Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta afirma que el brote de listeriosis queda circunscrito a la provincia de Sevilla

Ayer no se confirmó ningún contagio más, mientras siguen aflorando irregularidades sobre Magrudis

El Hospital Virgen Macarena de Sevilla.
El Hospital Virgen Macarena de Sevilla.

El brote de listeriosis más grave de España sigue remitiendo. Ayer, en Andalucía, la comunidad origen del foco y la más perjudicada, no se registró ningún nuevo caso confirmado, por lo que se mantienen los 201 infectados allí. En total, en España hay 208. La Consejería de Salud recalca que desde hace siete días, cuando se diagnosticó un caso en Cádiz, todos los afectados que se han contabilizado han sido en la provincia de Sevilla, lo que permite afirmar al Gobierno andaluz que el brote ha quedado circunscrito a este territorio.

Así lo ha confirmado el portavoz del grupo de seguimiento del brote de la Junta de Andalucía, el médico José Miguel Cisneros en el comunicado remitido por la Consejería de Salud esta mañana: “El brote ha quedado circunscrito a la provincia de Sevilla, pues el último caso diagnosticado fuera de Sevilla es del día 24 de agosto en Cádiz”. El número de nuevos afectados continúa descendiendo de manera significativa y sostenida desde el 23 de agosto, una tendencia a la que también hace referencia el doctor Cisneros. “Los datos descritos confirman la inflexión del brote, con una reducción sostenida del número de casos nuevos de infección y de pacientes hospitalizados”.

El portavoz, sin embargo, recuerda que por el período de incubación de la listeriosis, aún se espera un goteo de nuevos casos que afectarán, especialmente, a los grupos de riesgo: embarazadas, pacientes con inmunodepresión, ancianos y enfermos crónicos.

El número de hospitalizados en Andalucía ha bajado de 69 a 61, de los que 23 son embarazadas -ayer eran 28-. Cuatro pacientes continúan en la UCI. El recién nacido que ayer se confirmó que padecía listeriosis, sigue recibiendo tratamiento con antibióticos.

Afloran nuevas irregularidades en Magrudis

En Magrudis, la empresa que ha provocado el mayor brote de listeriosis de España, con tres fallecidos y cinco abortos, las irregularidades siguen aflorando. El testaferro de la empresa, Sandro Marín, aseguró al día siguiente de que se decretara la alerta durante una entrevista a Canal Sur, que la cárnica empleaba a “unos 20 trabajadores”. Las últimas cuentas anuales de la fábrica de 2017 únicamente reconocen que tienen en nómina a cinco, dos fijos y tres temporales, según ha adelantado la asociación de consumidores Facua y ha podido comprobar este diario.

Queda la duda de si se trata de empleados por cuenta ajena o si entre ellos se incluye el gerente, José Marín, que no consta que ejerciera como tal en el Registro Mercantil, o su hijo pequeño, al que se ha visto entrar con asiduidad a la empresa en estos días.

El pasado 31 de mayo la empresa publicaba una oferta de trabajo para contratar a dos personas con un contrato indefinido. No se requerían estudios ni experiencia mínima. “Se requiere persona activa y con ganas de trabajar para ayudar en las labores de envasado, etiquetado y elaboración de productos cárnicos”, eran los requisitos que se exigían. No se establecía el salario a percibir.

La falta de coherencia entre la cantidad de trabajadores que Sandro Marín aseguró en televisión que tenían empleados y los que constan en su última declaración de cuentas anuales abunda en la hipótesis que baraja el Ayuntamiento, y que ya adelantó este diario, de que Magrudis podría tener alguna nave oculta. Esta teoría empezó a cobrar cuerpo cuando los inspectores municipales descubrieron que la empresa tenía una segunda línea de productos, con un catálogo de hasta 50 referencias de preelaborados como croquetas o flamenquines, que comercializaba en establecimientos.

Los técnicos del Consistorio no han hallado rastro de estos alimentos en la fábrica que Magrudis tiene en el polígono El Pino, a las afueras de Sevilla, Se ignora si la cárnica los elaboraba, o simplemente hacía de intermediario y dónde los almacenaban. En sus últimas cuentas se especifica que "el objeto social de la empresa es el comercio mayorista de carne, huevo y leche" y que "dichas actividades se desarrollan en el mismo domicilio donde radica la sede social".

Las irregularidades de Magrudis se remontan a su constitución. Como adelantó este diario, la empresa inició su actividad de manera clandestina sin la correspondiente licencia de apertura municipal. La cárnica abrió el 1 de agosto de 2013, esperó dos para solicitar, en 2015, el alta en el Registro Sanitario autonómico y a diciembre de 2018 para presentar la declaración responsable que le permitió contar con licencia de actividad desde entonces.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >