Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

31 empresas se comprometen a contratar cinco puntos más de mujeres directivas

De las participantes, 12 pertenecen al IBEX 35

El programa de Igualdad no ofrece incentivos fiscales ni penalizará a las que incumplan

Ana Mato firma el convenio con la directora de Recursos Humanos del Grupo Santander, Silvia Ruiz Barceló. Ampliar foto
Ana Mato firma el convenio con la directora de Recursos Humanos del Grupo Santander, Silvia Ruiz Barceló. Efe

Un sistema "más eficaz" que el de cuotas. Así ha defendido este martes la directora del Instituto de la Mujer, Carmen Plaza, el convenio firmado por 31 empresas con el Ministerio de Sanidad, Asuntos Sociales e Igualdad, para aumentar en los próximos cuatro años el número de mujeres en sus órganos ejecutivos. El acuerdo es voluntario y las compañías adscritas no recibirán incentivos fiscales por cumplirlo. Tampoco serán penalizadas si lo incumplen. Con un 14,3%, España está por debajo de la media europea en la proporción de mujeres en puestos directivos, en el puesto número 16, según un informe de la Comisión Europea publicado el pasado octubre.

El objetivo es que, de aquí a cuatro años, y remitiendo un informe cada dos, las empresas alcancen una plantilla del 20% de mujeres en sus puestos de dirección, o al menos que incrementen el número de directivas en cinco puntos porcentuales. A cambio, el ministerio ofrecerá formación a las profesionales a través de su programa Promociona, organizado por la patronal (CEOE).

De las participantes, 12 pertenecen al IBEX 35: Acciona, Banco Sabadell, Banco Santander, Caixabank, Ferrovial, Grupo Repsol, Grupo Enagás, Iberdrola, Indra, Jazztel, Red Eléctrica y Sacyr. Son 15 ya de la lista total las que tienen el distintivo de Igualdad del ministerio, que el resto aspira a obtener.

"El proceso ya está en marcha, solo hay que acelerarlo", ha explicado Plaza. La idea es fomentar la presencia de mujeres sin imponerla; el Partido Popular siempre se ha opuesto a los sistemas de cuotas que se utilizan en otros países, y defiende el discurso meritocrático. La Ley de Igualdad aprobada por el Gobierno socialista en 2007 estableció una recomendación de cuotas para que ninguno de los dos sexos esté representado por debajo del 40% en las empresas, pero el proceso se quedó en una recomendación. El actual Ejecutivo prometió en 2011, durante la campaña electoral, un "plan de conciliación" que permitiera flexibilizar los horarios laborales y un periodo de paternidad ampliado –en el que coinciden todos los partidos y que ahora consiste en 13 días–. Estos planes han quedado aparcados hasta que España salga de la crisis y sin fecha prevista, explican fuentes del ministerio.

"Yo sí creo en poner cuotas, aunque prefiero llamarlas objetivos, para cumplirlos", afirma Elena Gil, miembro del consejo de administración de Jazztel –una de las empresas firmantes–. "Cuando se parte de una situación de mercado de monopolio, a veces hay que incluir incentivos temporales para facilitar que entren los nuevos jugadores, en este caso las mujeres".

El convenio, firmado por la ministra Ana Mato, ha contado con la presencia del embajador noruego en España, Johann Christian Vibe. Noruega introdujo un sistema de cuotas muy estricto para sus empresas privadas en 2003, que impone un 40% de mujeres en los consejos de administración. Las compañías que no cumplen deben salir del Registro Nacional de Empresas. "Creo que la iniciativa del Gobierno español es un paso interesante", explica Vibe. "En Noruega el sistema de cuotas ha funcionado muy bien, pero hay que escoger los sistemas de integración en función de las distintas culturas empresariales de los países", explica. En su día, la ley, introducida por un Gobierno conservador, fue muy controvertida porque "incluso algunas feministas creían que no tenía en cuenta el valor intrínseco de la mujer".

Más información