Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La marea verde de Baleares llega a la Universidad

Se cumple la primera semana de huelga con bloqueo de la mayoría de escuelas públicas

Manifestación de la marea verde en el rectorado de la Universidad de las Islas Baleares.
Manifestación de la marea verde en el rectorado de la Universidad de las Islas Baleares.

Recrece la marea verde que afloró con la huelga indefinida del sector de la educación primaria y secundaria de Baleares, iniciada el lunes 16 de septiembre. La comunidad universitaria se implicó este jueves con la protesta y mostró su solidaridad con la causa de los huelguistas, a favor de la escuela pública y en defensa de la lengua catalana. Una concentración masiva y ruidosa de unas 4.000 personas se desarrolló en el campus de la Universidad de les Illes Balears (UIB).

Durante tres horas –sin incidentes ni presencia policial-, alrededor del rectorado se clamó contra el Gobierno del PP y su presidente, José Ramón Bauzá, que evitó acudir e intervenir en la ceremonia oficial de apertura del curso. En pocas ocasiones, en los 35 años de vida de la única universidad de las islas, se había vivido una expresión crítica tan numerosa y diversa. Por la noche, en la Nit de l’Art de Palma, la fiesta de las galerías de arte, se repitió la presencia de ciudadanos movilizados con camisetas verdes, y se dieron así acciones artísticas de protesta, espontáneas. Tampoco acudió a la cita el presidente Bauzá.

Las ayudas cómplices a los huelguistas aumentan. 58.000 euros han entrado por donaciones la caja de resistencia abierta en Caixa Colonya para ayudar a profesores que puedan tener dificultades para llegar a fin de mes. El Gobierno descuenta 100 euros por día de huelga. Consta un donativo anónimo de 6.000 euros así como un ingreso de 1.000 de parte del exjugador del Barça y del Ajax Oleguer Presas, conocido activista.

El portavoz de la Asamblea de Docentes, Iñaki Aicart, señaló el jueves por la noche: “Esta protesta es muy fuerte, hemos llegado hasta el quinto día, con más del 55% de apoyos, hasta cerca del 90% en Ibiza y Formentera. Queremos seguir la semana próxima, parar la actividad en los centros”. Este viernes se cumple, sin negociación a la vista, la primera semana escolar del paro indefinido de profesores. La protesta se dirige contra los recortes y la aplicación acelerada y sin consenso del trilingüismo del TIL (Tratamiento Integral de Lenguas: castellano, catalán, inglés).

El Gobierno balear minimiza el impacto de la huelga, pero reconoce que 2.138 docentes (de 14.500) siguen sin trabajar, un 14%. Los trabajadores afirman que son 2.960 los huelguistas de los 5.341 profesores que podían participar en la reivindicación, porque se decretó un 30% de servicios mínimos obligatorios.

En la villa rural de Porreres, Mallorca, se mantiene en huelga el 100% de los 31 profesores de su instituto. No trabaja el 94,7% de la plantilla del instituto Madina Mayurka, en el ensanche de Palma, con 38 docentes en huelga o el 95% del centro Damià Huguet de Campos. En Menorca, se desarrolla un encierro de familias con los docentes. Allí prendió uno de las llamaradas del conflicto con la sanción de tres directores de instituto de Mahón/Maó que objetaron el plan del TIL.

La profesora universitaria jubilada de Educación Social y exconcejal de socialista de Palma Joana Gual retrató la marea de protestas en la que está comprometida: “Nunca pude imaginar que llegaríamos a una situación de tanta irracionalidad política y que personas con ideas tan diferentes, gente de derechas y de izquierdas, pudiéramos coincidir sobre y contra el desgobierno que vivimos”.

Un estudiante activistas de Mallorca, Carlos D. N., rebate las acusaciones gubernamentales sobre el sentido de sus actividades prohuelga: “No estamos manipulados. Usamos la cabeza para pensar y decidir. Apoyamos a los docentes en sus demandas, ya que se juegan su sueldo y su futuro por nosotros". Carlos D.N. fue uno los 35 alumnos detenidos por la Policía al iniciarse el paro laboral el pasado lunes. Denunció humillación y maltrato policial, con la imposición de grilletes. El Gobierno rechaza esa versión. Fue arrestado en un vestidor del El Corte Inglés de Palma, tras huir de una persecución policial en la calle. “No hicimos destrozos, como máximo, rotulamos un buzón”.

La consejera de Educación, Joana Maria Camps, dijo en el Parlamento que el grupo de Carlos "causaba destrozos en un instituto". No exhibió pruebas. Camps mandó ayer por Internet una carta a los 14.500 docentes baleares reclamando comprensión y colaboración ante el TIL. Joana Maria Camps, como Bauzá, evitó ir a la apertura del curso de la Universidad UIB. Acudió un cargo de tercer nivel, el director regional de Universidades, Miguel Deyá, que recibió la bronca de los manifestantes.

Al iniciar su discurso en nombre del Gobierno, Miguel Deyá –profesor universitario de Historia- sufrió el desplante de un grupo de profesores y catedráticos, uniformados y con birrete, que se levantó del aula magna y desfiló hasta el exterior del rectorado, donde la masa de manifestantes les jaleó. Algún docente mostró sobre la seda negra, a modo de bandera, la camiseta verde de la Crida.

Una plataforma a favor de la universidad pública (Pudup) había efectuado un llamamiento contra la imposición acelerada del trilingüismo en las escuelas y los recortes de salarios, plantillas y becas. Además, el rector de la UIB, Lloernç Huguet, que retorna al cargo, ofreció a la institución como mediadora en este conflicto. No tuvo respuesta de quien puede darla, el Gobierno Bauzá.