La crisis del coronavirus

Alemania asegura que la escasez de las vacunas durará al menos 10 semanas

El país prepara restricciones a los vuelos procedentes del Reino Unido, Portugal, Brasil y Sudáfrica, donde circulan ampliamente las nuevas variantes

El ministro de Sanidad alemán, Jens Spahn, habla con Angela Merkel, el miércoles en el Parlamento federal.
El ministro de Sanidad alemán, Jens Spahn, habla con Angela Merkel, el miércoles en el Parlamento federal.CLEMENS BILAN / EFE

El ministro de Salud de Alemania, Jens Spahn, ha asegurado este jueves que la escasez en el suministro de las vacunas en la Unión Europea durará al menos hasta abril, y ha propuesto celebrar una reunión con los 16 Estados federados alemanes e invitar a las compañías farmacéuticas. En esta “cumbre de vacunación”, Spahn quiere hablar “de la situación, los objetivos y los próximos pasos para que Europa reciba la parte que le corresponde”. En Alemania, como en buena parte de la Unión, hay preocupación por el ritmo de llegada de los viales, los problemas de suministro de Pfizer y el anunciado recorte de las cantidad de dosis de AstraZeneca. “Vamos a pasar al menos 10 semanas muy duras por la escasez de vacunas”, ha escrito Spahn en su perfil de Twitter.

El ministro quiere que las farmacéuticas expliquen lo compleja que es la producción de estos productos. “No se pueden desarrollar en cuatro semanas, si se consigue en unos pocos meses será muy rápido”, ha asegurado. El Gobierno de Angela Merkel se ha enfrentado a críticas de algunos sectores que creen que debería haber negociado de forma individual con las empresas, especialmente teniendo en cuenta que BioNTech, la compañía que ha desarrollado la primera vacuna junto con Pfizer, es alemana. La Unión Europea compró por adelantado a los distintos fabricantes centenares de millones de dosis para repartir de forma equitativa entre los Estados miembros y ha invertido miles de millones de euros para ayudar a desarrollar las primeras inmunizaciones. Bruselas mantiene un pulso con las farmacéuticas, especialmente con la anglosueca AstraZeneca, por el retraso en la llegada de las dosis comprometidas, que anunció de forma repentina el pasado viernes.

Mientras tanto, el ministro del Interior alemán, Horst Seehofer, ha dicho que el país prepara restricciones a los vuelos con Portugal, Reino Unido, Brasil y Sudáfrica para tratar de impedir la expansión de las nuevas variantes del coronavirus, más contagiosas. El Gobierno alemán ha estado tratando de llegar a acuerdos para no tomar medidas unilaterales pero lo acordado hace unos días en la Comisión Europea --aislar las zonas con incidencia superior a 500 casos por 100.000 habitantes, que es solo una recomendación-- se ha quedado muy corto: “No parece que se vaya a producir en los próximos días una solución europea que satisfaga nuestras expectativas, así que estamos preparando medidas nacionales”, aseguró antes de una reunión con sus homólogo europeos, según Reuters.

La canciller, Angela Merkel, lleva días avisando de que los vuelos internacionales deberían reducirse al máximo, solo a viajes esenciales, para proteger al país de la llegada de las variantes. El Ejecutivo se ha fijado en el ejemplo de Israel, que esta semana ha cerrado el aeropuerto internacional Ben Gurion de Tel Aviv mientras lidera el ritmo de vacunación en el mundo. Alemania lleva casi tres meses con medidas muy duras que han paralizado la actividad de la hostelería, el ocio, la cultura y el deporte. Desde mediados de diciembre está cerrado todo el comercio no esencial y la enseñanza presencial no se ha recuperado desde las vacaciones de Navidad. El cierre casi total de la vida pública se prolongará al menos hasta el 14 de febrero.

Las restricciones están dando resultados. Por primera vez en tres meses, la incidencia acumulada ha bajado de 100 casos por 100.000 habitantes en siete días, según ha informado este jueves el Instituto Robert Koch, el organismo especializado en enfermedades infecciosas. La última vez que este parámetro estuvo por debajo de 100 fue el 28 de octubre, al principio de la segunda ola. El objetivo del Gobierno es reducir la cifra por debajo de 50.

[Por su lado, el Reino Unido quiere asegurarse el suministro de vacunas acordado con AstraZeneca, ha asegurado el ministro del gabinete británico (equivalente al ministro de presidencia de España), Michael Gove. “Debemos asegurar que las vacunas que hemos comprado y pagado lleguen. Pero por supuesto, siempre trabajaremos con nuestros amigos y vecinos”, ha dicho].

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Buscador de restricciones: ¿Qué puedo hacer en mi municipio?

- Así evoluciona la curva del coronavirus en el mundo

- Descárguese la aplicación de rastreo para España

- Guía de actuación ante la enfermedad

Más información

Lo más visto en...

Top 50