Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Retirados los cargos contra la embarazada que perdió a su feto por un disparo en el vientre

La Fiscalía informa de que no emprenderá ninguna acción legal contra una mujer a la que un gran jurado de Alabama acusó de homicidio involuntario

Imagen policial de Marshae Jones.
Imagen policial de Marshae Jones. AP

Marshae Jones, de 27 años, ha sido víctima, culpable y víctima de nuevo de la misma historia: en diciembre del año pasado, estando embarazada de cinco meses, se vio envuelta en una discusión en la que recibió un disparo en el vientre, que causó la muerte del bebé que estaba gestando. En un principio, la justicia de Alabama actuó contra la mujer que apretó el gatillo, pero cuando la policía informó de que Jones había sido quien inició la pelea, un gran jurado la acusó de homicidio involuntario, alegando que fue ella la que provocó “intencionadamente” la pérdida del hijo no nacido. Una fiscal ha informado finalmente este miércoles de que el caso se desestimará y no se emprenderá ninguna acción legal contra Jones.

"El tema que tenemos ante nosotros es si es apropiado tratar de responsabilizar a alguien legalmente por las acciones que llevaron a la muerte del niño por nacer", declaró a la prensa la fiscal Lynneice Washington. "En esta triste historia no hay ganadores, solo perdedores”, agregó. La última frase parece estar dirigida al teniente de la policía Danny Reid, a cargo de las pesquisas, quien dijo que “la única víctima verdadera fue el bebé que estaba por nacer", remachando que "cuando una mujer embarazada de cinco meses inicia una pelea y ataca a otra persona, creo que tiene alguna responsabilidad en cualquier lesión del hijo por nacer".

La fiscal Washington explicó que el gran jurado había actuado en función de la información proporcionada por la policía de Pleasant Grove, la localidad situada en el centro del conservador Estado de Alabama donde ocurrieron los hechos. En la acusación, dada a conocer el pasado sábado, al día siguiente de que Jones fuera detenida, se dice que la madre "causó intencionadamente la muerte del bebé no nacido por haber iniciado una pelea sabiendo que estaba embarazada de cinco meses". “Este es un caso verdaderamente perturbador y desgarrador. Un bebé por nacer se perdió trágicamente y las familias de ambos lados de este asunto han sufrido. Nada de lo que hagamos hoy o en el futuro cambiará esa realidad", reflexionó Washington.

El caso causó estupor. "Por ser una mujer negra, a pesar de haber sufrido daños físicos y haber perdido su embarazo, el Estado no reconoce a Marshae como víctima, solo a su feto", criticó a través de un comunicado Planned Parenthood, una organización que proporciona servicios de salud reproductiva.

La fiscal aclaró que la decisión del gran jurado no había tenido relación con la reciente ley aprobada en Alabama que prohíbe el aborto en cualquier etapa de la gestación —incluso en los casos de incesto o violación—, salvo que la vida de la madre corra peligro, y criminaliza con hasta 99 años de prisión a los médicos que lo practiquen.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información