Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mato ve factible aplicar este año un sistema de copago en función de la renta

La ministra afirma que la sanidad pública es "absolutamente insostenible" en este momento

Ana Mato, en la sesión de control en el Congreso.
Ana Mato, en la sesión de control en el Congreso. EFE

La ministra de Sanidad, Ana Mato, ve factible aplicar este mismo año un sistema de copago de recetas en función de la renta de los pacientes, por tramos, gracias al cruce de datos informáticos de Hacienda, Seguridad Social y Sanidad, siempre y cuando lo decida el Consejo Interterritorial de Salud.

En conversación informal con los periodistas en los pasillos del Congreso, Mato ha apuntado que los avances informáticos hacen viable la implantación de un sistema que introduzca la progresividad en el copago de las recetas, ya que el Gobierno dispone de los datos fiscales y sanitarios de todos los ciudadanos. Y, a su juicio, sería posible hacerlo este mismo año, aunque ha dejado claro que esta medida es por ahora una de las posibilidades que se van a estudiar con las comunidades autónomas en el Consejo Interterritorial del próximo 18 de abril.

Otra de las propuestas de ahorro lanzadas por alguna autonomía, e incluso ya implantada en Cataluña, la del pago de un euro por receta, ha sido descartada de plano por la titular de Sanidad. También rechaza implantar algún tipo de copago por las consultas o prestaciones sanitarias.

"La asistencia sanitaria va a seguir siendo gratuita", ha manifestado la ministra en respuesta a una interpelación del PSOE en el Congreso, pese a reconocer que el sistema es "absolutamente insostenible" en este momento, con una deuda de 16.000 millones de euros.

Según Mato, las reformas que el Gobierno pone sobre la mesa se refieren siempre al gasto farmacéutico y los Presupuestos Generales de 2012 no solo mantienen, sino que "blindan" el sistema de bienestar social.

Otras medidas para conseguir el ahorro de 6.000 millones de euros que se marca el Gobierno como objetivo son la regulación del llamado "turismo sanitario" o la implantación de la tarjeta sanitaria única, que evitaría, ha señalado, duplicidades como la realización de las mismas pruebas clínicas a un mismo paciente en distintas autonomías.