Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias sugiere que la investidura de Sánchez será después del verano

El líder de Unidas Podemos reconoce que no se puede fiar de la palabra de ningún dirigente político

Pablo Iglesias, junto al diputado Rafa Mayoral, en el Congreso. En vídeo, declaraciones de Iglesias, este miércoles, sobre la investidura.

Menos de 24 horas después de que la negociación para un Gobierno de coalición entre Pablo Iglesias y Pedro Sánchez encallara tras la última reunión entre ambos dirigentes, el líder de Unidas Podemos ha cambiado el relato y ha asegurado la mañana del miércoles que ese acuerdo "está más cerca de lo que parece, aunque haya que esperar dos meses y medio". El secretario general de Podemos sugiere así que el presidente en funciones será investido en septiembre tras un primer intento fallido en julio. La reacción llega a las pocas horas de que Sánchez anunciara que el próximo martes se reunirá con Meritxell Batet, presidenta del Congreso, para fijar el pleno para la investidura. Previsiblemente, en las primeras semanas de julio.

Iglesias sustenta su aparente optimismo en "el nerviosismo y preocupación" que dice percibir en determinados "sectores de presión y mediáticos". El dirigente considera además que “el plan A” del PSOE, que Ciudadanos se abstenga en la investidura de Sánchez –en sus palabras, “doblarle el brazo a Albert Rivera”– no va a fructificar. “No es descartable, porque Rivera ha cambiado de posición política más que nadie en este país. Pero sospecho que no lo van a conseguir”, ha zanjado. Irene Montero, portavoz parlamentaria, ha incidido en esta idea. "Lo que nos comunicó el candidato a la presidencia es que ha decidido buscar el apoyo de la derecha", ha explicado en La Sexta sobre la reunión del martes. "Esto no nos gusta. No compartimos la estrategia de ir a una investidura fallida como un mecanismo para amenazar y presionar a otros partidos sin negociar".

Con este escenario de pacto por la derecha descartado, como ya intentaron Sánchez y Rivera en 2016, Iglesias considera que al PSOE solo le va a quedar una opción “un Gobierno de coalición con nosotros”. El dirigente está dispuesto a esperar dos meses y medio. Es decir, da por hecho que el día de julio que Sánchez elija para ir al Congreso no conseguirá ser investido presidente y se abrirá una nueva fase de negociación a partir de septiembre.

“Os quiero transmitir tranquilidad, confianza y paciencia”, ha pedido en el Congreso ante una sala llena de trabajadores de diversos servicios públicos. “No tenemos ninguna duda de la función de los 42 diputados de Unidas Podemos. No estamos para creer mentiras ni promesas”, ha explicado. Los escaños del grupo confederal que lidera Iglesias son fundamentales para que Sánchez consiga una mayoría en su investidura.

El líder de Unidas Podemos mantiene su objetivo de acordar un Gobierno con ministros de su partido y un programa consensuado con el PSOE, aunque el martes Sánchez le transmitiera que la única propuesta sobre la mesa es un Ejecutivo de cooperación sustentado en un pacto programático, de investidura y con dirigentes de Podemos en cargos intermedios de la Administración. En esa reunión, el presidente en funciones adelantó la decisión que ha confirmado la mañana del miércoles: acudirá a la investidura con o sin los apoyos de la formación de Iglesias.

Unidas Podemos matiza que el debate no está en qué votarán en la investidura, algo que decidirán los inscritos en una consulta, sino en la indecisión de Sánchez entre apostar por una alianza de izquierdas, como reclama Iglesias, o mirar a la derecha para buscar la abstención de Ciudadanos o PP. "No nos estamos planteando el sentido de nuestro voto", ha afirmado Montero, "no sabemos la propuesta del candidato para la investidura".

“Cuando planteamos una negociación de Gobierno no nos fiamos jamás de las palabras de ninguno de los interlocutores, ni de lo que pongan en un papel por mucho que se firmen o de las comisiones de seguimiento. La única garantía es que en España haya un Gobierno de coalición”, ha resumido en referencia a otra de las propuestas de Sánchez de establecer un mecanismo que vigile la negociación. “Los papeles lo aguantan todo, pero luego no se cumplen. Solo hay que fiarse de las garantías”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >