Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puigdemont desiste de ir a la protesta de Estrasburgo por miedo a ser detenido

El expresidente catalán acudió a la frontera de Alemania y Francia, pero sus abogados le recomendaron que no la cruzara

Momento de la movilización en Estrasburgo, este martes. En vídeo, el abogado de Puigdemont dice que le ha recomendado que no viaje a Francia.

La cautela apaciguó la tentación del golpe de efecto. Carles Puigdemont ha eludido participar, por consejo de sus abogados, en la protesta convocada este martes por el independentismo en Estrasburgo ante el Parlamento Europeo para criticar la exclusión del escaño de tres de sus representantes. Los secesionistas se han lanzado a su segunda gran movilización europea un año y medio después de la manifestación de Bruselas. La concentración fue convocada por el denominado Consell de la República frente a la sede de la Eurocámara, donde han pedido que se admita a Oriol Junqueras, Carles Puigdemont y Antoni Comín como europarlamentarios. Según la policía, han participado unas 10.000 personas en Bruselas fueron 45.000, aunque coincidió con un festivo llegadas en un centenar de autobuses, dos vuelos chárter y vehículos particulares. La gran incógnita hasta última hora fue si Puigdemont aparecería en el acto, pero su abogado Gonzalo Boye se encargó de atajar las especulaciones: pese a que su cliente se había desplazado hasta las proximidades del evento, le recomendó que no acudiera a la protesta ante el temor de que fuera detenido si cruzaba la frontera entre Alemania y Francia.

A diferencia de Puigdemont, Boye sí intervino junto a la Cámara, donde aseguró que tanto el expresidente como el exconsejero Antoni Comín se encontraban "a pocos metros", aunque eludió confirmar si llegaron a pisar suelo francés o si permanecieron en todo momento del lado alemán. Los vídeos grabados para el acto por Puigdemont y Comín desde la localidad germana de Kehl, al otro lado de la frontera, despejaron las dudas. El expresidente catalán ha evitado una vez más pisar Francia, donde no ha entrado desde su huida ante el temor de que España reactive la euroorden en el país gobernado por Emmanuel Macron, un territorio a priori más propicio para que sea extraditado a España. "¿De qué tenéis miedo? ¿De la democracia, de las urnas, de la gente? España, tienes miedo, pero nosotros no", afirmó Comín desde la zona alemana del puente que cruza el Rin y une ambos países.

Boye incluso apuntó la posibilidad de que Puigdemont, de ser detenido en Francia, fuera trasladado a España sin necesidad de que mediara una euroorden, por un acuerdo bilateral entre ambos países. "No se puede garantizar", afirmó, que "una medida administrativa" no pueda llevar al expresident "directamente a territorio español", dijo. Así, en apenas 24 horas, se han venido abajo dos de los mantras que letrado y cliente han sostenido en los últimos tiempos: que Puigdemont se sentaría en el Europarlamento el día de su constitución y que puede moverse libremente por todos los Estados de la UE excepto España.

La protesta empezó en torno a las siete de la mañana, con pequeños grupos que se fueron nutriendo de participantes conforme avanzaba la jornada entre gritos de "independencia", "libertad presos políticos" y contra Antonio Tajani, presidente del Parlamento Europeo. Un importante cordón policial, con al menos 13 furgones de antidisturbios desplegados, alejó a los manifestantes poco después de que llegaran a las inmediaciones del edificio que alberga al legislativo comunitario. Los organizadores desplegaron voluntarios con cajas para recaudar fondos para el Consell de la República, el organismo creado por Puigdemont en Waterloo con el objetivo de internacionalizar el procés, que en los últimos meses ha tenido dificultades para captar nuevos socios.

Una voluntaria lleva las cajas para recabar donaciones en la concentración.
Una voluntaria lleva las cajas para recabar donaciones en la concentración.

El acto central se desarrolló al mediodía, cuando se interpretó L'Estaca de Lluís Llach y tomaron la palabra varios eurodiputados afines al independentismo; la presidenta de la Asamblea Nacional Catalana, Elisenda Paluzie, y el actor catalán Sergi Mateu. Hasta entonces, las especulaciones sobre la presencia o no de Puigdemont copaban las conversaciones de los asistentes. Con la crisis de los incendios en Tarragona todavía por atajar, el presidente Quim Torra decidió finalmente no viajar a Estrasburgo, y en su lugar envió un mensaje de vídeo. "Estoy convencido de que Junqueras, Puigdemont y Comín serán eurodiputados", afirmó entre aplausos.

En medio de esa tensa atmósfera en el exterior, el Europarlamento ha iniciado este martes una nueva legislatura en la que los asientos de los tres eurodiputados independentistas quedaron vacíos. Puigdemont había intentado hasta última hora revocar su exclusión, pero la justicia europea rechazó este lunes concederle las medidas cautelares que pedía para poder sentarse en el hemiciclo. La única representante en la Cámara del independentismo catalán ha sido Diana Riba, de ERC, esposa de Raül Romeva, actualmente en prisión preventiva. Junto a su asiento en el hemiciclo, Riba ha colocado una fotografía de Junqueras con fondo amarillo. Y otros eurodiputados han hecho lo propio con sendos retratos de Puigdemont y Comín. Las referencias a los políticos independentistas no han acabado ahí. El eurodiputado del Sinn Féin irlandés Matthew Carthy ha reclamado al presidente saliente de la Eurocámara, Antonio Tajani, que se reconozcan los derechos políticos de Puigdemont, Comín y Junqueras.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información