Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Casado promete remontar como el Liverpool y recrudece sus ataques a Cs

El líder del PP carga contra el de Ciudadanos por su "cuarta derrota consecutiva", mientras el del partido liberal le sugiere que reflexione si debe dimitir

Pablo Casado prometió “devolver todas las bolas” a Ciudadanos tras la debacle electoral y está cumpliendo a rajatabla. Después de que Albert Rivera dijera que el PP es un partido en “descomposición” y que su líder debía pensar en dimitir, Casado le acusó este miércoles de “plagiar” su programa y de vender regeneración siendo un partido “de tránsfugas y pucherazos”. Mientras, el líder popular trata de levantar la moral de sus tropas para las autonómicas y municipales. Este miércoles, en Toledo, prometió una “remontada” como la del Liverpool ante el Barça.

Pablo Casado, este miércoles, en Toledo.

"Yo quería que ganara el Barcelona, pero el Liverpool hizo una remontada histórica. Al final, aunque la primera parte no haya salido bien, en la segunda hay que darlo todo. Nosotros vamos a remontar el 26 de mayo. Vamos a ganar las elecciones”, declaró este miércoles Casado en un acto de precampaña en Toledo. “Nuestro error”, añadió, “fue confiar en el patriotismo de los que se equivocaron de adversario, los que se envuelven en la bandera, se dan golpes de pecho, recuerdan gestas de hace 800 años y no se dan cuenta de que la gesta era impedir que gobernara la izquierda y los independentistas”.

Todas las intervenciones de Casado desde la debacle electoral del 28 de abril —cayeron hasta 66 diputados, el peor resultado de la historia del PP— contienen un mensaje interno y otro dirigido a un sector muy concreto del electorado, el que se fue a Ciudadanos. El primero trata de devolver la moral a las tropas —de ahí la alusión a la remontada y los constantes llamamientos a la unidad—. El segundo es, en realidad, el lema no oficial de la campaña popular. Cada día desde el 28 de abril y hasta el cierre de la campaña de las autonómicas y municipales Casado repetirá que Rivera pactó con Sánchez en 2016 después de decir que no lo haría y que puede volver a firmar acuerdos con los socialistas tras los comicios del 26 de mayo.

“Ciudadanos dice que a lo mejor pacta con los disidentes del PSOE. ¿Page lo es? ¿Y Lambán? ¿Hay que estar pendiente de qué considera Rivera socialismo pata negra, constitucional, homologable? ¿Vamos a volver a ir engañados a las urnas?”, preguntó el presidente popular.

La batalla — “pueril” dice Casado— por el liderazgo de la oposición, ha recrudecido el intercambio de ataques entre el líder del PP y el de Ciudadanos. Rivera pide a Casado que reflexione sobre su dimisión, y este le recuerda que ha perdido sus cuartas elecciones después de llevar 13 años presidiendo el partido —frente a sus diez meses—. Rivera denuncia los casos de corrupción del PP, y Casado responde: “La regeneración en política es ser transparente. No dar pucherazos en primarias [en alusión a las de Silvia Clemente en Castilla y León], intentar plagiar programas electorales, apelar al transfuguismo [por el expresidente madrileño Ángel Garrido] o tener alcaldes corruptos [por el de Arroyomolinos, imputado]“.

Fuentes del PP subrayan el “cinismo” de Rivera al atacarles continuamente y al tiempo decir que pactarían con ellos. Desde Cs acusan al PP de tener “ciudadanitis”. Ambos siguen, mientras tanto, atacando al PSOE y si se necesitan para arrebatar a los socialistas algún gobierno autonómico o municipal, ninguno lo descarta. Pero mientras, hasta que se cierren las urnas, pelean por diferenciarse ante un electorado compartido.

El programa electoral, un reto a Bruselas

El PP presentó este miércoles su programa para las autonómicas y municipales, que contiene, a grandes rasgos, las mismas promesas que el de las generales. La principal sigue siendo la bajada masiva de impuestos, pese a que la Comisión Europea advierte a España del déficit y sugiere más ajustes.

En educación, el PP asegura que el sistema actual es “un instrumento de ideologización de la izquierda”, y propone “garantizar el derecho de las familias a que puedan cursar la asignatura de Religión en las mismas condiciones que el resto, manteniendo su carácter voluntario y evaluable”. También quieren recuperar la Filosofía como obligatoria en el bachillerato.

El programa ya no incluye la promesa de establecer “los cauces” para que las comunidades que lo deseen devuelvan competencias. Asegura que “Ayuntamientos, Diputaciones y Comunidades son las administraciones a las que la Constitución ha otorgado las competencias sobre cuestiones que más afectan a los ciudadanos” y se presentan como “el único partido que acepta de modo íntegro el modelo de 1978”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información