Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un buque científico en alquiler para ecologistas

Un instituto oficial fleta su embarcación a la fundación Oceana por 6.000 euros diarios

Miembros de Oceana embarcan en el 'BO'.
Miembros de Oceana embarcan en el 'B/O'.

La ciencia oficial y un equipo de ecologistas reivindicativos —dentro de un orden— navegan juntos durante 10 días en un mismo barco en Baleares. Investigadores del consorcio público SOCIB (Sistema de Observación y Predicción Costero de las islas Baleares) y activistas proteccionistas de la fundación internacional Oceana se han aliado. La ONG usará, durante diez días —y previo pago—, el gran catamarán de exploración de los científicos para explorar las montañas submarinas y un arrecife coralígeno del parque de Cabrera.

La plataforma de observación de playas, mares y fondos es un consorcio público que nació en el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) y está ligada al Instituto Español de Oceanografía (IEO), que patronea el barco que cuesta 4 millones de euros. El presupuesto del SOCIB, de dos millones de euros, lo sufragan los Gobiernos de España y Baleares. La inédita misión de cooperación —en la que están implicadas 15 personas a bordo de la nave— se centrará en filmar y analizar las profundidades del mar del archipiélago balear. Se documentarán, en especial, los fondos de los alrededores del parque nacional marítimo terrestre de Cabrera y se avistarán cetáceos y tortugas.

La fundación ecologista internacional Oceana ha fletado (alquilado en navegación) el barco B/O, de 23.7 metros de eslora y con un vanguardista equipamiento de rastreos submarinos. Cada jornada cuesta 4.500 euros, más el gasto en combustible y la manutención de los tripulantes y expedicionarios. El coste del contrato de prestación de servicios de esta campaña será de unos 60.000 euros, según confirmaron los responsables de Oceana, Xavier Pastor, y del SOCIB, Joaquín Tintoré. El barco contiene planeadoras submarinas y robots con cámaras que bajan hasta mil metros de profundidad. El sistema de procesamiento y emisión en directo del universo de datos del mar balear es una de las propuestas estrella de la plataforma.

“Esta relación con Oceana expresa una plena normalidad de colaboración. Siempre hemos estado abierto a cooperar con la sociedad. Somos muy transparentes, todo está en la web y nuestras observaciones están en Internet para múltiples soportes”, advierte el científico Joaquín Tintoré, director del SOCIB. “La plataforma de investigación es única a nivel mundial, pues se extiende desde las playas hasta mar abierto”. Tintoré plantea una investigación “que permita responder a las prioridades científicas internacionales, potenciar el desarrollo tecnológico y responder a las necesidades de la sociedad”.

Oceana pretende subrayar los valores de los hábitats de los fondos de Cabrera y de las montañas submarinas de los canales que existen entre las islas para resaltar la necesidad de concretar su ámbito de protección. Meses atrás, con el mismo fin, Oceana navegó por el parque de Cabrera con Alexandra Cousteau, nieta del célebre oceanógrafo y divulgador. Oceena, igualmente, halló la complicidad de Odile Rodríguez de la Fuente, hija de Félix, el pionero en la preservación de Cabrera.

 Somos  transparentes, todo está en la web y nuestras observaciones están on-line para múltiples soportes

Director del SOCIB

La fundación Oceana, una entidad con vocación científica y que no organiza protestas directas, está patrocinada por mecenas de Estados Unidos y la UE. En Europa está encabezada por el biólogo Xavier Pastor, exdirigente de Greenpeace y que trabajó el Instituto Español de Oceanografia. Pastor regresa a Cabrera con un barco oficial tras haber acudido con el buque ecologista Rainbow Warrior, hace tres décadas, para efectuar acciones pacíficas directas contra las maniobras militares, antes de ser parque protegido.

Hace 10 años que Pastor y Oceana pugnan por ampliar la preservación del parque nacional. Captan imágenes y alzan planos de los fondos. Desde alta mar a bordo del catamarán B/O, Pastor comunicó que con esta expedición se pretende "mostrar la importancia ecológica de los canales y montes submarinos y, además, contribuir a que las actividades humanas realizadas en ellas se gestionen de manera adecuada”.

La alianza Oceana-SOCIB para actuar en Cabrera se tramó hace un año. “El conocimiento de las profundidades todavía es escaso por las dificultades tecnológicas y la legislación tiende a centrarse en áreas someras y del litoral”, reseñó Pastor.

Joaquin Tintoré destacó la colaboración social, universitaria y de medios empresariales que su plataforma busca para ser “una herramienta valiosa para la comunidad científica y la sociedad”. Su realidad y sus proyectos están en la web. El SOCIB y su catamarán usan múltiples sistemas conexos: boyas fijas o de deriva, satélites, submarinos autónomos, radares, buques, perfiladores), todas ellas transmitiendo datos e integradas a través de los nuevos sistemas de gestión de datos.