Opinión

Espejos rotos

Incapaces de reconocer los errores, los dirigentes todavía rupturistas disfrazan su patética impotencia con una arrogancia amenazadora y una gestualidad que aún se pretende revolucionaria