Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puigdemont asume su escaño y España pide a la Eurocámara que le retire ya la inmunidad

El 'expresidente' de la Generalitat pide a los socialdemócratas que rechacen la demanda del Tribunal Supremo

Puigdemont y Comín, en el Parlamento Europeo este lunes. En vídeo, declaraciones de Puigdemont tras acudir al pleno del parlamento.

El expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont y su exconsejero Antoni Comín, prófugos de la justicia desde hace 26 meses, se sentaron este lunes en sus escaños del Parlamento Europeo seis meses después del inicio de la legislatura. Arropados por la plana mayor del independentismo catalán, Puigdemont se propuso hacer de la crisis catalana “un asunto europeo”. Horas antes, el Tribunal Supremo español puso en marcha el engranaje para que el Parlamento Europeo decida si retira la inmunidad a ambos diputados.

El expresident no pudo darse un baño de masas en Estrasburgo. Apenas 200 activistas llegados de Cataluña acudieron a saludar la toma de posesión de Puigdemont, cuando hace seis meses hasta 10.000 personas se desplazaban a la ciudad alsaciana para apoyar a los líderes independentistas, por entonces excluidos de su escaño. Sí acudieron a Francia los líderes de los dos partidos que integran el Gobierno catalán, empezando por los presidentes de la Generalitat, Quim Torra, y el Parlament, Roger Torrent; los consejeros Miquel Buch, Alfred Bosch y Damià Calvet, y destacados cargos de Junts per Catalunya y ERC como Laura Borràs, Elsa Artadi o Ernest Maragall. No asistió, en cambio, el vicepresidente del Ejecutivo catalán, Pere Aragonès, de ERC, que alegó motivos personales.

Junts per Catalunya ve la llegada de los dos políticos a la Eurocámara como una oportunidad para su propósito de “internacionalizar” el plan secesionista. “Hoy podemos decir que la crisis catalana ha impactado profundamente en los fundamentos constitucionales de la UE y es imposible que la UE siga mirando hacia otro lado”, dijo el expresident.

Los eurodiputados Carles Puigdemont y Toni Comin a las puertas del parlamento europeo este lunes. En vídeo, declaraciones de Puigdemont.

En realidad, ni Puigdemont ni Comín son los primeros diputados secesionistas que se sientan en el Parlamento Europeo ni de momento hay planteado ningún debate sobre Cataluña. Tampoco en esta ocasión. El presidente de la Cámara, David Sassoli, informó en el arranque de la sesión de la incorporación del expresident y su exconsejero y de la “vacante” que dejaba Oriol Junqueras después de la decisión del Supremo de mantenerlo inhabilitado y en prisión, tras su condena por sedición y malversación. El diputado de Vox Jorge Buxadé pidió entonces la palabra, pero Sassoli decidió no dársela para evitar que la Eurocámara se enredara en un debate que no estaba en la agenda.

Mientras, al fondo del hemiciclo, Puigdemont portaba un cartel que pedía la libertad de Junqueras pero que guardó obedientemente cuando así se lo pidió un funcionario de la Cámara. Antes, había podido charlar con algunos compañeros de la bancada de diputados no inscritos, entre ellos el líder del Partido del Brexit, Nigel Farage. También despachó con la europarlamentaria de la Izquierda Unitaria Manon Aubry, quien está en la comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento, que deberá examinar el suplicatorio.

Plazos

Fuentes parlamentarias sostuvieron que la petición de la justicia española para que la Eurocámara retire la inmunidad a Puigdemont y Comín —y poder así reactivar la causa judicial contra ellos— podría ser, precisamente, el mayor amplificador de la crisis catalana en Bruselas. “Será un calvario”, predijeron esas fuentes.

El engranaje de ese procedimiento se puso en marcha este lunes, cuando el presidente del Supremo, Carlos Lesmes, remitió a Sassoli la solicitud instada por el juez instructor de la causa del procés, Pablo Llarena. Un portavoz del Parlamento Europeo confirmó que la institución ha recibido la solicitud.

Cuando el presidente de la Eurocámara lo comunique en sesión plenaria —después de que los funcionarios estudien los documentos—, el procedimiento se pondrá oficialmente en marcha. El asunto pasará primero a la Comisión de Asuntos Legales, la misma que, en una decisión sin precedentes, fulminó este año a dos candidatos para comisario europeo. Este órgano deberá elaborar un documento que recomiende aceptar o rechazar el levantamiento de la inmunidad tras pedir y estudiar toda la información que crea necesaria y escuchar a los dos diputados. Todo a puerta cerrada.

La recomendación que formule esa comisión deberá ser aprobada por mayoría simple en pleno. En caso de que se atendieran las demandas de la justicia española, Puigdemont y Comín no perderían su acta de diputados, sino su inmunidad. Y el juez belga que tramita su euroorden debería pronunciarse sobre su entrega a España. Según fuentes parlamentarias, en un 90% de los casos se ha accedido a esa solicitud. Así se procedió, por ejemplo, con Jean-Marie Le Pen o Marine Le Pen. No hay un plazo determinado para resolver los casos, pero fuentes consultadas no descartan que este pueda durar meses.

Puigdemont dijo tener su estrategia ya más o menos trazada ante la amenaza del fin de su aventura europea. Por ahora, el expresident cree que los eurodiputados socialistas españoles deben votar, por coherencia, en contra de la petición de la justicia española. “Yo estoy convencido de que van a hacer caso a su jefe de filas [en referencia a Pedro Sánchez], que de forma solemne en su investidura se comprometió a desjudicializar la política. Estoy convencido de que si hay un tiempo nuevo en el Gobierno español eso se va a demostrar”, dijo Puigdemont.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información