Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy: “Esto lo pagará el Gobierno, es de puro sentido común”

La ONG Juan Ciudad había asegurado más temprano que se haría cargo de los costes

Jose María Viadero, director de la ONG Juan Ciudad, este viernes. Ampliar foto
Jose María Viadero, director de la ONG Juan Ciudad, este viernes. EFE

El Gobierno asumirá los gastos del traslado del religioso afectado por el virus del ébola, según ha asegurado este viernes el presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, al término de una reunión con el rey Felipe VI en Mallorca. "Esto lo va a pagar el Gobierno español, lo cual, por otra parte, es de puro sentido común". La directora general de Salud Pública, Mercedes Vinuesa, había comentado el jueves que iniciaría gestiones con la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios a la que pertenece el sacerdote Miguel Pajares por los costes de la repatriación. "Yo, desde luego, no me he planteado nunca ese asunto y espero que esta polémica quede zanjada en el día de hoy", ha añadido Rajoy.

La orden ha agradecido la decisión, a través de un comunicado. Minutos antes, cuando el Gobierno aún no anunciaba la medida, la ONG Juan Ciudad aseguraba que se haría cargo de los costes, aunque Sanidad no le había hecho "ningún requerimiento económico", según José María Viadero, director de la organización que pertenece a la orden. "Asumiremos los gastos y responsabilidades que tengan que asumirse", zanjó cuando se le preguntó quién pagaría la repatriación de Pajares y de la religiosa Juliana Bonoha Bohé, que llegaron el jueves a España desde Liberia.

"Haremos lo que podamos y lo que tengamos que hacer. Asumiremos la responsabilidad, con o sin seguro y con la ayuda de nuestros amigos, que son muchos", añadió Viadero, en una rueda de prensa en las oficinas de la orden, que tiene 300 hospitales y centros de salud mental en 52 países, entre ellos, España.

La ONG no ha aclarado si los religiosos, que desde el jueves se encuentran en el hospital Carlos III, contaban con un seguro. "Los cooperantes siempre van con seguro [a los países donde trabajan], pero la situación de los misioneros puede ser distinta en cada caso. Si [Pajares] estaba asegurado o no, no puedo contestar", afirmó. En todo caso, según Viadero, no es una decisión que puede tomar el misionero de manera individual y, aunque Pajares es español, al estar incardinado o vinculado en África, allá se decide sobre los seguros en la región.

Viadero ha asegurado que le pidieron al Gobierno la repatriación por la "magnitud" del caso. "No es una repatriación al uso porque se trata de un tema de salud pública mundial". Ha confirmado, además, que, por "expreso deseo" de Pajares, no se informará sobre su estado de salud, pero que conoce que está "bien, controlado y con muchas esperanzas".

La preocupación principal, ha insistido Viadero, es la situación de las personas que aún quedan en el hospital de San José de Monrovia, donde permanecen dos misioneras infectadas, Chantal Pascaline y Paciencia Melgar, de la congregación de las Misioneras de la Inmaculada Concepción. "No se encuentran bien" y, según los últimos reportes que han recibido, Pascaline es la que está más "decaída". Las cuida un voluntario, el enfermero camerunés William Ekeurm.

La organización también le había pedido al Gobierno repatriarlas, pero "el ministerio ha hecho lo que tenía que hacer". En todo caso, matizó Viadero, que en varias ocasiones se mostró visiblemente emocionado, "no están abandonados y tienen todo lo que necesitan, dentro de las circunstancias del país". Juan Ciudad organiza un equipo sanitario para que viaje a Monrovia "como dispositivo de choque" y espera montar un grupo "estable" en Liberia con el respaldo de otras organizaciones.

Más información