Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La terapia de protones por la que sacaron del hospital al niño con cáncer

El tratamiento usa pequeñas partes de átomos, en lugar de rayos X de alta energía

Los expertos dicen que causa menos daño a los tejidos y reduce los efectos secundarios

El niño, Ahsya King, junto a su padre, en el vídeo publicado por la familia en Youtube.
El niño, Ahsya King, junto a su padre, en el vídeo publicado por la familia en Youtube.

Según ellos, es un malentendido. Los padres de Ashya King, el niño que fue sacado de un hospital británico a pesar de necesitar tratamiento contra su tumor cerebral, se han defendido diciendo que el tratamiento que recibe su hijo en Reino Unido es demasiado severo para un menor de su edad. Y que no es que lo hayan alejado de los cuidados que necesita, sino que buscan un mejor sistema. Lo que quieren es una terapia con protones que dicen puede ser menos invasiva y reduce los efectos secundarios, pero que no se encuentra con facilidad en su país.

Los protones, que son partículas con carga positiva en el centro de cualquier átomo, no pueden viajar tan lejos como los rayos X. Es decir, se detienen cuando alcanzan el tumor. Por eso, suele haber menos daño colateral y menos efectos secundarios a largo plazo. Matthew Crocker, un neurocirujano del centro St George's Helthcare en Londres, explicó a la BBC que la radioterapia (el tratamiento que recibiría el pequeño) no sólo atacarían el tumor, sino que también le harían daño a las partes sanas que están alrededor del cáncer. Para él, la terapia de protones puede tener éxito en tumores que se encuentran dentro del cerebro y del sistema nervioso central -como es el caso de Ashya- porque los avances tecnológicos han hecho posible marcar un objetivo más preciso, evitando daños a células sanas.

Aún así existen algunas preguntas sobre la eficacia del tratamiento. La terapia con el rayo de protones no es la respuesta para todos los pacientes, pues no se ha comprobado que sea eficaz en la mayoría los casos. De hecho, hay quienes opinan que solo funciona en el 1% de los pacientes con cáncer.

El Servicio Nacional de Salud (NHS England, en inglés) ha declarado que el tratamiento funciona mejor en "casos muy raros" y que es "particularmente adecuado para tipos específicos de cáncer infantil complejos". Por el momento, el único centro que ofrece el tratamiento en el Reino Unido es el Centro Clatterbridge para el cáncer del NHS Foundation Trust (en la Península de Wirral, al noreste del país), y solo lo tiene disponible para tratar cánceres raros de ojo. Por su parte, el Departamento de Salud británico ha dicho que para abril de 2018 el tratamiento estará disponible para 1.500 pacientes oncológicos en hospitales de Londres y Mánchester, gracias a una inversión de 316 millones de euros (£250m).

Hasta ahora, el NHS ha financiado el tratamiento en pacientes seleccionados, que suelen enviar a otros países, como Suiza y Estados Unidos. Unos 412 enfermos (entre ellos 293 niños) se han beneficiado de ese sistema, iniciado en 2008, a un coste de 126.000 euros por paciente, aproximadamente.