Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 28-A deja fuera del Congreso a Maroto, Mari Mar Blanco, Lasquetty y los toreros del PP y Vox

Rita Bosaho, la primera diputada negra, no logra escaño por Alicante. Tampoco entra en la Cámara baja el eurodiputado Ramon Tremosa, cercano a Puigdemont

Desde la izquierda, el matador de toros Miguel Abellán y el diestro Salvador Vega, candidatos ambos del PP al Congreso.

El resultado de una de las elecciones más polarizadas de la historia de España, en la que la participación con respecto a los comicios de 2016 ha subido casi seis puntos —sin incluir aún el voto de los residentes en el extranjero—, ha dejado fuera del Congreso a personajes destacados de las formaciones políticas y a algunos de sus fichajes estrella. Sobre todo, en el caso del Partido Popular, que ha visto que sus escaños pasaban de 137 a 66, el peor resultado de su historia. "Ha sido muy mal resultado", admitió a última hora del domingo el líder de la formación conservadora, Pablo Casado. La debacle ha sido de tal magnitud que el número tres del partido y jefe de campaña de este 28-A, Javier Maroto, se ha quedado fuera de la Cámara baja.

Maroto, que además de ser vicesecretario general del PP fue alcalde de Vitoria —ganó las elecciones municipales de 2015—, era cabeza de lista por Álava. La campaña dura que realizó el partido en Euskadi, con enfrentamientos sobre todo con la izquierda abertzale y el PSOE, no le ha dado frutos en esta comunidad: ha sido la primera vez en democracia que la formación conservadora se ha quedado sin lograr representación en el País Vasco para el Congreso a pesar de que esta región reparte 18 escaños. El PP ha sido el quinto partido más votado, por detrás de PNV, PSOE, Unidas Podemos y EH Bildu.

Otro de los reveses para la formación conservadora lo ha recibido el director de gabinete de Pablo Casado, Javier Fernández-Lasquetty, que tampoco ha entrado en el hemiciclo. Lasquetty, que también fue consejero de Sanidad en la Comunidad de Madrid entre 2010 y 2014, iba de número diez del PP por Madrid, comunidad en la que los populares han conseguido siete escaños. En esta región la caída que han sufrido ha sido enorme: han perdido ocho diputados, 615.943 votos y se han visto superados por Ciudadanos, que ha sido el partido líder en el centroderecha. Además, por primera vez desde 1986, el PSOE ha ganado en la Comunidad de Madrid, con 11 diputados y el 27,28% de los votos.

En esta región, el PP ha visto que otros nombres destacados se han quedado fuera. Es el caso de Mari Mar Blanco, hermana de Miguel Ángel Blanco, concejal del PP asesinado por ETA el 13 de julio de 1997 tras varios días de secuestro. La presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo llevaba de diputada en el Congreso desde las elecciones de 2016, pero en cuanto se conforme el nuevo hemiciclo perderá su escaño. Lo mismo le sucederá a la periodista y política Pilar Marcos, que repetía en las listas de la formación conservadora como número 13 por Madrid.

Un Congreso sin toreros

El reparto de escaños del 28-A también ha alumbrado un Congreso sin toreros. Todos los candidatos que procedían del mundo taurino, que eran del PP y Vox, se han quedado sin escaño. Casado, en una suerte de rivalidad con el partido de extrema derecha, incluyó en la lista de Málaga al diestro Salvador Vega y en la de Madrid, al matador Miguel Abellán. Vega iba en un puesto casi simbólico, de número 12 por Málaga, provincia en la que la formación conservadora ha conseguido dos escaños, pero Abellán tenía una posición más relevante, de número 12 por Madrid.

La formación liderada por Santiago Abascal también incluyó toreros en sus listas. El pasado 26 de marzo, un día después de que el PP anunciase el fichaje de Abellán, Vox presentó al matador Serafín Marín como número tres por Barcelona, donde solo ha logrado un escaño, que es para Ignacio Garriga, un candidato atípico para Vox: es hijo de inmigrantes —su madre es de Guinea Ecuatorial y su padre, catalán— en un partido que enaltece la hispanidad, demoniza la inmigración y propone elevar los requisitos para recibir la nacionalidad. Tampoco ha logrado entrar en la Cámara baja el banderillero Pablo Ciprés, que era cabeza de lista del partido de extrema derecha por Huesca.

Tremosa, hombre clave de Puigdemont, sin escaño

Las generales en Cataluña, en las que por primera vez ha ganado ERC, también han dejado fuera del Congreso a un hombre de la confianza del expresidente catalán Carles Puigdemont: el todavía eurodiputado Ramon Tremosa. Los siete escaños conseguidos por Junts per Catalunya —por 15 de ERC— son el peor resultado histórico de los herederos de Convergència Democràtica, y Tremosa, número cuatro por Barcelona, no ha logrado entrar en la Cámara baja tras los tres diputados conseguidos en esta provincia por el partido de Puigdemont. Tremosa es un eurodiputado que ha acumulado varias iniciativas polémicas, como llevar a las instituciones europeas un pisotón de Pepe —exjugador del Real Madrid— a Messi o difundir informes que vinculaban a un eurodiputado de Ciudadanos con el terrorismo.

La primera diputada negra no repite en el Congreso

Rita Bosaho, que nació en 1965 en Guinea Ecuatorial, logró en diciembre de 2015 convertirse en la primera diputada negra en el Congreso, pero esta vez se ha quedado fuera. La parlamentaria de Podemos iba como número tres por Alicante, pero en esta provincia el partido de Pablo Iglesias ha logrado dos escaños, uno menos que en los comicios de junio de 2016 y de diciembre de 2015. Otro de los nombres más conocidos de la izquierda que no entra en la Cámara baja es el de Gaspar Llamazares, que tras romper con Izquierda Unida definitivamente el pasado febrero se presentó como candidato de la plataforma Actúa, que no ha logrado un solo diputado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información