Demografía

La población en España se redujo en 106.000 personas en 2020, el primer descenso tras cuatro años de subida

Los demógrafos apuntan a la mortalidad ocasionada por la pandemia y al impacto en los movimientos migratorios como principales causas de la disminución que reflejan las cifras del padrón continuo publicadas por el INE

Vecinos de Olot (Girona) pasean por el eje comercial del centro de la ciudad.
Vecinos de Olot (Girona) pasean por el eje comercial del centro de la ciudad.©Toni Ferragut

In English

La población disminuyó el año pasado en 106.146 personas en España, según el número de inscritos a 1 de enero de 2021 en el Padrón Continuo, unos datos aún provisionales que han sido publicados este martes por el INE. Se trata de la primera caída tras cuatro años de subida en los registros. En España viven 47,3 millones de personas, de las que el 88,6% tiene nacionalidad española (41,9 millones); y el 11,4%, extranjera (5,4 millones). Según los demógrafos consultados, en la bajada de los empadronados influyen las defunciones por la crisis sanitaria, y también los flujos migratorios afectados por el cierre de fronteras y por la reducción de la movilidad. En menor medida, también afecta la caída de los nacimientos.

Cada nueva cifra que se publica confirma el impacto de la pandemia en las tendencias demográficas. Ocurrió al conocerse los datos, también provisionales, del movimiento natural de población en el primer semestre del año pasado, que reflejaron el máximo de toda la serie histórica en el número de muertes en ese periodo y un mínimo en los nuevos matrimonios. Y ahora se confirma la caída de la población el año pasado, una reducción del 0,2%. Un descenso que en términos absolutos es más acusado entre los ciudadanos de nacionalidad española (79.815, frente a 26.331 de origen extranjero), pero que porcentualmente es mayor entre los extranjeros (del 0,5%, frente al 0,2% de los españoles, según indica el INE).

Diego Ramiro, director del Instituto de Economía, Geografía y Demografía del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), explica: “Vemos una interrupción de un crecimiento continuo durante los últimos cuatro años por un evento muy grave, como una pandemia, que ha provocado una disrupción de todos los aspectos de la sociedad; desde una situación traumática del sistema de sanidad y de salud, que ha provocado una alta mortalidad, hasta en el movimiento individual, con el cierre de fronteras”.

El experto añade que en esta disminución también ha influido, aunque en menor medida, la caída de los nacimientos. Ya se venía registrando una tendencia a la baja en la natalidad y la fecundidad. Pero esta será más acusada a raíz de la pandemia. Según los primeros cálculos del INE, fue del 10% en noviembre de 2020 respecto a ese mismo mes del año anterior, y de más del 20% en diciembre. Este último es el primer mes que permite apreciar el desplome de los nacimientos como consecuencia del confinamiento (los niños concebidos en marzo). Ramiro agrega que, sin embargo, “parte de los embarazos no son a término, es decir, que hay bebés sietemesinos y ochomesinos”, según los datos de noviembre. Muchas parejas han aplazado su decisión de tener hijos, influidas por la incertidumbre relacionada con la pandemia y con la mala situación económica.

Más información

Las comunidades autónomas más pobladas a 1 de enero de 2021 eran Andalucía, Cataluña y Comunidad de Madrid, mientras que las que presentaron menos población fueron La Rioja, Cantabria y Navarra. En el último año, el número de personas empadronadas ha disminuido en la mayoría de las regiones. Joaquín Recaño, profesor de Demografía de la Universidad Autónoma de Barcelona e investigador del Centro de Estudios Demográficos, pone fundamentalmente el énfasis en la mortalidad y en la migración. “La principal causa es la caída de población por las defunciones. Se aprecia en las comunidades que han padecido con más intensidad la pandemia”, sostiene. En números absolutos, las que más habitantes inscritos perdieron fueron Madrid (34.297 personas menos que el 1 de enero de 2020), Cataluña (23.551 menos) y Castilla y León (13.637 menos). Son las comunidades, junto a Andalucía y Comunidad Valenciana, donde más fallecidos debido a la covid se han registrado en lo que llevamos de pandemia, según el último informe del Ministerio de Sanidad.

“En términos relativos, tras Ceuta y Melilla, lidera la caída de población Asturias, una de las autonomías más envejecidas, con un 0,7%, seguida de Castilla y León (0,6%) y Madrid y Extremadura (ambas con un 0,5%)”, continúa Recaño, quien destaca que autonomías como Castilla-La Mancha, “con gran afección de la pandemia”, han ganado población. En términos absolutos, las comunidades que más han aumentado sus inscritos son Murcia (6.687 personas más), Castilla-La Mancha (2.571) y Cantabria (1.403). “Tendremos que estudiar el movimiento interno de la población, es posible que haya personas que huyeran de grandes ciudades hacia otros lugares de residencia”, indica.

Respecto a la migración, los expertos destacan el número de personas que ha dejado de establecerse en España como consecuencia del cierre de fronteras y la limitación de la movilidad. Entre los extranjeros que están empadronados en España, 1,6 millones pertenecen a la Unión Europea. El año pasado, los inscritos en el padrón pertenecientes a los 27 países miembros bajaron en 37.870 personas, mientras que los no comunitarios crecieron en 11.539. “Hay ciudadanos de edades avanzadas del Reino Unido y Alemania, por ejemplo, que han dejado de venir a causa de la pandemia”, cuenta Recaño. “Y probablemente haya habido personas que, debido a la crisis económica, quizás vinculados a la economía informal, quedaron en situación muy vulnerable y probablemente se hayan marchado”, señala. El INE destaca en su nota que los mayores aumentos el año pasado se registraron de ciudadanos del Reino Unido (17.137), Colombia (17.003) y Venezuela (8.505), mientras que los mayores descensos, de Rumania (28.117), Bolivia (7.944) y Ecuador (7.771).

Continuación en 2021

España venía de una subida de población durante los últimos cuatro años. Esta disminución registrada el año pasado probablemente se repita en 2021, en la medida en que aún no se ha recuperado la actividad normal, apuntan los expertos consultados. Albert Esteve, director del Centro de Estudios Demográficos de la Universidad Autónoma de Barcelona, señala: “Llevamos años aumentando la población, básicamente debido a la inmigración. La crisis ha interrumpido de golpe esas dinámicas, algo que también ocurrió tras la anterior crisis económica, en la que además muchos de los ciudadanos que habían venido regresaron a sus hogares [de 2012 a 2015]. Previsiblemente la disminución continuará en 2021, todo dependerá de cómo se recupere la economía y de si se facilita la movilidad, pero es probable que no dé tiempo suficiente a recuperar la inmigración”.

Esteve explica que, con estas tendencias, es normal que la edad media de los inscritos continúe al alza en España. Un 19,7% de los ciudadanos supera los 65 años (frente al 15,1% menor de 16 años). La edad media se sitúa en 43,8 años (44,7 para los españoles y 36,6 para los extranjeros). “Aumenta porque los nacimientos caen y porque cada vez hay más personas que están llegando a edades avanzadas en España. La única manera de revertir esta situación sería que nacieran niños, y los nacimientos cayeron en 2020, porque la tendencia era de caída en los últimos años, y caerán aún más en 2021, aquí sí debido al efecto de la pandemia”.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50