Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los erasmus españoles salen de Milán en estampida

Numerosos estudiantes universitarios regresan a España desde Italia pese a que el Gobierno, a diferencia del Ejecutivo vasco, no ha instado a hacerlo

Cristina Santiago, que está de Erasmus en Milán, ante el Coliseo de Roma.
Cristina Santiago, que está de Erasmus en Milán, ante el Coliseo de Roma.

Cristina Santiago, de 22 años, estudiante de quinto de Medicina en la Universidad Bicocca de Milán, está de vuelta en casa de sus padres en Ferrol después de 48 horas de vértigo. "El sábado por la noche llegué desde Roma a mi residencia en Milán, donde vivimos 300 personas, 90 de ellas españoles, y mi idea era quedarme. Pero entonces un compañero dijo que se volvía a España porque sus padres se lo habían pedido. Después fue otro. Y entre el domingo y el lunes nos fuimos prácticamente todos. También los italianos que son de otros lugares del país. La residencia se quedó vacía. Fue una sensación de estampida. El miedo no era tanto al coronavirus como a quedarnos encerrados en la ciudad si decretaban la cuarentena".

Como Santiago, muchos erasmus españoles han regresado a España o están a punto de hacerlo desde las regiones de Italia afectadas por el virus de Wuhan. Lombardía, Véneto y Emilia Romaña han suspendido las clases hasta el viernes, pero los universitarios dudan de que se reanuden el lunes y temen quedarse atrapados y sin poder ir a clase. El Gobierno, a través del Servicio Español para la Internacionalización de la Educación (Sepie), se ha limitado a recomendar a los alumnos que estudian en Italia que sigan "las indicaciones de las autoridades locales", a proporcionarles información sobre la enfermedad y teléfonos consulares a los que llamar en caso de emergencia. El Ejecutivo vasco, en cambio, ha pedido este martes a los erasmus de esta comunidad que estudian en cualquier campus italiano que regresen a Euskadi.

Ni el Ministerio de Universidades ni la Conferencia de Rectores (CRUE) saben cuántos erasmus están matriculados en el país transalpino, pero se cuentan por centenares solo en las tres regiones del norte afectadas, según la información proporcionada por varios rectorados. Los últimos datos oficiales reflejan que en el curso 2017-2018 hubo 8.487 erasmus españoles en Italia.

Adrián Fernández, segundo por la izquierda, en la casa de campo donde se ha refugiado.
Adrián Fernández, segundo por la izquierda, en la casa de campo donde se ha refugiado.

Los rectorados españoles han contactado con sus alumnos en Italia, en general para confirmar que se encuentran bien y ofrecerles ayuda en caso de necesidad. Las universidades de Oviedo y el País Vasco han garantizado a sus estudiantes que si deciden volver facilitarán su incorporación a las clases en España para que puedan completar el curso. La Universidad de Cádiz, por su parte, anunció que no va a admitir a nuevos alumnos italianos.

La crisis sanitaria puede tener consecuencias académicas para estudiantes como Adrián Fernández, graduado en la Universitaria Politécnica de Valencia, que cursa un máster en Diseño de Producto en la Politécnica de Milán. "He terminado el primer cuatrimestre y no puedo hacer el segundo en España. Tanto si se anula como si se retrasa mucho el inicio de las clases tendré un problema", comenta el joven de 22 años, que lleva desde el domingo refugiado en una casa de campo situada en el municipio de Levanto, a tres horas al sur de Milán, propiedad de la familia de un compañero italiano, junto a otros cuatro erasmus. Fernández volará el viernes a España desde Pisa: "Hemos preferido no pasar por Milán para no coger el transporte público".

Antón Rey (izquierda), en Padua.
Antón Rey (izquierda), en Padua.

Antón Rey, estudiante de cuarto de Farmacia, de 21 años, no tiene, en cambio, intención de moverse de Padua (Véneto) para volver a Santiago de Compostela. "Estoy muy tranquilo, está más preocupada mi familia. En la residencia nos han dado recomendaciones para prevenir el contagio, pero no se ha ido casi nadie. Puede que me influya mi carrera, porque sé que es un virus que se contagia fácilmente, pero tiene una tasa de mortalidad baja. No formo parte de un grupo de riesgo, no estoy inmunodeprimido, ni soy mayor. Y si lo cojo, que espero que no, no debería tener mucho de qué preocuparme".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis. Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público

Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros).

Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Más información