Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Junqueras llama a acelerar la negociación pese a la sentencia

La ministra portavoz en funciones no quiso aclarar cuál será la decisión del Ejecutivo sobre la posición de la Abogacía del Estado

El exvicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, llega a la Audiencia Nacional el 1 de noviembre de 2017. En vídeo, ERC suspende la negociación con el PSOE.

El campo de minas en el que se ha convertido la negociación para la investidura de Pedro Sánchez no puede eternizar las conversaciones y ya no valen nuevos parones. Esta idea que el PSOE defendía desde el principio la va asumiendo también Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), que ve la oportunidad de darle el acelerón final a las conversaciones en los próximos días, una vez pase el congreso que este sábado celebra el partido independentista. Su líder, Oriol Junqueras, quiso disipar este viernes las dudas. “No se debe parar la negociación en ningún caso”, dijo Junqueras desde la cárcel tras la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que concluye que debería haber sido autorizado a tomar posesión del escaño de eurodiputado el pasado junio.

Las palabras de Junqueras fueron todo un revulsivo para los negociadores. Especialmente después de que, el pasado jueves, ERC afirmase haber congelado las conversaciones con el PSOE a la espera de conocer la posición de la Abogacía del Estado sobre la sentencia acerca de la inmunidad del líder independentista. Los dirigentes republicanos sobrentienden que la Abogacía del Estado no defenderá ahora un posicionamiento diferente del que mantuvo en junio —cuando ya defendió que Junqueras pudiera acceder al acta de eurodiputado— y que por lo tanto el Gobierno no pondrá mayores trabas para dar cumplimiento a la sentencia.

La ministra portavoz en funciones, Isabel Celaá, no quiso aclarar este viernes, tras la reunión del Consejo de Ministros, cuál será la decisión del Ejecutivo sobre la posición de la Abogacía, e insistió en que se basará en criterios técnicos, una vez leída con calma la sentencia. En fuentes socialistas y gubernamentales se da por hecho que el criterio final de la Abogacía no supondrá un impedimento para continuar las conversaciones con Esquerra.

Celáa pidió a la formación de Junqueras que mantenga la negociación política y no haga depender la investidura de lo que digan los tribunales. “No llevemos a lo judicial la herencia que se nos ha dejado, que es la sentencia del procés, por haber tratado lo político en el ámbito judicial. Esta es la voluntad del Gobierno y parece que también la de Junqueras”, comentó la portavoz del Ejecutivo.
El líder de ERC, en una entrevista en Catalunya Ràdio desde la prisión de Lledoners, donde cumple su condena a 13 años por un delito de sedición, animó a que se vuelva a la negociación. “Hay que estar dispuesto a dialogar siempre, con todos, siempre, independientemente de que yo esté o no en la cárcel. Porque tenemos que trabajar para proteger y cuidar los derechos de todas las personas. No hacerlo sería traicionarnos a nosotros mismos”, dijo.

En cualquier caso el mayor escollo sigue siendo el alcance de la futura mesa de negociación entre gobiernos sobre el conflicto político catalán y especialmente su anclaje institucional. Los socialistas hacen hincapié en el contenido que se dará a este organismo para canalizar el diálogo —que en todo caso, insisten, estaría siempre dentro del marco constitucional—, mientras que ERC centra sus esfuerzos iniciales en el formato. Y es que los de Junqueras siguen insistiendo en una mesa al margen de la Comisión Bilateral Estado-Generalitat prevista en el Estatut, ya que la consideran excesivamente restrictiva.

Los socialistas están ultimando un documento que remitirán a los republicanos con la intención de acelerar el acuerdo. El congreso que este sábado celebra ERC y que debe servir para fijar su hoja de ruta a medio plazo ha hecho que el documento no se haya enviado todavía, según fuentes de la negociación. Todos quieren esperar al desenlace de un cónclave que no deja de tener un punto imprevisible por el carácter asambleario de ERC y porque los 1.700 inscritos tienen que debatir sobre la renuncia a la independencia unilateral. Hasta ahora, Esquerra dejaba la puerta abierta a una nueva declaración unilateral de independencia (DUI), pese a no ser ya la opción prioritaria. Pero en la ponencia de la dirección para el congreso, la vía de la unilateralidad se enfría y únicamente se contempla como “tercera vía” un referéndum no acordado, aunque no otra DUI.

La dirección de ERC confía en que los sectores de las bases más rupturistas no impedirán el giro. El objetivo de los republicanos es negociar un acuerdo “de legislatura” para que el diálogo sobre la cuestión catalana pueda tener recorrido en el tiempo. Este aspecto satisface al PSOE, que considera que los republicanos deberían ayudar a sacar adelante numerosos proyectos de la legislatura, incluidos los Presupuestos del año que viene, para facilitar una negociación que ya de por sí entraña numerosos riesgos políticos.

Esquerra considera que la sentencia del tribunal europeo sobre Junqueras es una victoria para los independentistas, pero también cree que puede “impulsar” que el Gobierno priorice la vía del diálogo por encima de la judicial. Los republicanos piden que este cambio incluya gestos por parte del Ejecutivo, en lo que de él dependa, para no tensionar más en los juzgados las numerosas causas abiertas contra el independentismo. Y ello incluye a los presos del procés, que una vez calificados en segundo grado penitenciario, pueden comenzar a solicitar salidas puntuales de la prisión para ir a trabajar o ejercer actividades de voluntariado.

Encajar las piezas

La fecha de la investidura depende de que las piezas acaben encajando. ERC considera que ya no hay tiempo para celebrar el debate parlamentario en lo que queda de año. Aunque la negociación se acelere a partir de este domingo si el congreso de los independentistas no provoca ningún otro tropiezo, la dirección de ERC ve difícil que se puedan cerrar los puntos pendientes en pocas horas. Máxime cuando el consejo nacional del partido, el máximo órgano entre congresos, tiene que validar cualquier acuerdo de este calibre y su convocatoria requiere ciertos procedimientos que llevan tiempo. Esto, junto al apretado calendario de festividades, hace que ERC apueste por los primeros días de enero como fecha más probable para una eventual investidura.

Pese a ello, el PSOE no se resigna a descartarla en lo que queda de año. Toda la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros de este viernes estuvo llena de guiños a ERC para que no rompa ni congele la negociación y se pueda intentar aún una investidura con la segunda votación el 30 de diciembre. Por este motivo, Celaá aseguró que el Ejecutivo sigue trabajando en la “conversación política” y que “no renuncia a conseguir la investidura a final de año”. “Se trabaja para ello”, insistió. En lo que sí parecen ponerse de acuerdo unos y otros es que ya no pueden permitirse nuevos parones.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información