Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez acude a la investidura el 22 de julio con la incertidumbre de los apoyos

Batet fija la fecha tras una conversación telefónica con el líder del PSOE. La primera votación será el 23 de julio, en la que necesita mayoría absoluta, y la segunda el 25, en la que le basta la simple

Meritxell Batet, hoy en el Congreso. En vídeo, Sánchez se presenta a la investidura el lunes 22 de julio.

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, ha comparecido este martes en la Cámara baja para anunciar que el debate de investidura se celebrará en una primera sesión los próximos 22 y 23 de julio. Batet ha fijado la fecha tras mantener una conversación telefónica con el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchezque se encuentra en Bruselas en la cumbre para el reparto de poder comunitario. El líder del PSOE llega a este debate sin haber conseguido aún los apoyos necesarios para lograr ser reelegido y tendrá estos días que quedan antes del pleno para intentar lograrlos. Sánchez necesita mayoría absoluta en la primera votación (176 diputados de los 350 del Congreso), que se celebrará el día 23 de julio, y mayoría simple en la segunda, que se realizaría el 25 de julio, 48 horas después de la primera. En el caso de no salir investido se abrirá un plazo de dos meses para que el candidato consiga los votos que le faltan o se disolverán las Cortes y se convocarán nuevas elecciones, que caerían el 10 de noviembre.

Batet ha mantenido una conversación telefónica sobre las 10.15 horas de esta mañana con el presidente Sánchez de unos diez minutos. En la misma ambos han coincidido, según Batet, en que las fechas fijadas ahora para la investidura tienen "el objetivo claro de que la investidura prospere y no de que se produzca solo un debate". Batet también ha aclarado que no han hablado sobre la posibilidad de que se tenga que volver a intentar la investidura en septiembre ni sobre una eventual repetición de las elecciones generales.

El debate de investidura de esta XIII legislatura comenzará por tanto el lunes 22 de julio a las doce de la mañana con la intervención del candidato socialista, Pedro Sánchez. Por la tarde, a partir de las cuatro, se producirán las intervenciones de los portavoces de los demás partidos, de mayor a menor número de escaños. Y el martes 23, tras finalizar todos los oradores, se registrará la primera votación.

Sánchez y Batet han convenido en la necesidad de que "el país necesita estabilidad y un Gobierno fuerte lo antes posible". Tras hablar con Sánchez, la presidenta del Congreso ha comunicado su decisión sobre la fecha de la investidura a los portavoces y presidentes de los demás grupos parlamentarios, primero a través de un corto mensaje por WhatsApp y luego, tras su comparecencia, con conversaciones bilaterales. Bildu (que no tiene grupo propio y está dentro del mixto) no ha entrado en esa ronda de avisos, pero Vox sí.

La intención de Sánchez ahora es volver a negociar con todos los grupos parlamentarios —a excepción de Vox y EH Bildu— los apoyos que necesita en la investidura.

El presidente del PP, Pablo Casado, ha lamentado que Sánchez haya "perdido" dos meses en convocar la fecha y, sobre todo, le ha reclamado que explique ahora "para qué y qué proyecto tiene para España y con quién quiere gobernar" y le ha vuelto a ofrecer "la mano tendida" para que rectifique e impida un Gobierno en Navarra del PSN gracias al apoyo o la abstención de Bildu. Casado ha hecho esas manifestaciones en el Congreso tras verse con el líder de UPN, Javier Esparza. Casado avanzó que acudirá “siempre que se lo pida” a entrevistarse con Sánchez, aunque reconoció que no le ha oído ninguna propuesta frente a los 11 pactos que el PP le ha ofrecido: “Los esfuerzos inútiles conduce a la melancolía”.

Esparza también ha estado con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que ha dicho este martes que no se volverá a reunir con el secretario general del PSOE porque ya ha hablado con él en tres ocasiones y su posición no ha cambiado, informa Elsa García de Blas

Si las negociaciones encallan, Sánchez irá igualmente a la sesión aunque ya sepa de antemano que no cuenta con los votos suficientes. Si fracasa su intento de ser elegido presidente del Gobierno, las elecciones se celebrarían eh la segunda semana de noviembre. Al no fijar la primera sesión de la investidura el 16 de julio, el Gobierno evita que los posibles comicios se celebren el próximo 3 de noviembre, en pleno puente de Todos los Santos.

Una repetición de las generales, según algunos sondeos y el resultado de las elecciones autonómicas, municipales y europeas del pasado 26 de mayo, podría favorecer a PSOE y PP y perjudicaría a Ciudadanos, Unidas Podemos y Vox. Pero sería la cuarta vez que se convocaría a las urnas a los ciudadanos en unas generales en cuatro años y su posible hastío hace difícil predecir el resultado electoral.

El gran escollo para conseguir los apoyos necesarios en las rondas de negociaciones que se han celebrado estas semanas es la negativa de Sánchez a ofrecer ministerios a Unidas Podemos. El presidente en funciones solo quiere que miembros del partido liderado por Pablo Iglesias tengan puestos intermedios en el Ejecutivo. Pero Iglesias no ha dado su brazo a torcer e insiste en tener representación en el Consejo de Ministros.

Los apoyos de Podemos, dada la posición de PP y Ciudadanos de no facilitar la investidura del líder socialista con una abstención, son claves para que que Sánchez pueda salir elegido presidente. Juntos suman 165 escaños (123 el PSOE, 42 Podemos), a 11 de la mayoría absoluta. Pero el líder de Unidas Podemos ya ha avisado de que no votará a favor de su investidura en esta primera vuelta. Es decir, en la primera votación, y en su preceptiva repetición 48 horas después de haber fracasado la primera, como es casi seguro. Su horizonte para la investidura está en septiembre para tener más tiempo de negociar y persuadir a Sánchez de que acepte formar un Gobierno de coalición con ministros de Podemos. Pero el líder del PSOE ya ha respondido que la investidura será en julio o no se hará.

La presidenta de las Cortes aprovechó su comparecencia, tras la conversación con Sánchez, para adelantar que tiene la voluntad de constituir la Diputación Permanente del Congreso —que es el órgano de gobierno de la Cámara en estos periodos vacacionales— justo inmediatamente después de la primera votación en el primer pleno de investidura, es decir, a partir del 23 de julio. Y ha subrayado que la Cámara ya ha empezado a controlar al Gobierno al haberse admitido a trámite algunas preguntas escritas planteadas por la oposición.

Varios partidos, en particular PP y Ciudadanos, habían cuestionado en los últimos días el retraso en la formación de la Diputación Permanente y de las comisiones. Batet ha negado cualquier dilación anómala, aludiendo a otras legislaturas en las que se han producido retrasos semejantes y al hecho de la falta de mayoría absoluta y de las diversas convocatorias electorales que han coincidido en fechas próximas o se han solapado. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información