Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Eurocámara inicia el procedimiento para retirar la inmunidad a Puigdemont

El 'expresident' insiste en preguntar a los socialistas si "votarán con los fascistas de Vox"

Carles Puigdemont, en una imagen del 14 de enero, en el Parlamento Europeo. En vídeo, la Eurocámara activa el suplicatorio contra Puigdemont y Comín.

La vicepresidenta del Parlamento Europeo Ewa Bozena Kopacz ha anunciado este jueves que la institución ha puesto en marcha el procedimiento para votar el levantamiento de la inmunidad del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y su exconsejero Antoni Comín. La petición de suplicatorio remitida por el Tribunal Supremo será examinada en la Comisión de Asuntos Legales de la Cámara, que deberá remitir una recomendación a la Eurocámara. El pleno tendrá la última palabra por mayoría simple. Populares, socialdemócratas y liberales europeos ya han sugerido que darán luz verde al suplicatorio. Aun sí, Puigdemont, cuya formación se alineó con la derecha para rechazar la investidura de Pedro Sánchez, ha insistido este jueves en preguntar a los socialistas, liderados por la española Iratxe García, si piensan votar a favor del suplicatorio "con los fascistas de Vox".

Apenas cuatro días después de anunciar su incorporación en el hemiciclo, Kopacz ha anunciado a la Cámara el arranque del engranaje para debatir la retirada de la inmunidad a Puigdemont y Comín. La solicitud, iniciada por el juez instructor del Supremo Pablo Llarena será examinada por la comisión encargada de asuntos jurídicos en la Cámara. Su próxima reunión se producirá los 27 y 28 de enero, aunque su orden del día aún no se ha cerrado.

"Las autoridades españolas se han dirigido al presidente de nuestra institución [David Sassoli] para solicitar el levantamiento de la inmunidad de Carles Puigdemont y Antoni Comín para poder seguir con las investigaciones judiciales de estos dos eurodiputados y, según el reglamento de esta institución, esta solicitud se someterá a la comisión de asuntos jurídicos", ha sostenido Kopacz al inicio de la sesión.

Los servicios jurídicos de la Eurocámara decidieron reconocer a ambos políticos a raíz de la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE del caso Junqueras. Pero finalmente también dieron luz verde a la tramitación de su suplicatorio. La Comisión de Asuntos Legales, encargada de debatirlo, no es un órgano jurisdiccional. Es decir, no juzga nada. “Esto no es un tribunal de justicia, nosotros no somos un juzgado, sino una comisión delegada del Parlamento para apreciar ese tipo de cuestiones”, sostiene Ibán García del Blanco, vicepresidente de esa comisión por el Partido de los Socialistas y Demócratas (S&D).

El procedimiento parlamentario

La comisión designará un ponente que se encargará del expediente, que no podrá ser español. Durante sus trabajos, podrá solicitar todos los documentos que considere necesarios y los implicados podrán pedir ser escuchados. No hay un tiempo fijado. Algunos casos han durado semanas y otros años. Y aunque este reviste mucha complejidad, fuentes parlamentarias afirman que su duración será breve. Los líderes de los tres principales grupos parlamentarios, de hecho, ya mostraron su inclinación a “dejar trabajar a la justicia”. García estima que ese periodo podría ser de un par de meses.

Puigdemont y su abogado, Gonzalo Boye, saliendo del Palacio de Justicia.
Puigdemont y su abogado, Gonzalo Boye, saliendo del Palacio de Justicia.

“Vamos a analizar las circunstancias del caso en cuanto a levantamiento de la inmunidad o no, que tiene que ver con que esté relacionado con alguna denuncia por cuenta de la actividad como europarlamentario de alguna de las personas que están implicadas. De no ser así, lo normal es que se levante la inmunidad”, afirma García. El informe del ponente, a continuación, pasa al plenario, que debe avalarlo o rechazarlo por mayoría simple.

La luz verde al suplicatorio no significaría la entrega de Puigdemont y Comín a las autoridades españolas, sino la pérdida de la inmunidad parlamentaria. La Eurocámara considera que esta es necesaria para garantizar la independencia de la institución. Es decir, no se trata tanto de un derecho individual sino de un mecanismo para que ninguno de sus miembros pueda ser perseguido por el ejercicio de su actividad parlamentaria. De hecho, en muchos casos los diputados piden la retirada de la inmunidad para poder defenderse ante la justicia de su país.

La Eurocámara comunicó el miércoles a Puigdemont y Comín la decisión de atender el suplicatorio. "Cuando nos presentamos a las elecciones ya había una carpeta que se llamaba suplicatorio", ha ironizado elexpresidenten Estrasburgo este jueves. Como ya hizo el pasado lunes, Puigdemont trasladó toda la presión sobre los socialistas, a pesar de que Junts per Catalunya votó en contra de la investidura de Pedro Sánchez junto al bloque de la derecha en el Congreso.

"El Partido Socialista debe examinar muy bien cual va a ser su posición. La pregunta es: ¿Va a votar con los fascistas de Vox? Va a apoyar la persecución política que nos hace Vox y votará entusiastamente sin aspavientos y apoyará la posición de los fascistas de Vox?", ha añadido el expresident, cuyo partido no tuvo reparos en votar con Vox contra la investidura de Sánchez. Puigdemont también sostiene que hay un problema de forma en la solicitud que ha mandado el Supremo, puesto en su opinión esta debería haber sido tramitada por el Ministerio de Justicia.

En la legislatura pasada, hubo unas 50 peticiones de retirada de inmunidad, de las cuales se atendieron casi todas. Apenas cuatro se rechazaron. Sin embargo, la condición de parlamentario no se pierde hasta que hay condena. Para ser entregados a España, además, Puigdemont y Comín deberán esperar a la decisión del juez belga que tramita la euroorden, que la dejó en suspenso al adquirir su condición de parlamentarios.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información