Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno estrecha lazos con Italia tras distanciarse del eje franco-alemán

La ministra de Exteriores anuncia una estrategia de cooperación en migración, presupuestos y Brexit

Arancha González Laya, en la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores este viernes. En vídeo, sus declaraciones durante un encuentro con su homólogo italiano, Luigi di Maio.

España teje nuevas alianzas en el seno de la UE. La ministra de Exteriores, Arancha González Laya, ha dado un giro respecto a la vocación española de incorporarse al eje franco-alemán para fijar su mirada en Italia. La jefa de la diplomacia aspira a estrechar lazos con este país —después de años de tirantez en la relación bilateral— en ámbitos clave como la migración y el presupuesto comunitario. “Vamos a trabajar juntos para estrechar relaciones, pero también para pesar de manera más estratégica en una UE cambiante”, ha señalado la ministra después de su primer encuentro bilateral en España, que ha sido este viernes con su homólogo italiano, Luigi di Maio.

Italia y España comparten lazos históricos y retos presentes como la migración irregular a través del Mediterráneo. Los dos Estados han sido, junto con Grecia, los principales receptores de llegadas a través de las costas desde la crisis de refugiados desatada en 2015, aunque la caída brusca del último año ha rebajado mucho esa incidencia y las llegadas registradas por los dos Estados apenas suponen un tercio de todas las de la UE. Pese a enfrentarse a problemas similares, la convivencia entre Madrid y Roma en el club comunitario ha estado tradicionalmente más basada en la desconfianza que en la cooperación. González Laya, que llega con una visión renovadora a Exteriores, aboga por colaborar más con el socio italiano para orientar las políticas europeas hacia los intereses comunes.

A corto plazo, esa aproximación se traducirá en una reunión de ambos jefes de Gobierno —Pedro Sánchez y Giuseppe Conte— y en posiciones cercanas en migración. Habrá un documento conjunto con el que esperan propiciar “un pacto de migración con justicia y con solidaridad”, una aspiración que lleva años atascada en Bruselas. También quieren alinearse ante la elaboración de los presupuestos europeos venideros, el Brexit y la política europea hacia el Mediterráneo.

Di Maio ha enfatizado la necesidad de mitigar el caos en Libia como clave en los flujos migratorios. “Nos tiene que preocupar también por la amenaza terrorista”, ha añadido el jefe de la diplomacia italiana en una conferencia de prensa con la ministra española, que comparecía por primera vez en Madrid. Ambos ministros precisaron que esa cooperación se realizará en el marco europeo. Hasta ahora, España se había acercado más a las posiciones alemana y francesa en el desafío migratorio, pero la diplomacia descubrió también los límites de ese entendimiento: España es un país con frontera externa de la UE y esos dos Estados europeos tienen mucho interés en frenar los llamados movimientos secundarios de migrantes que puedan entrar en España y más tarde desplazarse a territorios más al norte.

Además de la cita con el ministro italiano, González Laya tiene este viernes en su agenda una conversación telefónica con el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo. Preguntada por su intención de condicionar una mayor presencia de Estados Unidos en la base de Rota, como pretende Washington, a una rebaja de la agresividad comercial que exhibe la Administración de Donald Trump, con la imposición de aranceles, la ministra optó por la prudencia. “Una relación bilateral no comienza con reclamaciones, sino con diálogo”, ha señalado, aunque también ha admitido que hay cuestiones sobre las que no existe acuerdo.

La ministra también ha respondido a preguntas sobre Venezuela. González Laya ha reiterado que no existe “ningún cambio” en la política española hacia este país, que ha sintetizado así: “Nuestra posición consiste en favorecer, fomentar, apoyar y, cuando es necesario, empujar a las partes para que encuentren una solución. Apoyaremos todo lo que vaya en esa dirección”. La ministra ha concluido: “Tiene que ser una solución entre las partes venezolanas”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información