Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez: “Solo un puñado de fanáticos niega ya la evidencia del cambio climático”

El presidente en funciones llama a Europa a liderar la acción contra el calentamiento global durante la inauguración de la cumbre

Pedro Sánchez, entre Carolina Schmidt y António Guterres, en la foto de familia de la Cumbre del Clima.

Con llamamientos a actuar de forma urgente y ambiciosa para frenar el calentamiento global ha arrancado este lunes la Cumbre del Clima (COP25) que se celebra en Madrid. "El mundo nos está mirando. Es tiempo de actuar", ha dicho durante su discurso inaugural la ministra de Medio Ambiente de Chile, Carolina Schmidt Zaldívar, que preside este encuentro aunque su país renunció a albergarlo como sede debido a las protestas sociales. En un contexto de falta de liderazgo internacional en la lucha contra la crisis climática, y con la ausencia de figuras destacadas de los principales emisores -China, Estados Unidos e India-, el presidente del Gobierno español en funciones, Pedro Sánchez, ha hecho un llamamiento a que, "en un tiempo marcado por el silencio de algunos países", Europa, "que lideró la revolución industrial", sea "quien lidere la descarbonización", "por elemental justicia histórica". "Nadie puede sustraerse por su cuenta a ese desafío. No hay muro que proteja a ningún país, por muy poderoso que sea", ha añadido Sánchez, que también ha apelado a la ciencia para arremeter contra los negacionistas del cambio climático: "Hoy, por fortuna, solo un puñado de fanáticos niegan la evidencia", ha asegurado.

Efectivamente, durante el acto inaugural, la evidencia científica sobre los efectos del cambio climático ha estado muy presente. "Nuestra evaluación indica que los impactos del calentamiento son mucho más graves de lo que pensábamos antes", ha afirmado Hoesung Lee, presidente del IPCC, el panel internacional de expertos que asesoran a la ONU. "Si seguimos por el camino actual, corremos el peligro de que aumente la temperatura y esto tendrá un efecto y unas consecuencias terribles sobre la humanidad y amenazará nuestra existencia", ha advertido. Lee ha sido crítico: "No estamos haciendo suficiente. Ni nos acercamos a lo que sería suficiente para dominar esta situación".

"Hay que ir más lejos. Y sobre todo hacer las cosas más rápido. O ponemos un punto de inflexión o no dejaremos el punto de no retorno", ha dicho Sánchez. El presidente del Gobierno ha asegurado que España "va a incrementar el ritmo de reducción de emisiones" a través de "un pacto verde coherente con los objetivos previstos por la Unión Europea. En esta línea, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha asegurado que "el Green Deal europeo supondrá una reducción de emisiones, mejoras de la calidad de vida y creación de empleos". "Necesitamos invertir en innovación, en tecnologías verdes, y para ello necesitamos un plan europeo de inversiones con un billón de euros para los próximos 10 años", ha dicho la alemana. "El mes que viene vamos a hacer una propuesta, la primera ley europea de transición hacia la neutralidad climática para que esto se convierta en irreversible", ha anunciado.

El secretario general de la ONU, António Guterres, ha reclamado a los principales países emisores de gases contaminantes "la ambición política que pide la gente": "Hacer menos será una traición al conjunto de la familia humana y de las generaciones venideras". Sánchez ha subrayado que "la batalla contra el cambio climático requiere pasar de las palabras a los hechos".

El principal objetivo del Acuerdo de París, firmado en 2015, es que el aumento de la temperatura media del planeta no supere los dos grados centígrados respecto a los niveles preindustriales, y en la medida de lo posible que no rebase los 1,5. Ese es el límite que establece la ciencia para evitar los efectos más catastróficos de un calentamiento que ya no se puede revertir. Los estudios científicos advierten de que los países no están ni mucho menos bien encaminados para cumplir las metas de París: deben multiplicar por cinco sus planes de recorte para lograr la meta de 1,5 grados y por tres para los dos grados.

"Los datos más recientes de la meteorología mundial han revelado que hemos llegado a límites impensables. Nos hemos pasado y muchísimo", ha dicho Guterres. "¿Queremos que nos recuerden como la generación que fue como un avestruz mientras ardía el planeta?", ha insistido, antes de desgranar los efectos catastróficos de los que advierten los científicos. "Los últimos cinco años han sido los más calientes que se hayan documentado, hay desastres climáticos más extremos, huracanes, sequías, inundaciones, incendios, se derriten los casquetes polares y el permafrost. La Antártida se reduce tres veces más rápido de lo previsto", ha dicho. "Tres informes importantes del IPCC nos confirman que estamos destruyendo los sistemas que nos mantienen con vida. Las plantas que queman carbón siguen construyéndose. O le ponemos fin o los esfuerzos contra el cambio climático están destinados al fracaso", ha urgido.

"Estamos contemplando un ascenso de las temperaturas de 3,4 a 3,9 grados de aquí a final de siglo. La única alternativa es una acción rápida por parte de todos los países", ha continuado el secretario general de la ONU. "Una economía verde no nos debe amilanar, es una oportunidad que puede ayudarnos a conseguir todos los objetivos de desarrollo sostenible. Pero nos frustra el ritmo tan lento de los cambios. Por eso les ruego que aumenten su ambición y su sentido de urgencia". Guterres ha hecho un llamamiento a que en esta cumbre, que se celebra en Madrid hasta el día 13, se consiga resolver uno de los flecos pendientes en las negociaciones para desarrollar el Acuerdo de París, el artículo 6. Este artículo hace referencia a los intercambios de derechos o unidades de emisiones de gases de efecto invernadero entre países, y también es el único de todo el acuerdo que hace referencia al sector privado, ya que abre la puerta a que las empresas puedan adquirirlos. "Es imprescindible ponerle precio al carbono si queremos evitar un cambio climático galopante", ha recordado Guterres.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información