Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El gasto público en educación difiere hasta en un 63% entre comunidades

El País Vasco invierte por alumno 2.824 euros más al año que Madrid, pero sus resultados en PISA son peores

Alumnos del colegio La Unión, en la localidad sevillana de La Rinconada.
Alumnos del colegio La Unión, en la localidad sevillana de La Rinconada.

Dos informes presentados este martes coinciden en señalar lo mismo: importa que se invierta en educación, pero sobre todo, qué se hace con ese dinero. Lo demuestra con datos el documento Diferencias educativas regionales 2000-2016. Condicionantes y resultados, de la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE). Por ejemplo, el País Vasco gasta al año 2.824 euros más que Madrid —la región peor dotada—, un 63% más, pero sus resultados en el Informe PISA fueron peores que la media española en la edición de 2017. Y se precisa más. Si se cruza la inversión educativa con los resultados académicos en el Informe Pisa se concluye que gastar 10.000 euros más que la media por alumno durante su escolarización hasta los 15 años solo añade 1,57 puntos PISA (la puntuación media se establece en 500 puntos).

“Superado un nivel mínimo de gasto por alumno, por encima del cual España se sitúa desde hace tiempo, es más importante cómo se gasta que cuánto se gasta”, insiste en la idea José García Montalvo, catedrático de economía de la Universidad Pompeu Fabra, uno de los 13 autores del análisis Indicadores comentados sobre el estado del sistema educativo español 2018, editado por las fundaciones Sociedad y Educación y Ramón Areces.

Montalvo recuerda que entre 2000 y 2009 la inversión pública en educación se duplicó y, sin embargo, los resultados en PISA empeoraron, porque muchos jóvenes abandonaron tempranamente la escuela para irse a trabajar o no se esforzaron en los estudios. Luego llegó la crisis, volvieron los estudiantes o se quedaron, y la inversión cayó —un 50% entre 2009 y 2012—, provocando una catarata de recortes en profesores y medios en la enseñanza pública. Aún no se ha vuelto a los niveles de gasto de 2009 —en 2016 era aún un 12% menor—, pero los resultados son mejores.

¿Qué significa invertir bien? Francisco Pérez, director del IVIE, cree que hay que gastar en los alumnos más desfavorecidos. "A lo mejor no se necesita que sean menos alumnos en clase, porque son 11, sino que esos estudiantes reciban el refuerzo que sus familias en casa no les puedan dar". Pérez cree que, además, hay que impulsar la educación gratuita de 0 a 3 años, ya que los datos demuestran que los niños escolarizados pronto rinden más de media.

El gasto público en educación difiere hasta en un 63% entre comunidades

Este gasto privado en enseñanzas de las familias es también heterogéneo. Madrid es la autonomía con mayor gasto respecto a los hogares en el período 2016-17 (1.640 euros), lo que supone un 57% más que la media nacional (1.045). En Navarra, la educación representa un 4,5% del gasto total de los hogares, mientras que en Castilla-La Mancha supone apenas el 2,3%, según los datos proporcionados por el IVIE.

A los expertos les preocupa que las familias hayan suplido los recortes en educación con su propio bolsillo, porque eso agranda la brecha de oportunidades entre un estudiante de una familia acomodada y uno de una familia desfavorecida. Aunque Montalvo es prudente y cree que no pasará factura: “España es tradicionalmente uno de los países con mayor equidad educativa de cuantos aparecen en el estudio PISA”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información