Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diseñar la ciudad desde y para la infancia

"The City at Eye Level For Kids" recoge proyectos de diseño urbano pensados por y para los más pequeños

Intervención de LPU en Caracas Ampliar foto
Intervención de LPU en Caracas

La historia de las ciudades acostumbra a narrarse desde la visión de lo macro, donde predominan los proyectos de desarrollo urbano a gran escala y obras significativas de arquitectura como generadores de ciudad. Pero, cada vez más, es necesario explicar la ciudad con relatos que describen la experiencia a nivel de calle desde la visión del transeúnte y del ciclista, entender el surgimiento de ciudades golpeadas por la recesión, el surgimiento de las ciudades fragmentadas, y describir los problemas que suceden a escala local. Así es como nace “The City at Eye Level” (CAEL), una plataforma para visualizar y contar las historias de distintos lugares bajo estos lineamientos.

Esta iniciativa se hizo visible con una primera publicación —titulada bajo el mismo nombre—, que consiste en una compilación de proyectos y textos de descarga gratuita, editado por el grupo holandés Stipo. En este libro se ilustran proyectos y metodologías de distinta índole realizados bajo el enfoque de diseño de la ciudad a escala humana, mostrando artículos y casos de estudio que prestan especial atención a lo que se denomina el zócalo de calle: las plantas bajas activas. El zócalo de calle está relacionado a la (re)activación urbana de las vías aludiendo al uso efectivo tanto del suelo urbano como de la fachada. En este sentido, es necesario promover la actividad de uso en planta baja (a nivel de calle) para facilitar la interacción e intercambio entre usuarios a partir de la actividad comercial y de servicios de bajo impacto.

El éxito de la publicación "The City at Eye Level" propició la continuación de la iniciativa y recientemente, se ha publicado "The City at Eye Level for kids", también de descarga gratuita. En esta ocasión, la plataforma CAEL contó de nuevo con el equipo de Stipo y la Fundación Bernard Van Leer (BVL), dedicada a proyectos relacionados con la infancia. De hecho, el programa Urban95 de la Fundación BVL ganó el año pasado el concurso organizado por la Corporación Andina de Fomento (CAF) —Banco de Desarrollo de América Latina— en Lima para adaptar la ciudad a las necesidades de los más pequeños y sus familias mediante la mejora del acceso a los servicios y creación de espacios seguros y estimulantes para el infante.

Si bien los planificadores urbanos pueden considerar la visión de los más pequeños cuando diseñan hospitales y parques infantiles, pocos se preguntan cómo la ciudad podría satisfacer mejor las necesidades tanto de niños y niñas como de sus familiares para un mejor diseño de calles, espacios abiertos y centros urbanos. En esta publicación se comparten más de cien ejemplos desarrollados alrededor del mundo que muestran el empoderamiento de los infantes en proyectos urbanos para crear espacios seguros, calles aptas para el juego, la apropiación de lugares específicos, entender la ciudad como un espacio de aprendizaje, facilitar el bienestar tanto de los niños como de sus familias, promover la participación e inclusión, etc.

Y es que, el espacio público es la columna vertebral de una ciudad sostenible, tal como aseguran desde la plataforma CAEL. Es de vital importancia el diseño de calles adecuadas para las personas, crear espacios donde intuitivamente tanto adultos y menores deseen permanecer más tiempo, promover la interacción a escala humana entre calle y edificio, facilitar la creación espontánea de lugares, así como promocionar plantas bajas activas… Todos estos conceptos y objetivos establecen enfoques de diseño centrados en las personas y basados principalmente en la experiencia del usuario.

Durante esta última década se ha hablado mucho del diseño de ciudades a escala humana. La influencia de Gehl architects y sus proyectos de ciudades para las personas (muy comentado en Seres Urbanos) ha sido vital para fortalecer este concepto a nivel global. De hecho, el documental "The Human Scale: Bringing Cities to life" del cineasta Andreas Dalsgaard puede ser sugestivo para todos aquellos interesados en saber mucho más sobre este tema.

La pérdida del espacio público de calidad en las ciudades es un hecho evidente donde se ha optado por introducir conceptos de la ciudad moderna, separando funciones y usos, movilidad y funcionalidad, peatones y coches… lo que supone un retroceso para la escala peatonal. La buena noticia es que las publicaciones mencionadas, demuestran que hay una multitud de profesionales y colectivos que siguen trabajando para establecer prioridades e ideas que generen un impacto positivo (y real) en entornos urbanos teniendo como prioridad la escala humana, donde los más pequeños también son protagonistas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información