en una videoconferencia desde California (EE UU). “Creo que es muy difícil evitar un desastre climático… la extinción de especies sigue porque no hay suficiente voluntad (política)”, advirtió. Pero mientras unos ven sombras, otros vislumbran luces. Cristina Rivero, directora del Departamento de Industria, Energía, Medio Ambiente y Clima de la CEOE, considera que la pasada cumbre ha sido un éxito, al menos en lo que tiene que ver con el involucramiento de las empresas en temas relacionados con la sostenibilidad.

En esta cumbre ha habido un récord de representantes empresariales de todo el mundo, con 14.000 observadores frente a 22.000 delegados de 197 países. “Muchos de ellos eran empresas”, abundó Rivero, en una mesa redonda en la que participaron Gonzalo Sáenz de Miera, director de Cambio Climático de Iberdrola; Antoni Ballabriga, director global de Negocio Responsable en BBVA, y Víctor Viñuales, director de ECODES, Fundación Ecología y Desarrollo. Todos estos expertos coincidieron en que la cumbre de Glasgow ha marcado una hoja de ruta clara para seguir avanzando en la descarbonización del planeta. Sobre todo, los especialistas destacaron los grandes acuerdos: una referencia a reducir el uso del carbón, acuerdos sobre el metano y la promesa de los países de presentar en 2022 metas de reducción de emisiones más ambiciosas.

Una apuesta por la biodiversidad

La protección y el desarrollo de la biodiversidad se está convirtiendo en parte integral de las organizaciones. No por nada, diversas empresas están incluyendo en sus estrategias de negocio compromisos relacionados con el cuidado del planeta. Pero aún hay que meter el acelerador y tomar acciones concretas. “Los problemas ambientales son complejos… la pérdida de la biodiversidad está producida por el cambio climático y hay muchos frentes en los cuales se tienen que actuar”, mencionó Elena Pita, directora de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico del Gobierno de España. Las grandes empresas han avanzado mucho en ver cómo les afecta a la cuenta de resultados la pérdida de biodiversidad, comentó Pita. “Pero las pymes necesitan un mayor acceso de información y capacidades. Hay tarea para todos”, resaltó

Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/Birdlife, una organización no gubernamental que tiene como objetivo la conservación y el estudio de las aves y sus hábitats, explicó que el hecho de que España cuide la naturaleza es un incentivo que demuestra fortaleza. “Es una buena carta de presentación y competitividad”. Y en este camino hacia un mejor planeta, la tecnología juega un papel fundamental. Al menos así lo consideró Miguel Luengo-Oroz, director científico de UN Global Pulse. “Lo digital es una herramienta para ser más sostenibles. Podemos optimizar la distribución de energía, podemos optimizar la movilidad de nuestras ciudades, tenemos herramientas digitales para trabajar, tenemos herramientas para hacer telemedicina y tener menos huella de carbono”.

El experto, sin embargo, pide hacer una reflexión sobre cuál es la huella de carbono que las nuevas tecnologías dejan a su paso. “Estamos usando criptomonedas que están quemando nuestro planeta, literalmente. Entonces, es hora de pensar en los algoritmos verdes”, dijo.

En el Foro Comprometidos. Desafíos después de la COP26: ¿Y tú qué puedes hacer por la sostenibilidad? también participaron Germán Granda, director general de Forética; Antonio Espinosa de los Monteros, consejero delegado de Auara; Guillermo Martínez Gauna-Vivas, director de Ayúdame 3D; Gonzalo Mestre, fundador de Sheedo Paper; Magda Cebrián, cofundadora de Go Zero Waste; Catalina Trujillo, cofundadora de Souji, y Lidia del Pozo, directora de Programas de Inversión en la Comunidad de BBVA.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS