Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Descienden las ventas de las farmacias por el 'medicamentazo'

La patronal confía en que poco a poco se recupere el consumo de los fármacos excluidos

La Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE) asegura que en el mes de septiembre las oficinas de farmacia están sufriendo un descenso "moderado" en las ventas relacionado con la decisión del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad de dejar de financiar un total de 417 medicamentos para síntomas menores.

La medida, que comenzó a aplicarse el pasado 1 de septiembre, obliga a los ciudadanos a pagar íntegramente en las oficinas de farmacia por medicamentos de uso común como Almax, Pectox, Hemorrane, Fortasec, Acetil Cisteína o Mucosan, entre otros. Esto ha propiciado que, desde el primer mes de entrada en vigor, ya se esté notando un descenso "moderado" en las ventas, según el presidente de la patronal de las oficinas de farmacia, Fernando Redondo, si bien precisa que "aún es pronto" para tener los datos de facturación real. Redondo cree que "con el tiempo" se recuperarán las ventas, ya que "la gente que necesite estos medicamentos los va a acabar comprando, porque no son caros". De hecho, ha precisado que con determinados medicamentos "la gente ya tradicionalmente prefería ir a las farmacias antes de tirarse cuatro horas de espera en la consulta para conseguir una receta".

Pero, más allá del descenso en las ventas, el presidente de FEFE denuncia que la medida está generando algunas "dudas" en las farmacias, sobre todo con relación a cerca del centenar de medicamentos del listado que tenían excepciones de financiación para determinadas patologías. Según explica Redondo, "en la receta no se pone la patología del paciente, por lo que hay que suponer que es financiable, lo que les genera una inseguridad jurídica y económica porque luego la Administración puede decidir que este paciente no tenga derecho a esta excepcionalidad".

Además, ha criticado que después del listado inicial se hayan publicado algunas correcciones y que cada comunidad "lo aplique según su criterio". "Parece que hace falta el libro gordo de Petete para dispensar una sola receta", ha censurado.

Según el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, aún es "pronto" para comprobar cuál es el impacto que ha tenido en el gasto la entrada en vigor de la medida, adoptada por el Ejecutivo, con el respaldo del Consejo Interterritorial de Salud, el pasado mes de junio. "El impacto que ha tenido en el gasto no se verá ahora sino dentro de un mes, todavía es muy pronto para saberlo ya que no ha habido tiempo de recoger todos los datos", aseguraban a Europa Press.

Por su parte, el portavoz de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública, Marciano Sánchez Bayle, que señala que, aunque todavía es "pronto" para poder sus efectos absolutos, la medida está empezando a tener efectos negativos entre la población. "Tenemos constancia de que hay un porcentaje de población que no ha podido tener acceso a la medicación que necesitaba por falta de dinero", recalca. Sánchez Bayle asegura además que hay "bastante presión" sobre los profesionales sanitarios para que prescriban medicamentos "alternativos" que sí estén financiados.

Respecto a la percepción de los médicos, el presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Juan José Rodríguez Sendin, asegura hasta el momento no se han registrado incidencias. Por su parte, el presidente de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (Semfyc), Josep Basora, insta al Gobierno a crear "una agencia de evaluación independiente" que, "con criterios de evidencia", lleve a cabo "un proceso de evaluación flexible". Basora muestra además preocupación por la posibilidad de que las personas con menos recursos busquen alternativas "en remedios no muy probados".