Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejército investiga a los militares que tomaron cervezas con armas en el suelo en un bar de Vilafranca

Los soldados no pueden consumir alcohol cuando van armados. No se descartan medidas disciplinarias

militares cervezas
Miembros de la Legión toman cerveza con sus armas en el suelo en Vilafranca del Penedés (Barcelona).

El Ejército de Tierra investigará al grupo de militares que estuvo tomando cervezas, con las armas en el suelo, en una terraza de un bar de Vilafranca del Penedès (40.000 habitantes, Barcelona), una imagen que se ha difundido en las redes sociales. Según fuentes del Ejército, el objetivo de la investigación es determinar si los militares, una compañía de la Legión que regresaba de unas maniobras en el norte de Francia, cometieron alguna infracción al consumir alcohol, dejando sus armas a los pies, y en su caso, depurar responsabilidades. El consumo de alcohol está prohibido cuando los militares están de servicio o van armados.

En la fotografía, convertida en viral, se puede ver a varios militares de uniforme bebiendo unos botellines de cerveza mientras a su lado, en el suelo, reposan varios subfusiles. La imagen, que causó estupefacción entre los vecinos de Vilafranca, suscitó numerosos comentarios en las redes sociales. El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, ironizó con su actitud: "Seguro que después de la cerveza el rifle automático pesa menos". La CUP de Vilafranca, por su parte, exigió a los militares que abandonaran la población.

Según fuentes del Ejército, la compañía hizo noche en Sant Climent Sescebes (Girona) y, tras reanudar el viaje, se detuvieron entre las 11.45 y las 12.20 del sábado junto a un supermercado en Vilafranca del Penedés, para que los conductores de los autobuses realizasen la parada obligatoria y los soldados comprasen comida para el resto del viaje, ya que su llegada a Ronda (Málaga) no estaba prevista hasta la madrugada del domingo.

Lo habitual, según las mismas fuentes, es que el armamento permanezca en el interior de los autobuses bajo custodia de un retén durante las paradas técnicas. Sin embargo, el responsable de la unidad consideró más seguro que los soldados se llevaran las armas consigo, ya que los autobuses iban a aprovechar la parada para repostar. Fuentes del Ejército indicaron que los subfusiles no tenían munición y que no se produjo ningún tipo de incidente con la población civil.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información