Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

5.000 profesores dan apoyo al paro contra el modelo trilingüe de Bauzá

Los sindicatos cifran el seguimiento de la huelga en un 93%, mientras el Gobierno lo reduce al 22% de los 14.500 maestros convocados

Concentración de padres y alumnos en el Colegio Público Sant Jordi de Palma.
Concentración de padres y alumnos en el Colegio Público Sant Jordi de Palma.

El comienzo del curso escolar en Baleares, este lunes 16 de septiembre, está condicionado por la que ya es una de las mayores movilizaciones sociales en defensa del arraigo que se han dado en años. El Gobierno balear (PP) reduce al 22% el porcentaje de los 14.500 profesores de la pública y privada que han secundado la huelga indefinida de la enseñanza no universitaria. Los sindicatos hablan, sin embargo, de un 93% de seguimiento, a pesar del “descuento de nómina” que se aplicará sobre esta jornada al que se ha referido Tomeu Isern, director general de Educación.

La convocatoria de huelga indefinida de profesores de la enseñanza no universitaria parte de todos los sindicatos y asambleas de los 412 institutos y escuelas y llega tras meses de crispación. El PP asegura que los alumnos serán “rehenes” de los profesores en la que califica de “huelga política”. Mientras, profesores, padres y alumnos se han concentrado desde las doce de este lunes ante las sedes del Gobierno en cada una de las islas del archipiélago para protestar contra los recortes, las sanciones y el modelo trilingüe del presidente Bauzá (catalán, castellano, inglés), que merma el peso de la lengua catalana propia de las islas, veta su uso como idioma vehicular e impide la inmersión parcial.

Una buena parte de los profesionales rechaza los recortes en Educación y el vuelco que el Gobierno balear (con mayoría absoluta en 2011) ha dado al modelo tradicional. Tanto es así, que 198 de los 211 profesores de Menorca están en huelga. En el IES Felanitx (Mallorca), un centro que cuenta con 900 alumnos, hay 93 profesores adheridos y 25 prestan servicios mínimos. El STEI, sindicato mayoritario en la enseñanza, cifra en un 93% los docentes en paro en Baleares.

La chispa que prendió la contestación a la política del PP fue la aplicación del decreto ley TIL (Tratamiento Integrado de Lenguas), cuyo calendario de implantación fue suspendido días antes del inicio del curso 2013-2014, por el Tribunal Superior de Justicia de Baleares. El Gobierno de José Ramón Bauzá replicó al tribunal en dos horas, lo burló con otro decreto ley urgente para poder esquivar los efectos del auto adverso de cinco magistrados con un voto particular.

El  PP atribuye a la inmersión en catalán el alto fracaso escolar

Más de 5.000 profesores de los 14.195 de los centros públicos y concertados firmaron su adhesión al paro desde el 16 de setiembre, que cuenta con la complicidad crítica de algunos colectivos de padres de los 164.655 alumnos matriculados. En el sector privado, con más de 100 colegios, 52.000 alumnos y 3.300 docentes, el impacto de la huelga es menor. La aplicación del trilingüismo alude inicialmente a 36.000 alumnos de diferentes cursos alternos de infantil, primaria y secundaria. El Gobierno asegura que todo “es correctísimo”, que se aplicará sin problemas y que la inspección “velará” por su cumplimiento. Los tres idiomas tendrán una presencia del 30% y el 10% restante lo distribuirán los centros. El Gobierno afirma que hay 3.200 profesores que conocen y son competentes para dar clases en inglés.

“Volvemos al equilibrio [entre el castellano y el catalán] que se había perdido”, proclamó Guillermo Estarellas, secretario balear de Educación, ex secretario del PP balear y hombre fuerte de la consejería, tras la destitución por blando del anterior consejero, Rafael Bosch, que fue sustituido por Joana Maria Camps, ajena al sector y sin experiencia de gestión.

El presidente Bauzá asegura que se acabó “la imposición del catalán y la inmersión” y atribuye a este modelo los altos índices de fracaso escolar. El PP anuncia las bondades del multilingüismo, de la libertad de elección y recalca que el conocimiento del inglés ayudará a la capacitación profesional y la competitividad de los alumnos de una comunidad turística. Los sindicatos creen que debe aplicarse el TIL paulatinamente, por consenso, no por urgente aplicación porque las plantillas no están preparadas.

Tres directores de institutos de Mahón (Menorca) fueron sancionados en vacaciones y quedaron sin cargo ni sueldo por objetar el proyecto lingüístico de centro, impuesto sin acuerdo con el consejo escolar. La mano dura gubernamental prendió como un reguero de pólvora la solidaridad más allá de los educadores.

La huelga indefinida de este lunes fue convocada por el colectivo mayoritario en el sector, el nacionalista STEI (Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza de las Islas) en compañía de CC OO. Después se sumó UGT y, finalmente, el sindicato independiente que era afín a la gestión del PP, ANPE (Asociación Nacional de Profesionales de la Enseñanza). La Asamblea de Docentes, autogestionaria y nacida en los centros, impulsa la movilización en paralelo y con notable eco entre las plantillas.

El Gobierno, que dictó unos servicios mínimos de hasta el 30% —impugnados por los sindicatos— asegura que habrá normalidad en los centros, que los alumnos serán acogidos de la forma habitual. Al abrirse oficialmente las aulas el viernes 13 se pudo calibrar la densidad del movimiento social crítico. “Hoy no es un día normal”, rezaban las pancartas de los profesores. En las puertas de los centros afloró una marea verde: la gran mayoría de docentes de centros públicos, bastantes padres y también alumnos.

Grandes lazos con las cuatro barras (a favor del idioma de las islas) y lazos verdes antirrecortes se mostraban en los muros y fachadas de muchos centros oficiales y algunos privados. El PP hizo una ley ad hoc, la de símbolos, con multas de hasta 10.000 euros por exhibir símbolos de otras comunidades, la bandera catalana, en las escuelas. Se aprobó otra norma legal para la convivencia en las aulas y definir el ejercicio de autoridad de los docentes.