Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gobierno y autonomías intensifican la colaboración por el brote de ébola

Sanidad considera mínima la posibilidad de transmisión en España

Control médico en el aeropuerto de Abiyán, en Costa de Marfil, para intentar evitar la propagación del virus del ébola.
Control médico en el aeropuerto de Abiyán, en Costa de Marfil, para intentar evitar la propagación del virus del ébola. AFP

El Gobierno y las comunidades autónomas han intensificado en los últimos días su colaboración para hacer frente a posibles casos de ébola y evitar la descoordinación en la aplicación de los protocolos contra la enfermedad, cuya última actualización se produjo el pasado 14 de agosto. “A pesar de considerarse muy bajo el riesgo de llegada a nuestro país de un enfermo de ébola”, para “tratar de reducir al mínimo el impacto de dicha situación”, el Ministerio de Sanidad ha puesto en marcha una serie de acciones en contacto con los Ejecutivos autónomos, señala un documento del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias.

Entre ellas, se cuentan un procedimiento de actuación consensuado con los servicios de salud pública de las autonomías y el Instituto de Salud Carlos III de Madrid —aislamiento, análisis y contacto con familiares—; la exigencia de la declaración marítima de sanidad a los buques que procedan de Guinea Conakry, Sierra Leona y Liberia, y la obligación de que AENA informe a Sanidad de todos los vuelos no comerciales procedentes de esos países, con los que no existen en estos momentos vuelos comerciales, para evaluar la situación de las personas a bordo.

El director del centro de alertas: “El sistema detecta más de lo que pasa”

También se ha informado a los centros de atención al viajero y vacunación internacional dependientes tanto del departamento que dirige Ana Mato como de otras Administraciones de las recomendaciones a viajeros y se ha emitido una nota informativa a los residentes españoles en los países afectados.

La última revisión de las normas de actuación, realizada el pasado jueves, incluyó ofrecer información a los viajeros también en los aeropuertos, puesto que Nigeria mantiene vuelos directos con Madrid. Ese país presenta “un riesgo muy pequeño”, en palabras de Fernando Simón, director del Centro de Coordinación, Alertas y Emergencias del Ministerio de Sanidad.

El último caso sospechoso detectado en España, el de un paciente nigeriano ingresado el sábado en Alicante con síntomas que correspondían al virus, ilustra esa forma de trabajo. Tras su ingreso en el hospital de Sant Joan, uno de los dos centros de referencia de la Comunidad Valenciana, el personal sanitario procedió a su aislamiento y envió las muestras al Instituto de Salud Carlos III, que, tras el análisis epidemiológico, descartó ayer que el paciente esté contagiado por ébola.

No es la primera vez que se realizan estas pruebas tras activarse el protocolo. Ha ocurrido ya en al menos unas decenas de casos. Lo que ocurre es que “el sistema, muy sensible, detecta más de lo que realmente pasa”, según explica Simón en conversación telefónica.

Los últimos protocolos fueron revisados el pasado jueves

Esta circunstancia puede dar lugar a falsas alarmas, pero es considerado el método más seguro por los sanitarios. “Sabemos que la probabilidad de transmisión en España es muy pequeña”, agrega el director del centro de alertas. Aun así, pese a que la enfermedad no se contagia de forma respiratoria, Simón reconoce que, sobre todo tras el fallecimiento del religioso Miguel Pajares el pasado día 12, “cuesta disociar en la percepción el bajo riesgo de infectarse y el alto riesgo de morir”.

Entre las acciones activadas en las autonomías, Andalucía, la más poblada, ha puesto en marcha un protocolo de seguimiento de viajeros que llegan a esa comunidad procedentes de los países africanos afectados por el virus tras el regreso desde Sierra Leona de un cooperante andaluz.

Las medidas se activan cada vez que el Ministerio de Fomento envía un listado de personas que se desplazan a Andalucía desde los países afectados por la enfermedad, según ha informado la Consejería de Salud. “Es a partir de entonces cuando, durante los 21 días que dura el período de incubación del ébola, se realizará un seguimiento de estos viajeros a través de Salud Responde [centro de información de la Junta], que les hará llamadas de control para detectar cualquier cambio en su situación”, agregan esas fuentes. Las autoridades sanitarias andaluzas también consideran “improbable” que se den casos de transmisión y hacen un llamamiento a la tranquilidad.