Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desarticulan un grupo criminal que traficaba con migrantes en la frontera de Irún

Los cuatro detenidos ofrecían a los extranjeros traspasar la muga francoespañola a cambio de entre 40 y 100 euros

Dos extranjeros cruzan el puente de Santiago, en la frontera francoespañola en Irún (Gipuzkoa).
Dos extranjeros cruzan el puente de Santiago, en la frontera francoespañola en Irún (Gipuzkoa).

El Cuerpo Nacional de Policía ha detenido a cuatro personas acusadas de formar parte de un grupo criminal dedicado al tráfico de seres humanos en la frontera francoespañola de Irún (Gipuzkoa). Esta célula captaba extranjeros llegados en pateras y les ofrecían cruzar a Francia a cambio de entre 40 y 100 euros por persona. Aprovechaban los cambios de turno de la Policía francesa en la muga para cruzarla y les dejaban en el otro lado de la frontera empleando varios coches para ello.

A las cuatro personas detenidas se les imputan delitos contra los derechos de los ciudadanos extranjeros y pertenencia a grupo criminal, según ha informado en un comunicado la Delegación del Gobierno en el País Vasco. La operación ha sido desarrollada por la comisaría local de Irún, perteneciente a la Jefatura Superior de Policía del País Vasco.

Según las investigaciones practicadas, el modus operandi de los arrestados era muy sencillo: en primer lugar captaban extranjeros que habrían llegado en pateras a las costas andaluzas y llegaban a Irún con la intención de desplazarse a otros países europeos.

Contactaban con los migrantes y, aprovechándose de su situación de vulnerabilidad, les ofrecían cruzar la frontera pasando después a negociar el precio, que oscilaba entre los 40 y 100 euros por persona. Los migrantes eran conducidos hasta la localidad francesa de Bayona, distante a unos 40 kilómetros de Irún.

Los integrantes de este grupo eran conocedores de los cambios de turno que suele realizar a diario la Policía francesa en los pasos de Biriatou y el puente internacional de Santiago, según informa la Delegación del Gobierno. Por ello, para evitar ser detectados por los gendarmes, adoptaban distintas medidas de seguridad. Empleaban varios vehículos, realizaban cambios de ruta continuos, giros en rotondas, cambios de sentido... con el objetivo de hacer varios viajes diarios y aumentar su beneficio económico.

Miembros de la red de acogida de migrantes de Irún, que se han establecido en esta localidad guipuzcoana para ofrecer información a estas personas, no se han sorprendido por la detención de la red de tráfico de inmigrantes: “Somos conscientes de que existen pasantes que aprovechan la situación de vulneración de derechos humanos que viven los extranjeros. Ya le hemos denunciado públicamente”, afirma Malen Garmendia.

Garmendia critica que la política migratoria de la UE “ayuda a que se produzcan situaciones como estas” y reclama “la libre circulación de personas en los estados miembros de la UE” para evitar que surjan grupos que “comercian” con los migrantes.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >