Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Italia después de Eluana

La autopsia revela que Eluana murió por deshidratación

La mujer en estado vegetativo falleció el lunes tras tres días sin recibir alimento

Los resultados preliminares de la autopsia realizada al cadáver de Eluana Englaro, la mujer italiana que permaneció 17 años en estado vegetativo, han revelado que murió de una parada cardiaca después de una crisis provocada por la deshidratación de su cuerpo, al que tres días antes se le había retirado la alimentación e hidratación artificial que mantenían a la mujer con vida, informa hoy la prensa italiana.

Eluana Englaro falleció el pasado lunes en la casa de reposo La Quiete de Udine (norte de Italia). Su cadáver fue trasladado ayer por la tarde al hospital de Santa María de la Misericordia de la misma localidad, donde un equipo médico le realizó la autopsia. El examen estuvo coordinado por el médico forense Carlo Moreschi, designado por la Fiscalía de Udine, así como por su colega toxicólogo Rino Faldi. También estuvieron presentes los peritos enviados por la familia Englaro, Stefano Pizzolitto y Nelia Malusà.

Todavía habrá que esperar una o dos semanas para conocer los resultados de los análisis químico-toxicológicos, que servirán para despejar cualquier duda sobre las causas de la muerte.

El fallecimiento de Eluana, el lunes por la tarde, se produjo cuando el Senado italiano debatía una proposición de ley -aprobada ayer por esa Cámara- para impedir retirar la alimentación y la hidratación a pacientes en estado vegetativo y que, de haber entrado en vigor antes de su muerte, habría obligado a los médicos a reiniciar la alimentación de la mujer, lo que llevó a sectores conservadores y católicos a sostener que la muerte de Eluana fue "acelerada".

Hoy mismo se espera que la Fiscalía de Udine acepte los resultados de la autopsia y autorice el traslado del cadáver a la localidad cercana de Paluzza, de donde es originario el padre de Eluana, Beppino Englaro, y cuyo cementerio acogerá el entierro, sin funeral religioso y tras una bendición.

"Dejadme vivir mi dolor a solas. Sé perfectamente que todo esto es público, pero, llegados a este punto, deseo precisamente que, visto el epílogo, vuelva a entrar en una dimensión privada", reclamó ayer el padre de Eluana en declaraciones a los medios italianos.