Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias propone a Sánchez tantear si la coalición PSOE-Podemos tiene apoyos en la investidura

Carmen Calvo rechaza la propuesta: "La investidura no puede ir de retos ni estrategias"

Pablo Iglesias, el pasado viernes en una rueda de prensa en Madrid.

La investidura no avanza. Solo hay pequeños pasos y al ralentí. Pedro Sánchez ha anunciado hoy que hasta la semana que viene, casi dos meses y medio después de las elecciones, no empezará otra ronda de negociaciones para su investidura. Esta semana será de nuevo perdida. Varios partidos le acusan de tener paralizado el Congreso y de forzar demasiado la máquina al poner sobre la mesa una votación para la que a día de hoy no tiene apoyos. Y el PSOE, Podemos y otras formaciones han seguido hoy con el habitual cruce de declaraciones que demuestra que la partida aún tiene que jugarse: Pablo Iglesias asegura hoy en La Vanguardia que lleve a la investidura el Gobierno de coalición —la exigencia de Iglesias de que haya ministros de Podemos mantiene bloqueados los contactos—, pero asegura que se replantearía esa opción si se rechaza en la votación. Más presión para Sánchez, cuya vicepresidenta, Carmen Calvo, no ha tardado en decir que no a esa propuesta. Iglesias sabe que muy probablemente saldría adelante con la abstención de ERC. Sánchez también lo sabe, por eso no parece dispuesto a aceptar el envite.

Los socialistas agitan desde hace semanas el espantajo de una eventual repetición de elecciones —en noviembre, que supondrían la cuarta cita con las urnas en un lustro—, y hoy esperan tener más munición con un CIS que medirá la mala salud de hierro de los partidos en plena parálisis.

Iglesias, en fin, propone a Sánchez tantear si la coalición PSOE-Podemos tiene apoyos suficientes en el primer voto de la investidura. Los socialistas han reaccionado de forma rápida: la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, ha respondido este miércoles que la investidura "no pasa por táctica" ni puede ir de "retos ni estrategias", y ha exigido que Unidas Podemos explique cuáles son sus "objetivos de políticas". La titular de Hacienda, María Jesús Montero, ha sido aún más directa al explicar que la política no se puede someter a "experimentos".

La nueva jugada de Iglesias llega después de que este miércoles haya publicado un artículo de opinión en La Vanguardia titulado Queremos que sea en julio en el que invita al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, a intentar sacar adelante la investidura en julio con un acuerdo para un gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos. En el texto se compromete a replantearse esa exigencia de entrar en el Ejecutivo si no sale adelante la investidura de Sánchez en las primeras votaciones, que se celebrarán el 23 y el 25 de julio. En la primera, el líder socialista necesita mayoría absoluta (el voto de al menos 176 diputados de los 350 que hay en la Cámara baja) y en la segunda, mayoría simple. En el caso de no salir investido en estos dos intentos se abrirá un plazo de dos meses para que el candidato consiga los votos que le faltan o se disolverán las Cortes y se convocarán nuevas elecciones, que caerían el 10 de noviembre.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información