Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España desbanca a Italia como el país más saludable del mundo

El país asciende cinco puestos en un año y encabeza la lista de los 169 analizados por Bloomberg

Pan con tomate, jamón y aceite de oliva.

España es el país más saludable del mundo, según el índice Bloomberg Healthiest Country, que otorga al país una puntuación de 92,7 sobre 100 tras haber adelantado cinco posiciones desde el último análisis, en 2017, y destaca la calidad del sistema sanitario público. Tienen que ver el tomate y el jamón, el aceite de oliva y otros almuerzos, pero también el sistema sanitario de atención primaria.

El índice Bloomberg asigna puntos a cada país en función de variables como la esperanza de vida, la atención médica o la disponibilidad de agua potable. Resta nota la incidencia de factores de riesgo para la salud pública, como la obesidad o el tabaquismo. Se tuvieron en cuenta los países con suficientes datos y más de 300.000 habitantes, 169 naciones en total.

Según el índice, seis de los 10 países más saludables están en Europa. A España le siguen Italia —que es quien ha cedido el trono— Islandia, Japón, Suiza, Suecia, Australia, Singapur, Noruega e Israel. Bloomberg destaca que, en 2018, el informe de España elaborado por el Observatorio Europeo de Sistemas y Políticas de Salud registró un descenso en la última década de las muertes por enfermedad cardiovascular y cáncer. Citaba que “la atención primaria es casi siempre pública, con médicos de familia especializados y personal de enfermería en plantilla, quienes proporcionan servicios preventivos a niños, mujeres y mayores”.

El epidemiólogo y experto en salud pública de la Universidad de Navarra Miguel Ángel Martínez, ajeno al informe, opina que “hay que congratularse por estas noticias pero al mismo tiempo no dejar de ser autocríticos”. A pesar de los resultados, advierte que la dieta mediterránea ya no tiene un seguimiento mayoritario en España y que la calidad de la atención primaria varía mucho entre comunidades.

Alba Santaliestra, presidenta del Colegio Profesional de Dietistas-Nutricionistas de Aragón, coincide en que “se está perdiendo la dieta mediterránea”, y destaca que hoy en día esta tiene más seguidores en los países nórdicos. Santaliestra ve en la atención primaria el factor más relevante. “Tenemos un servicio de atención primaria especializada muy bueno, aunque las políticas de salud no están encaminadas a fecha de hoy a la prevención”. Si lo estuvieran, dice, el índice de España mejoraría incluso más, dadas las altas tasas de sedentarismo e inactividad física en la población.

ÍNDICE DE LOS PAÍSES MÁS SALUDABLES DEL MUNDO

Calculado según variables relacionadas con la salud pública

Fuente: Bloomberg.

España tiene la mayor esperanza de vida al nacer de toda la UE: 82,9 años. Además, el Instituto para la Métrica y la Evaluación de la Salud (IHME) de Washington predice que alcanzará la mayor del mundo en 2040. En esa fecha podría llegar a 85,8 años, por delante de Japón. Para que eso ocurra, Martínez destaca la importancia de comunicar con claridad el conocimiento científico, sobre todo la importancia de prevenir enfermedades siguiendo un estilo de vida saludable.

“El énfasis de los médicos debe ser en el estilo de vida, en hacer ejercicio físico, en no fumar”, explica el doctor. Según él, los españoles están más concienciados de la importancia de la dieta que nunca. “Hay mucho interés en conocer lo que es la dieta sana y en seguirla, aunque lamentablemente la industria tiene interés en generar duda”. Pero recuerda que una asignatura pendiente de los españoles es el tabaquismo, otra poderosa lacra de la salud pública.

El dietista y profesor de la Universidad de Vic Julio Basulto dice que esperanza de vida no es lo mismo que calidad de vida: “A partir de los 65 gran parte de la población vive en un cuerpo achacoso, en buena medida a causa de enfermedades no transmisibles relacionadas con el estilo de vida”.

En cuanto a hábitos alimentarios, el estudio subraya los beneficios de la dieta mediterránea y el papel del aceite de oliva virgen extra y los frutos secos. Italia, que tiene una mesa parecida a la española, encabezó el índice de Bloomberg en 2017. Según el estudio Predimed, liderado por Martínez desde la Universidad de Navarra y publicado el año pasado por el Ministerio de Salud, la dieta mediterránea conlleva menor incidencia de enfermedades cardiovasculares, que son la principal causa de mortalidad en el mundo.

Otros países europeos que no llegaron a los diez primeros puestos son Francia, en el 12, Reino Unido, el 19, Portugal (22), Alemania (23) y Bélgica (28). En norteamérica, el país más saludable es Canadá. En la posición 16 supera ampliamente a Estados Unidos, que este año cae al puesto 35 debido al aumento en las muertes por sobredosis y suicidios.

Además, en Estados Unidos dos de cada tres personas tienen sobrepeso u obesidad, factores de riesgo asociados a muchísimos problemas de salud, como la enfermedad cardiovascular, diabetes y cáncer. El motivo es una dieta abundante en grasas saturadas, azúcar y carnes procesadas. México ocupa la posición 53, también algo menor que en 2017.

En Latinoamérica, los países más saludables son Cuba, Chile y Costa Rica. Cuba, de hecho, alcanza el escalón número 30, cinco puestos por encima de Estados Unidos. Es la mejor parada entre los países que el Banco Mundial deja fuera de los “de altos ingresos”. El informe detalla que esto se puede deber a su enfoque en la medicina preventiva, que contrasta con la tendencia de Estados Unidos a diagnosticar y tratar enfermedades.

En Asia, aparte de Japón y Singapur, destaca Corea del Sur, que asciende siete puestos y se coloca en el número 17, mientras que China solo asciende tres, al 52. Según la proyección del IHME, la esperanza de vida en China, de 1.400 millones de habitantes, superará a la de Estados Unidos en 2040. Haití, Afganistán, Yemen y 27 naciones subsaharianas ocupan los 30 últimos puestos de la lista. Mauricio es el país subsahariano con mejor nota. Situado en el puesto 74, supera a muchos países africanos debido a su baja tasa de mortalidad por enfermedades transmisibles, un problema que todavía es muy grave en la región en la que se encuentra.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información