Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CIENCIA

El Ártico, con menos de la mitad de hielo que hace 30 años

La extensión del agua helada era de 3.439 millones de kilómetros cuadrados en el mínimo de este año, frente a los 7.011 de 1980

La extensión del hielo en el Ártico el pasado 16 de septiembre, en su mínimo anual, captada por satélite y la marca (en amarillo) de la extensión media mínima desde 1079 hasta 2010.
La extensión del hielo en el Ártico el pasado 16 de septiembre, en su mínimo anual, captada por satélite y la marca (en amarillo) de la extensión media mínima desde 1079 hasta 2010.

La extensión helada del Ártico medida hace un par de semanas desde satélite, durante su mínimo anual, ha sido de 3,439 millones de kilómetros cuadrados, menos de la mitad de los 7,011 millones de 1980. La NASA presenta ahora la imagen del pasado 16 de septiembre, cuando se registró la mínima superficie de agua helada.

En el océano septentrional se reduce cada verano la capa de hielo y alcanza la menor extensión anual  en septiembre, antes de que bajen las temperaturas allí y empiece a aumentar el casquete helado. Pero desde hace años se registra una tendencia implacable de reducción de hielo ártico y, además, se está acelerando, según constatan los científicos.

Sobre la investigación oceanográfica mediante satélites y el cambio climático, se publica ahora un número especial de la revista Deep-Sea Research II en el que se recopilan y analizan trabajos de más de 80 investigadores de 55 centros de investigación marina de todo el mundo, bajo la coordinación de Carlos García-Soto, científico del Instituto Español de Oceanografía (IEO).

“Nueve de los diez años más cálidos en los registros de temperatura global de los últimos 130 años se han observado desde el año 2000”, señala García-Soto. “Las consecuencias de este calentamiento son numerosas: a nivel global, está cambiando el ciclo hidrológico y los patrones de precipitación; en los océanos, los arrecifes de coral se están blanqueando, muchas especies de interés pesquero se están desplazando hacia latitudes más altas, se está derritiendo el hielo de las regiones polares y elevando el nivel del mar”, recalca este investigación en un comunicado del IEO.