Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lastra y Rufián pactan en secreto las condiciones para negociar la investidura de Sánchez

Una comisión con tres representantes del PSOE y ERC negociará a partir del lunes la creación de una mesa de diálogo sobre Cataluña entre ambas formaciones

La portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Adriana Lastra, junto al portavoz de ERC, Gabriel Rufián, el pasado mes de junio. En vídeo, PSOE y Unidas Podemos consultan a sus bases sobre el acuerdo de coalición.

La negociación entre el PSOE y ERC para conseguir la abstención de los republicanos en la investidura de Pedro Sánchez como presidente ya ha empezado. Este jueves hubo una reunión secreta en el Congreso, a la hora de la comida, entre Adriana Lastra y Gabriel Rufián, los encargados por sus respectivos líderes de llevar adelante este complejo diálogo para dar forma a una negociación que llevará semanas y que empezará ya con papeles, después de la consulta de Esquerra a sus bases el lunes, en la que la dirección del partido confía en lograr un claro resultado afirmativo que le permita blindar la decisión final.

Habrá varios negociadores por cada partido. Por el PSOE serán la propia Lastra, José Luis Ábalos, número tres de la formación, y Salvador Illa (secretario de Organización del PSC). Por ERC estarán Rufián, Marta Vilalta, la adjunta a la secretaría general, y Josep María Jové, presidente del consejo nacional del partido. Carmen Calvo continuará por su parte el diálogo con Pere Aragonès, hombre fuerte de ERC, que nunca se ha interrumpido porque ambos mantienen una buena relación. Pero será de manera informal, en la mesa estarán los otros seis. En el centro de la negociación, que el PSOE pretende ampliar a otros asuntos para incluir también un acuerdo programático sobre una agenda social, estará el pacto sobre un foro de diálogo para afrontar el problema político de Cataluña.

Los republicanos exigen un acuerdo muy claro, y por escrito, en el que se plantee con detalle cómo sería esa mesa de diálogo para tratar el problema de Cataluña. En las conversaciones previas entre los dos grupos parece muy claro que la negociación se encamina hacia una mesa entre ambos partidos, y no entre Gobiernos. En las últimas generales del 10 de noviembre, el PSOE ganó con claridad las elecciones en toda España y ERC hizo lo mismo en Cataluña, por tanto, eso justificaría que sean ellos los que inicien ese diálogo.

Mucho más complejo será pactar el marco y los límites de ese diálogo. Los socialistas han dejado clara su posición en el punto 9 del acuerdo con Unidas Podemos, donde se dice: “El Gobierno de España tendrá como prioridad garantizar la convivencia en Cataluña y la normalización de la vida política. Con ese fin, se fomentará el diálogo en Cataluña, buscando fórmulas de entendimiento y encuentro, siempre dentro de la Constitución. También se fortalecerá el Estado de las autonomías para asegurar la prestación adecuada de los derechos y servicios de su competencia. Garantizaremos la igualdad entre todos los españoles”.

ERC quiere ir más allá y poder hablar en esa mesa de su reclamación de autodeterminación. Los socialistas no pueden aceptar este derecho pero sí se podría buscar un punto de encuentro en el que se permita a cada uno de los dos partidos exponer sin límites sus posiciones aunque no sean compartidas. En el PSOE, incluso entre algunos sectores siempre más reticentes con el independentismo, está asumido que una mesa de diálogo solo para plantear los asuntos que quiera cada uno es una solución aceptable siempre que los socialistas sigan defendiendo que cualquier avance se hará dentro de la Constitución, respetando la ley y, por tanto, descartando la unilateralidad. Los socialistas consideran que no hay muchas más opciones si Ciudadanos y el PP siguen en el no, como todo parece indicar.

En febrero, cuando se rompió la última negociación de este tipo que se intentó y que acabó derivando en un adelanto electoral, el PSOE había ofrecido la fórmula de una mesa de partidos en la que cada uno de los participantes planteara sus propuestas de resolución y proyecto político sobre el futuro de Cataluña, "con total libertad", con el fin de consensuar "una propuesta política y democrática”. La clave estaba en ese “con total libertad”.

Aun así, la negociación será larga y compleja y la presión —tanto de la oposición de derecha como de los sectores más duros del independentismo, en especial de Junts per Catalunya y de la CUP—, complicará las posiciones de los dos grupos. Por eso se tratará de hacer todo con la máxima discreción, aunque parece algo casi imposible dada la enorme presión que tendrán los negociadores. En el PSOE siguen contando con la abstención de ERC como la única opción realista, porque creen que el voto a favor de Ciudadanos o la abstención del PP, las otras dos opciones, son vías muertas que es inútil intentar buscar, aunque Lastra se reunirá con ambas formaciones para intentarlo, pero al final del proceso. La negociación real es con ERC y el PSOE confía en que Esquerra entienda que la única manera de encauzar la situación en Cataluña es que socialistas y republicanos empiecen un diálogo con el que puedan abrir paso a una nueva situación en la política española y en la catalana.

Así están los apoyos a la investidura de Sánchez

Ante la imposibilidad de que Pedro Sánchez sea investido en primera vuelta con mayoría absoluta (176 escaños), esta es la posición de los partidos que determinará si en la segunda votación obtiene el respaldo de la mayoría simple (más votos a favor que en contra)

Posición de los partidos el 15 de noviembre de 2019
159 A favor
28 Dudosos
163 En contra
  • 120 PSOE
  • 35 Unidas Podemos
  • 3 Más País
  • 1 PRC
  • 89 PP
  • 52 VOX
  • 10 Cs
  • 8 JxCat
  • 2 CUP
  • 2 NA+

Dudosos

Esta categoría recoge los partidos que todavía no han fijado posición. Los socialistas han anunciado que se sentarán con todos los partidos salvo VOX y EH Bildu.

Negocian el sí

  • 6 PNV
  • 1 BNG
  • 1 Teruel Existe

Negocian la abstención

  • 13 ERC
  • 2 CC

Fuera de la negociación

  • 5 EH Bildu
Créditos

Diseño y maquetación: Ignacio Povedano, Mariano Zafra y Fernando Hernández

Maquetación: Ignacio Povedano

Desarrollo: Jacob Vicente López

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información