Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
demografía TRIBUNA i

¿Por qué España lidera los pronósticos de esperanza de vida mundial para 2040?

Entre 195 países y territorios, los españoles encabezarían el 'ranking' con una expectativa de vida de 85,8 años de edad. Hoy están por detrás de Japón, Suiza y Singapur

Dos jubilados en el parque del Retiro de Madrid.
Dos jubilados en el parque del Retiro de Madrid.

Un reciente estudio de la Universidad de Washington, publicado en la revista médica The Lancet y financiado por la Fundación Bill y Melinda Gates, predice que España será líder en la esperanza de vida en el mundo para el año 2040. Entre 195 países y territorios, los españoles encabezarían el ranking con una expectativa de vida de 85,8 años de edad (casi tres años superior a la media actual). Con los pronósticos más optimistas, esta cifra se elevaría aún más, hasta los 87,4 años. En la actualidad, España se encuentra en cuarta posición, detrás de Japón, Suiza y Singapur.

¿Cuáles son las claves del éxito de los españoles para liderar los pronósticos de esperanza de vida para 2040? Para responder a esta pregunta es necesario considerar, por un lado, las características del estudio y, por otro, las peculiaridades de la esperanza de vida de nuestro país.

Para realizar estas predicciones, investigadores del Instituto para la Métrica y Evaluación de la Salud (IHME) de la Universidad de Washington han considerado 250 causas diferentes de muerte a partir del proyecto Carga mundial de la enfermedad de la OMS, 79 factores protectores y de riesgo para la salud y las tendencias sanitarias de los 195 países analizados entre los años 1990 y 2016. También han considerado múltiples escenarios (pronosticado, peor y mejor escenario) y, además, los datos del estudio se actualizan constantemente conforme se dispone de más información sobre las estadísticas de cada país en el mundo.

Detrás de esta investigación existe una mastodóntica labor que ha hecho posible la recogida y análisis de una enorme cantidad de datos de casi 200 países. Así pues, el objetivo principal era realizar predicciones sobre la esperanza de vida de dichos países hasta el año 2040 y obtener una panorámica global sobre esta posible evolución. De esta forma, investigar con profundidad sobre las causas por las que un país en concreto posee una determinada expectativa de vida y esta evoluciona a lo largo del tiempo es algo que no entraba dentro de los objetivos del estudio. En otras palabras, el estudio se centra principalmente en explicar "qué podría pasar" para ayudar a planear y ejecutar medidas sanitarias más efectivas, pero no en el "por qué".

Aun a pesar de estas limitaciones, el doctor Christopher Murray (director del IHME y líder del estudio), preguntado sobre la privilegiada situación de España, ha explicado los resultados dentro de los métodos empleados en el estudio. De acuerdo con las predicciones de su grupo, los mayores riesgos para la salud en un futuro próximo son el consumo de tabaco y alcohol, la glucosa elevada en sangre en ayunas, la hipertensión arterial y un índice de masa corporal elevado. Según Murray: "España lo hace muy bien en lo anterior, aunque el tabaco es un aspecto en el que podría mejorar". Además, apunta a la dieta como una de las claves por las que aventaja al resto de países.

Ahora bien, hay que tener cuenta las limitaciones del estudio. Por un lado, las predicciones realizadas por este estudio hasta 2040 se basan, entre otros factores, en las características sanitarias de los países entre 1990 y 2016. Como afirman los investigadores, "la predicción no es lo que ocurrirá, sino lo que es más probable que ocurra si las tendencias y relaciones del pasado continúan en el futuro".

Hasta 2040, podrían ocurrir multitud de sucesos impredecibles que trastocasen las cifras considerablemente (guerras, epidemias, recesiones...). Los mismos autores señalan, entre las limitaciones que podrían cambiar los pronósticos, factores como el cambio climático o el incremento de resistencias a los antibióticos, que no se han incluido en el estudio. España, por cierto, es el país avanzado que más antibióticos consume y las muertes por bacterias resistentes a los antibióticos se han disparado en los últimos años. Así que es lógico ser prudentes sobre nuestra futura "victoria" mundial en la esperanza de vida.

¿Por qué el doctor Murray apunta a la dieta como uno de los factores que encumbra a España para el 2040? Aunque es cierto que la esperanza de vida en un país depende de multitud de factores que están a menudo interrelacionados, se sabe que la dieta es uno de los factores que desempeña un papel importante en este asunto. Una mala dieta incrementa el riesgo de obesidad, cáncer, enfermedades cardiovasculares, diabetes y otros muchos problemas de salud que incrementan la mortalidad. Precisamente, esa es una de las razones por las que la esperanza de vida de Estados Unidos es tan baja (78.7 años), a pesar de ser un país desarrollado (se encuentra en la posición 43 y se pronostica que descienda a la posición 64 en el mundo).

Dado que las predicciones de este estudio sobre la esperanza de vida para 2040 se basan en la evolución de esta en nuestro país entre 1990 y 2016, conocer los factores principales que han contribuido nos servirá para entender los pronósticos. Tanto Ignacio Rosell, médico especialista en medicina preventiva y salud pública, profesor asociado Universidad de Valladolid, como Carlos Fernández, médico residente de Medicina Preventiva y Salud Pública del Instituto de Salud Carlos III, resaltan la importancia de los estilos de vida de los españoles y la dieta como factores que más peso tienen en nuestra esperanza de vida actual. Gracias a ello, la mortalidad por enfermedades cardiovasculares en España es baja comparada con otros países desarrollados. Como aclara Fernández: no nos ha "dado tiempo" a sufrir los hábitos modernos tanto como otros países europeos.

¿Cuáles son, además, los factores que más han influido en España desde 1990 hasta ahora para aumentar la esperanza de vida? Tanto Rosell como Fernández coinciden en señalar las mejoras de los tratamientos médicos y la asistencia sanitaria en nuestro país y la disminución acusada de muertes por accidentes de tráfico. Rosell añade, además, que "las políticas que han permitido mejorar los estilos de vida de la población" y la reducción notable de la tasa de mortalidad infantil.

Así pues, los españoles tenemos razones para estar orgullosos al liderar los primeros puestos en esperanza de vida en el mundo, ya sea en la actualidad como en los pronósticos. Sin embargo, existe un matiz detrás que deja una sensación un tanto agridulce como explica Rosell: "Esperanza de vida es vivir muchos años, pero no necesariamente significa vivir muchos años bien. En España tenemos muchos años de vida, pero no tanta calidad en los años finales de la vida".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información