Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lucha genética contra la isquemia

Investigadores de Andalucía y California se unen para intentar lograr una terapia con células madre modificadas que evite amputaciones

La isquemia crítica se ha encontrado con nuevo enemigo: médicos del Hospital Reina Sofía de Córdoba y del California Institute for Regenerative Medicine, radicado en San Francisco, colaborarán en un ensayo clínico para tratar de contrarrestar los efectos de esta dolencia, que en muchas ocasiones acaba en la amputación de las extremidades inferiores. Dos de las tecnologías más prometedoras se darán la mano: las células madre y la modificación genética.

El equipo del Reina Sofía se presentó junto a investigadores de la Universidad de California en Davis a la convocatoria de 2010 de este prestigioso instituto. Tras superar todas las fases, recibió el 26 de julio el visto bueno a esta investigación, que busca regenerar la circulación sanguínea a través de células madre modificadas genéticamente.

En una primera fase los investigadores andaluces probarán su efectividad en animales. Luego, a partir de tercer año, de los cuatro que está previsto que dure el proyecto, la intención es realizar el ensayo clínico en 20 pacientes voluntarios en la Unidad de Terapia Celular del Reina Sofía. A cinco se les “infundirán” células madre sin modificar. A los 15 restantes, células modificadas genéticamente. Natividad Cuende, directora de la Iniciativa Andaluza en Terapias Avanzadas, advirtió ayer de que la terapia que se diseñe —basada en un denominado “vector viral” que se emplea para facilitar la regeneración— deberá contar con el visto bueno de la Agencia Española del Medicamento. Según la consejera andaluza de Salud, María Jesús Montero, será la primera vez que este ente supervisor autorice una investigación de estas características. El California Institute for Regenerative Medicine aportará 11,5 millones. La Junta gastará 1,2 millones, el valor de los recursos profesionales y materiales que se emplearán en la investigación.

Esta enfermedad tiene especial incidencia entre los diabéticos: el 20% de la población isquémica sufre esta dolencia. Además, el 50% de los diagnosticados de isquemia crítica sufren la amputación de un miembro al cabo de un año.