Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

BP retrasa el nuevo intento para sellar la fuga de petróleo en el Golfo de México

La compañía corrige su anuncio inicial y posterga una semana la operación para colocar una nueva campana sobre el vertido.- Primeras imágenes de la tubería que vierte 795.000 litros de petróleo al día al golfo de México

En medio de crecientes acusaciones de negligencia, British Petroleum (BP) retrasará el nuevo intento de sellar la fuga de crudo que ha generado la mayor marea negra en la historia de EE UU con una nueva campana metálica. El director de operaciones de la petrolera británica, Doug Suttles, había señalado que la colocación de la nueva campana se llevaría a cabo entre hoy y mañana, un portavoz de la empresa ha corregido posteriormente esa afirmación, postergando la operación alrededor de una semana.

Se tratará del segundo intento de tapar la fuga colocando sobre ella una estructura metálica campaniforme. La semana pasada BP intentó realizar esta operación, pero el artefacto no pudo cumplir su propósito debido a la presencia de gas cristalizado, que taponó el conducto por el que tenía que ser transportado el petróleo hacia un barco en la superficie. En esta ocasión la campana es de menor tamaño, con lo que los técnicos de BP confían en que se ajuste mejor y así se dificulte la entrada de agua gélida que causa la cristalización del gas.

La responsabilidad de BP

Aunque ya sabíamos lo que estaba pasando a un kilómetro y medio bajo el agua en el golfo de México, hoy lo vemos por primera vez. Tres semanas después del accidente en la plataforma petrolífera Deepwater Horizon, BP ha sumergido una cámara de vídeo para grabar la tubería rota de la que sigue brotando petróleo sin control a un ritmo de 5.000 barriles de petróleo diarios (unos 795.000 litros).

En 21 días ha vomitado ya al mar 15 millones de litros de petróleo, lo que ha causado la peor marea negra en la historia de Estados Unidos, que ahora amenaza con llegar a México arrastrada por los huracanes.

El vídeo muestra el crudo que brota de una cañería amarillenta en una imagen que recuerda al vapor de un géiser. La petrolera británica causante del desastre, ue hace peligrar el hábitat de especies marinas y terrestres de los estados de Luisiana, Alabama, Misisipi y Florida, ha admitido que sus instalaciones no superaron las pruebas de seguridad horas antes de la explosión. La tubería ahora rota sufría una presión inusual. Además, el diario The Wall Street Journal informó ayer que la compañía decidió finalizar el trabajo en la plataforma el mes pasado, a pesar de que las pruebas sugerían que se había filtrado gas combustible en el pozo.