Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CIENCIA

El nuevo telescopio alemán Gregor, listo para observar el Sol desde Canarias

Es el mayor instrumento de este tipo de Europa y permitirá a los científicos estudiar el astro con gran detalle

Telescopio solar alemán Gregor, instalado en el Observatorio del Teide, en Tenerife.
Telescopio solar alemán Gregor, instalado en el Observatorio del Teide, en Tenerife.

El nuevo telescopio solar alemán Gregor está listo para empezar su operación en el Observatorio del Teide, en la isla de Tenerife. Es el mayor instrumento de este tipo en Europa y el tercero del mundo, y permitirá a los científicos hacer observaciones del astro con gran resolución, centrándose sobre todo en la cromosfera y en la fotosfera, tanto en infrarrojo como en el rango de luz visible. La inauguración oficial será el próximo 21 de mayo.

El Gregor es un telescopio avanzado, de 1,5 metros de apertura y dotado de la tecnología de óptica adaptativa, con la que compensa las turbulencias atmosféricas y logra así captar detalles en las imágenes del Sol similares a las que se obtendrían desde el espacio, según informa el consorcio alemán que lidera este nuevo instrumento astronómico. Los científicos podrán hacer el seguimiento de procesos en el Sol a escala tan pequeña como 70 kilómetros.

El diseño del telescopio es completamente abierto para lograr el enfriamiento por aire de las estructuras y espejos. Por ello, la clásica cúpula de protección de los observatorios ha sido sustituida por una cubierta retráctil, lo que ha supuesto todo de ingeniería para lograr la estabilidad del instrumento y para eliminar las vibraciones inducidas por el viento. El espejo principal, muy ligero, está hecho de un material que no se deforma con el calor del Sol y está refrigerado por la parte trasera para evitar que se caliente la parte frontal y se formen turbulencias.

El desarrollo del Gregor ha sido liderado por el Kiepenheuer-Institut für Sonnenphysik, en Friburgo, con la colaboración del Leibniz-Institut für Astrophysik en Postdam y el Instituto Max Planck, además de la contribución de la Academia de Ciencias de la República Checa y del Instituto de Astrofísica de Canarias y varias instituciones alemanas.