Wert reconoce que el Gobierno estudia aparcar la ley del aborto

El ministro cree que "no es desorientado esperar" al dictamen del TC sobre la norma actual Los obispos se movilizan para apoyar las manifestaciones de este fin de semana

El ministro de Educación, José Ignacio Wert.
El ministro de Educación, José Ignacio Wert. Fernando Alvarado (EFE)

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, ha admitido este jueves que el Gobierno ha abierto "un periodo de reflexión" sobre "ciertos aspectos" del anteproyecto de reforma de la ley del aborto que prepara el Ministerio de Justicia. "Yo creo que es cierto que se ha abierto un periodo de reflexión sobre la conveniencia temporal de ciertos aspectos y, estando pendiente una resolución del Tribunal Constitucional sobre la ley actualmente vigente, no parece totalmente desorientado aguardar a esa orientación sobre la constitucionalidad del actual texto", ha señalado Wert.

Así ha respondido el titular de Educación en una entrevista en TVE al ser preguntado si pensaba que el ministro de Justicia, Alberto Ruíz-Gallardón se sentía desautorizado ante una posible retirada de la reforma de la ley del aborto. Wert ha explicado que habló con el ministro de Justicia la semana pasada en el Senado. "Compartimos un rato de confidencias y tuve la oportunidad de manifestarle mi solidaridad, como el resto de miembros del Gabinete".

Además, Wert ha negado la supuesta desautorización del titular de Justicia: "Yo no me voy a erigir en portavoz suyo, porque él se explica suficientemente bien, no tiene necesidad de portavoces".

Sin embargo, el titular de Educación ha subrayado que el Gobierno "es solidario" y -ha recordado- el anteproyecto de reforma de la ley del aborto fue aprobado por el Consejo de Ministros y "todos, de alguna forma, participamos en las decisiones colegiadas".

Los obispos alimentan las movilizaciones

Juan G. Bedoya

Los obispos españoles se han unido esta mañana a la revuelta de este próximo fin de semana, con manifestaciones en medio centenar de ciudades, contra la presumible renuncia del Gobierno a reformar la llamada ley del aborto del Gobierno Zapatero, en realidad “Ley de Reproducción Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo”, de 2010. Lo hacen en un comunicado del comité ejecutivo de la Conferencia Episcopal Española (CEE), en su mayor parte con palabras del papa Francisco sobre el tema. Lo titulan “En defensa de los más débiles” y tiene apenas veinte líneas.

Dicen en el segundo párrafo: "Como afirma el papa Francisco, en la exhortación apostólica 'Evangelii Gaudium', entre los débiles, que la Iglesia quiere cuidar con predilección, están también los niños por nacer, que son los más indefensos e inocentes de todos, a quienes hoy se les quiere negar su dignidad humana (...) quitándoles la vida y promoviendo legislaciones para que nadie pueda impedirlo (...). No es progresista pretender resolver los problemas eliminando una vida humana". Asimismo, como también señala el Papa, hemos de hacer más "para acompañar adecuadamente a las mujeres que se encuentran en situaciones muy duras, donde el aborto se les presenta como una rápida solución a sus profundas angustias".

Conscientes de la buena imagen el papa Francisco, los obispos la usan esta vez para agitar la participación este fin de semana a lo que llaman “actos en diferentes ciudades de España promovidos por la sociedad civil a favor de la vida humana”. Añaden: “Es tarea de todos responder a esas situaciones por el camino de la vida y no por el de la muerte de un ser inocente. Un ser humano es siempre sagrado e inviolable, en cualquier situación y en cada etapa de su desarrollo. Es un fin en sí mismo y nunca un medio para resolver otras dificultades”.

El ejecutivo episcopal, que esta mañana celebró una de sus sesiones ordinarias, está formado por siete prelados: el presidente y vicepresidente de la CEE, los arzobispos Ricardo Blázquez (Valladolid) y Carlos Osoro (Valencia, electo para Madrid); su secretario general y portavoz, el sacerdote José María Gil Tamayo; los arzobispos Juan José Asenjo (Sevilla), Juan del Río (general castrense) y Julián Barrio (Santiago de Compostela), y por el todavía prelado de Madrid, el cardenal emérito Antonio María Rouco.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS