La crisis del coronavirus

La mayoría de comunidades defiende una evaluación flexible del curso y reducir los nuevos contenidos

Las autonomías creen que el aprobado general conduciría a una gran relajación de la tensión educativa

Un docente, en un aula desierta de un colegio público de Madrid.
Un docente, en un aula desierta de un colegio público de Madrid.Paco Campos / EFE

La mayoría de las comunidades autónomas apuestan por flexibilizar la evaluación e impartir en lo que queda de curso solo aquellos nuevos contenidos que se consideren imprescindibles, dedicando el resto del tiempo a consolidar lo que dio tiempo a ver en clase durante los dos trimestres anteriores. Así se lo han trasladado varias de ellas este miércoles al Ministerio de Educación durante la reunión que han mantenido con el secretario de Estado Alejandro Tiana.

Se trata, han argumentado, de una adaptación necesaria ante el contexto de cierre de los centros (que no está claro que vayan a poder reabrir antes de las vacaciones de verano) y a las condiciones en que el alumnado está afrontando la docencia telemática, en algunos casos extremadamente adversas debido a la falta de equipamiento adecuado en el hogar (el 10% de los 8,2 millones de alumnos de enseñazas regladas no universitarias no tiene Internet en casa, según datos del Ministerio de Educación).

No ha habido comentarios en contra, según fuentes presentes, pero tampoco se han manifestado todos los territorios, porque se ha decidido que cada Ejecutivo regional formule sus propuestas por escrito a lo largo de la semana para preparar la reunión de la conferencia sectorial de la semana que viene en la que los consejeros se reunirán con la ministra de Educación, Isabel Celaá. La cuestión ya fue abordada esta semana por las nueve comunidades autónomas que gobiernan los socialistas en un encuentro previo, y generó consenso. En la reunión de este miércoles, Cataluña se ha inclinado también por esa posición.

Por lo que han expresado hasta ahora, las comunidades no ven oportuna la vía del aprobado general que se ha articulado en Italia, porque creen que conduciría a una gran relajación de la tensión educativa en estos últimos meses del curso, que bastante difícil va a ser de mantener en un escenario de no presencialidad. Sí ven necesaria, en cambio, una flexibilización de la evaluación a imagen de la que va a introducirse en las pruebas de la Evau (antigua selectividad).

Las formas de hacerlo todavía deben estudiarse. Pero fuentes autonómicas apuntan a que la evaluación debería quedar en manos del equipo de profesores de cada alumno, y en ella tendría que valorarse lo realizado por el estudiante a lo largo de todo el año, así como la actitud demostrada en este último trimestre, en función de los medios que haya tenido a su alcance. Las repeticiones de curso, añaden, deberían ser “excepcionales” y limitarse a aquellos casos en que se llegue a la conclusión de que resultarán beneficiosa para el alumno. En este aspecto, las autonomías coinciden con la propuesta que el Consejo Escolar del Estado, máximo órgano consultivo del Gobierno en materia educativa, remitió este martes al ministerio, en la que apostaban por mantener las evaluaciones.

Adaptar el curso que viene

Entre las propuestas que varias comunidades prevén remitir al ministerio con vistas a la reunión de la semana que viene con Celaá figura la necesidad de adaptar el arranque del próximo curso introduciendo programas de apoyo y repaso de los contenidos que en este trimestre no hayan podido ser trabajados suficientemente.

No está claro si el cambio en la evaluación y en el inicio del curso 2020-2021 requiere nueva normativa estatal y posteriores normas autonómicas de desarrollo. Algunas comunidades creen que sí, pero el ministerio no es, en principio, proclive a ello, dado que el decreto que la aprobase debería ser convalidado después en el Congreso en un escenario políticamente fragmentado.

En la reunión de este miércoles sí se han aprobado por unanimidad otros puntos del orden del día sobre los que ya se había venido trabajando. Entre ellos, el aplazamiento al año 2022 de las oposiciones a maestro previstas en principio para el año que viene (para que no coincidan con las de secundaria, que han sido aplazadas a 2021 debido a la emergencia sanitaria), y la flexibilización de la selectividad. La forma definitiva en que se resolverán las prácticas externas en Formación Profesional también ha quedado, como la cuestión del desenlace del curso, para la reunión del día 15.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia


Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50