Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno vasco califica la reforma de "retrógrada" y pide la dimisión de Wert

La consejera de Educación define la norma como "pura ideología conservadora y recentralizadora"

El portavoz de CiU, Duran i Lleida, opina que "se carga radicalmente el Estado de las autonomías"

"Una reforma retrógrada y recentralizadora". Así califica el Gobierno vasco el anteproyecto de ley educativa aprobado hoy por el Consejo de Ministros, que reduce del 45% al 35% las horas del currículo que las autonomías con lengua propia pueden fijar. Un rechazo que ya expresó el viernes pasado el lehendakari, Patxi López, tras conocer el borrador avanzado por EL PAÍS, y que llevó a su consejera de Educación, Isabel Celaá, a pedir la dimisión del ministro Wert. Hoy la vuelve a pedir de forma tajante en un comunicado en el que define la norma como "pura ideología conservadora y recentralizadora" que "supone un atentado contra el autogobierno llevado a cabo por la puerta de atrás y sin ningún ánimo de consenso".

“Está claro que Wert desconoce el funcionamiento del Estado autonómico y que no tiene ningún respeto por las comunidades”, subraya Celáa en su comunicado. En su opinión, el ministro debería dejar paso a otra persona “mejor cualificada” para gestionar la Educación, “capaz de dialogar y llegar a acuerdos porque la legislación educativa no puede estar cambiando cada día”. “Basándose en el consenso de todos los agentes educativos que en su momento tuvo la LOE, su antecesor Gabilondo hizo un intento espectacular por llegar a acuerdos con todos y en el último momento el PP lo rechazó”, recuerda Celaá. “El ministro Wert debería preguntarse por las razones que llevan a todos los agentes educativos a dejarle plantado”, continúa.

“La reducción del número de horas que nos corresponde fijar del currículo es especialmente dañina porque nos pone contra las cuerdas”, explica la consejera. “Actualmente la asignatura de euskera ya ocupa más de un 10% de las horas del currículo, por lo que la nueva situación nos va a dejar sin margen de maniobra para profundizar en las materias que consideremos estratégicas para Euskadi”, prosigue.

También hay críticas desde Cataluña, cuyo Ejecutivo avanzó ya el viernes pasado que no iba a aceptar "ninguna invasión de competencias”. Hoy aún no ha habido declaraciones de ningún miembro del Ejecutivo de Artur Mas, pero sí se ha manifestado el portavoz de CiU en el Congreso de los Diputados, Josep A. Duran i Lleida, en su cuenta personal de Twitter. Duran considera que con este proyecto de ley el Gobierno "se carga radicalmente el Estado de las autonomías en educación y la Constitución que tanto reclama cumplir". "¿Por qué no ejercemos la soberanía? Sí la comunidad educativa está de acuerdo con ello, ¡Adelante!", sugiere el líder nacionalista.

El portavoz del PSC, Jaume Collboni, ha expresado igualmente su rechazo y ha exigido al Govern que defienda el papel de la Generalitat en la educación y se oponga frontalmente a la ley. "El país que queremos tiene que poder decidir libremente sobre su educación", ha afirmado.

Por su parte, IU ha emitido una nota de prensa en la que considera el proyecto "toda una contrarreforma ideológica que no se fundamenta pedagógicamente en las escasas páginas que la conforman"  que supone "una vuelta al modelo educativo tardofranquista, elitista y segregador".

Más información