La crisis del coronavirus

Sanidad y las comunidades buscarán una respuesta conjunta para las restricciones de Semana Santa

Seis autonomías, lideradas por la Comunidad Valenciana, trabajan en un frente común para contener la movilidad durante la semana festiva. Castilla-La Mancha pide a Madrid que se confine

Un socorrista vigila la playa de Levante de Benidorm, el pasado 23 de enero.
Un socorrista vigila la playa de Levante de Benidorm, el pasado 23 de enero.Manuel Lorenzo / EFE

Nota a los lectores: EL PAÍS ofrece en abierto la información esencial del coronavirus durante la crisis. Si quiere apoyar nuestro periodismo, suscríbase aquí.

“Prudencia”. Esa es una de las palabras que, según la ministra de Sanidad, Carolina Darias, más se ha pronunciado este miércoles en el Consejo Interterritorial de Salud, ante la posibilidad de que en próximas fechas o en Semana Santa se relajen las restricciones por la mejoría de la pandemia. Darias ha asegurado que este jueves la Comisión de Salud del ministerio elaborará una propuesta de actuación de cara a la semana festiva, “en la que deben vertebrarse medidas que limiten la movilidad y los contactos sociales”. Esta propuesta se debatirá en la próxima reunión del Consejo Interterritorial, el 10 de marzo. “Ojalá la próxima semana podamos dar una respuesta de país, homogénea en todo el territorio español”, ha añadido Darias.

Estas palabras de la ministra tras la reunión de los responsables sanitarios autonómicos responden a las declaraciones de varios presidentes autonómicos en los últimos días sobre qué hacer con la limitación a la vida social durante la Semana Santa. La mayoría de las comunidades apuesta por mantener los cierres perimetrales, pero algunas quieren esperar a ver cómo evoluciona la pandemia. “No estamos en condiciones de absorber una nueva ola. Tenemos una ocupación muy alta de UCI”, ha recordado la ministra.

Uno de los movimientos más destacados del día ha sido el del presidente valenciano, Ximo Puig, que ha informado este miércoles de que se ha puesto en contacto con los presidentes de las comunidades limítrofes a la valenciana ―Baleares, Aragón, Murcia, Castilla-La Mancha y Cataluña― para acordar una posición conjunta de cara a limitar la movilidad durante las vacaciones de Semana Santa y Pascua. Ante la insinuación el día anterior de la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, de que podría relajar las restricciones, varias comunidades presionan para que esto no suceda, bien directamente, como Castilla-La Mancha, bien insistiendo para que el Gobierno imponga una posición común.

Más información

La Comunidad Valenciana defiende “mantener las restricciones de movilidad vigentes” entre las comunidades autónomas porque “no puede haber alguna que ponga en riesgo el esfuerzo que se ha hecho por los valencianos”, según ha declarado Puig tras reunirse con la consejera de Sanidad, Ana Barceló.

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha pedido a Madrid que decrete un cierre perimetral que evite la movilidad de sus ciudadanos con vista a las fiestas porque, según su portavoz, Blanca Fernández, en caso de no producirse el cierre, se pueden complicar los datos de incidencia del coronavirus y “eso tiene un coste en vidas”. Fernández ha dicho: “Por favor, a la Comunidad de Madrid: hay que hacer ya un último esfuerzo porque estamos en pleno proceso de vacunación, pero hay que ser pacientes y seguir esforzándose por los mayores y las personas más vulnerables. No puede ser que la Semana Santa sea una segunda Navidad. Tenemos muchas personas en la UCI luchando por su vida”. El presidente, Emiliano García-Page, ha reclamado la articulación de un “mensaje único” para combatir la pandemia: “Acotar el virus significa ponerle barreras”.

