Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tener un bebé: a las madres les preocupa conciliar y a los padres también la economía

Hombres y mujeres postergan la edad de tener hijos. A ambos les frena la falta de pareja estable, pero hay diferencias por género

Una embarazada se hace una ecografía.
Una embarazada se hace una ecografía.

El primer freno es la pareja o más bien no tenerla. Casi la mitad de las madres (47,6%) y algo más de la mitad de los padres (54,25%) retrasan hasta cuatro años su deseo de tener descendencia en España. Hombres y mujeres argumentan que el principal motivo para no embarcarse en la crianza es la ausencia de una relación de pareja estable. Ellas son, sin embargo, algo más decididas frente a la maternidad: la falta de pareja le preocupa a un 25% mientras que se lo piensa un 29% de los hombres. La conciliación y el futuro laboral están en los pensamientos sobre todo de las futuras madres; una mala situación económica pesa más entre los próximos padres, según la última encuesta de fecundidad del Instituto Nacional de Estadística (INE), publicada este martes.

 

“Las cosas están cambiando, pero aún pesa el modelo clásico en el que el hombre se siente más responsable económicamente del hogar y la mujer de los cuidados. Todavía estamos en transición, supongo que el futuro será más igualitario”, apunta Teresa Castro, demógrafa experta en fecundidad del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) a propósito de las conclusiones que se extraen del último trabajo del INE sobre fecundidad, con datos de 2018 y que por primera vez analiza de forma pormenorizada también la opinión de los varones.

RETRASO EN LA MATERNIDAD Y LA PATERNIDAD

* El primer grupo de estudio de los hombres es el de menores de 30 años.

Fuente: INE.

Un deseo incumplido

Más de la mitad de las mujeres de 45 a 49 años que no ha tenido hijos habría querido tenerlos. El porcentaje es similar en los hombres. El 57% de ellos también echan la vista atrás y piensan, llegada esa edad, que hubieran querido tenerlos. En su caso, no existe una limitación biológica tan clara como la de las mujeres pero sí condicionantes que dificultan el proceso. “Es cierto que a esas edades los hombres aún pueden ser padres, pero hay que tener en cuenta la edad social. Frena verse con adolescentes a los 65 años”, valora Albert Esteve, demógrafo y director del Centro de Estudios Demográficos de la Universidad Autónoma de Barcelona. “Aunque se dice que la ventana reproductiva es más larga para los hombres, los últimos estudios de fecundidad para ellos muestran que también desciende mucho su fecundidad a partir de los 40”, añade Castro.

Ambos especialistas consideran que estudiar también datos relativos a los hombres ayuda a buscar mejores soluciones al problema de la baja fecundidad en España. El retraso de la maternidad y la paternidad hay que mirarlo desde bien temprano, añade Esteve. “La semilla de esta baja fecundidad se pone a los 25 años”, explica el experto. La emancipación tan tardía en España —donde más de la mitad de los jóvenes de esa edad vive aún con sus padres, frente a apenas un 13% de países como Dinamarca— retrasa la edad de la convivencia en pareja y, consiguientemente, el momento de tener hijos.

Al igual que sucede con las mujeres, la mayoría de ellos quiere tener dos hijos de media —así lo desea casi la mitad de los que tienen de 25 a 39 y más de la mitad para el resto de edades—. Y esa aspiración se queda a mitad de camino. La franja de edad “crítica” para traer criaturas al mundo, añade Esteve, está entre los 28 y los 38 años. El retraso de la emancipación que apunta, sumado a las dificultades de conciliación y económicas que temen ellos y ellas posterga la decisión. Es posible que lleguen al primer hijo, pero será más complicado alcanzar el segundo. España es un país de hijos únicos.

El milagro de la descendencia antes de los 30

La edad media a la que se tiene el primer hijo en España está cerca de los 31 años, de las más altas de la Unión Europea. Casi el 80% de mujeres de 25 a 29 años y más del 95% de hombres menores de 30 no los han tenido aún, según la Encuesta de Fecundidad del INE. El porcentaje de mujeres que aún no ha sido madre se reduce al 27,8% entre las que tienen de 35 a 39 años y al 19,0% en las de 40 años y más.

En el caso de los hombres, el porcentaje que tiene solo un hijo se sitúa en torno al 20%, tanto para los de 30 a 34 años como para los de 40 años y más, y alcanza su máximo (24,4%) para los de 35 a 39 años, según el informe.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información