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, en una conferencia virtual en noviembre. En vídeo, Mañueco ruega al Gobierno que lidere una postura común para la Semana Santa.(FOTO: EFE | VÍDEO: EP)

Mientras, la presidenta de la Comunidad de Madrid ha insistido en el mensaje que ya lanzó este martes: “Es positivo que los ciudadanos puedan ir a su segunda vivienda o turistas venir a Madrid a mover la maltrecha economía, siempre que se cumplan las normas. A priori, no soy partidaria de cerrar Madrid. Abrir o cerrar una comunidad a estas alturas no provoca más olas”, ha dicho Díaz Ayuso. Y ha subrayado: “No soy partidaria de cerrar si la situación es buena”. Por otro lado, el vicepresidente y portavoz de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, ha planteado esta mañana que las personas vacunadas puedan desplazarse esta Semana Santa sin trabas, aunque posteriormente una fuente cercana a Ayuso ha recalcado que estas palabras no estaban avaladas por la Consejería de Sanidad. Aguado también ha apostado por levantar restricciones si la evolución de la pandemia lo permite, aunque ha instado también al Gobierno a “marcar una estrategia de movilidad” para todas las autonomías, una opinión similar a la del alcalde de Madrid y portavoz nacional del PP, José Luis Martínez-Almeida, que ha solicitado “una respuesta a nivel nacional” ante los cierres perimetrales, aunque el día anterior se mostró partidario de abrir la comunidad al turismo durante la Semana Santa.

Más información

Precisamente, la respuesta conjunta por la que apuestan los técnicos del Ministerio de Sanidad y la mayoría de los gobiernos regionales, y que se tratará de consensuar es mantener el cierre perimetral de las comunidades. La situación recuerda a la sucedida en Navidad, cuando, después de tratar de buscar un acuerdo unánime, Sanidad tuvo finalmente que imponer los confinamientos autonómicos con la oposición de Madrid. En estos momentos, las únicas autonomías sin cierre perimetral son Madrid, Extremadura, Baleares y Canarias.

“Criterios claros”

Castilla y León y Andalucía, gobernadas por el PP, como Madrid, presionan directamente a la titular de Sanidad, Carolina Darias, para que sea ella la que imponga una decisión única. El presidente castellanoleonés, Alfonso Fernández Mañueco, ha hecho un nuevo llamamiento al Gobierno central para que, de la mano de las comunidades autónomas, lidere y coordine una postura común ante la Semana Santa. “A problemas comunes, respuestas comunes”, ha reclamado. El presidente de la Junta quien no ha ocultado su inquietud ante la posibilidad de que haya una dispersión de respuestas por parte de las comunidades, aunque preguntado en concreto por la postura de su compañera de partido, Ayuso, ha zanjado el asunto con un “cuando se produzca hablaremos de ello”.

Por su parte, el vicepresidente andaluz y consejero de Turismo, Juan Marín, ha pedido a Darias que asuma “de una vez por todas” sus competencias y establezca unos criterios “claros” para la salida del cierre perimetral de las comunidades. En la comunidad andaluza está prevista una relajación de las restricciones adoptadas el 15 de enero y que, de acuerdo con las declaraciones del vicepresidente de la Junta, Juan Marín, podría incluir una ampliación de los horarios comerciales, cuyo cierre actualmente está fijado a las seis de la tarde. En cuanto al cierre perimetral de las provincias, Marín ha insinuado que podría levantarse para el comienzo de la Semana Santa.

Varias autonomías ya han mostrado en las últimas semanas su disposición a mantener el cierre perimetral. Este miércoles, la presidenta de La Rioja, Concha Andreu, ha anunciado que la región seguirá cerrada durante la Semana Santa porque la “preocupación” principal de su Ejecutivo es “evitar un repunte de los contagios”. Andreu ha recordado que, “con el esfuerzo enorme de todos los riojanos, se ha conseguido bajar los datos epidemiológicos de esta tercera ola a niveles más o menos controlables” y no quiere que haya un repunte. Asturias, Murcia, Castilla y León, Navarra y el País Vasco también se han expresado en esta línea.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50