Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Casado no se plantea dimitir y el sector crítico le culpa de los resultados por la “derechización”

El PP obtiene el peor resultado de su historia y baja a los 66 diputados en el debut electoral de su líder

“Ha sido muy mal resultado”, admitió este domingo el líder del PP, Pablo Casado, estrellado en su debut. El partido pasa de 137 a 66 escaños; de 7,9 a 4,3 millones de votos. Ciudadanos le pisa los talones: se queda solo 9 diputados por detrás y le supera en feudos como Madrid, patria política del presidente popular. Casado, que no admitió preguntas tras su comparecencia, no se plantea dimitir y culpa a la fragmentación del voto del centroderecha. El sector crítico le señala: creen que la “debacle” obedece a la “derechización” del partido y a sus fichajes.

Sede del PP en Madrid durante la noche electoral. En vídeo, declaraciones de Pablo Casado. Vídeo: Atlas

Consulte aquí todos los resultados de las elecciones generales

Los operarios empezaron a desmontar a las 00.30 de la noche el balcón al que nadie del PP se atrevió a asomarse. En la sede de Génova no había nada que celebrar, y en la calle, nadie con quien celebrarlo. Los canapés preparados para el equipo de la campaña quedaron intactos. “Estamos impactados”; “esto es una debacle”; “catástrofe”; “ni en las peores encuestas...”, repetían. El partido que gobernó España durante casi 15 años y que hasta ahora lideraba la oposición a Pedro Sánchez con 52 escaños más que el PSOE toca suelo. Y es un suelo muy bajo, inédito para las siglas: 66 escaños. Siniestro total en el estreno del nuevo líder, Pablo Casado, que este domingo cumplía 282 días en el cargo.

El PP, que en noviembre de 2011 aglutinó casi 11 millones de votos con Mariano Rajoy, y en 2016, 7,9 millones, se queda ahora en 4,3. En blanco en el País Vasco —el número tres del partido, Javier Maroto, no será diputado—; solo uno —el de Cayetana Álvarez de Toledo por Barcelona— en la segunda comunidad más poblada de España; cae de los 23 a los 11 escaños en la recién conquistada Andalucía, donde empata con Ciudadanos, y es cuarta fuerza en Cádiz y Huelva. En Madrid, cuna política del líder, pasan de ser la primera a la tercera fuerza, por detrás del PSOE y de Cs. En la Comunidad Valenciana bajan de 15 a 7 escaños. En Galicia, donde el PP ha ganado todas las elecciones desde 1981, son desbancados por el PSOE; bajan a la mitad de diputados en Castilla-La Mancha, se dejan ocho en Castilla y León... Ciudadanos le pisa los talones por la derecha y Vox irrumpe en el Congreso con 2,6 millones de apoyos (en 2016 tenían 44.000).

Nada de eso impidió que los militantes recibieran a Casado con un largo aplauso cuando compareció ante la prensa pasada la medianoche, después de haber felicitado por teléfono al ganador, Pedro Sánchez, al que había reclamado insistentemente la convocatoria de elecciones desde que asumió la presidencia del PP, el pasado julio. No hizo autocrítica y no admitió preguntas. El líder del PP, escoltado por algunos de sus últimos fichajes y por el secretario general del partido, Teodoro García Egea, admitió que el resultado era “muy malo”, pero lo descargó en los votantes, en la fragmentación del voto del centroderecha. Pidió “una reflexión” a quienes, al dividir ese espacio político han hecho presidente —ahora en las urnas— a Sánchez y se autoconvocó para la campaña de las autonómicas y municipales del 26 de mayo con el mismo lema: la unión del voto del electorado de su espectro ideológico. Fuentes del partido indicaron que no se había planteado dimitir. En los últimos días, en su entorno ya dejaban caer que sus antecesores habían “ganado a la tercera”. En todo caso, el PP nunca había caído por debajo de los 100 escaños y se ha quedado en 66.

El resultado es tan contundente como un bofetón, pero en el PP discrepan de las causas, del mismo modo que en los últimos meses se han dividido sobre cada movimiento y nombramiento de su líder. Entre los más fieles, uno de sus recientes fichajes responsabilizó también a “los votantes que no han sabido aunar una alternativa en el centroderecha”. Otro cargo del partido señalaba sobre todo a Vox y al hecho de que la formación de extrema derecha no hubiera sido capaz de transformar muchas de esas papeletas en diputados para el Congreso: “Vox ha tenido un efecto devastador porque miles y miles de votos se han quedado sin escaño; han movilizado a la izquierda y Ciudadanos es quien más ha aprovechado la situación”, resumía. Preguntados sobre la posibilidad de que Casado dimitiera o fuera empujado a hacerlo en los próximos días, añadían: “El líder es indiscutible”.

Casado no se plantea dimitir y el sector crítico le culpa de los resultados por la “derechización”

Otro sector del PP, el que ha cuestionado todos esos movimientos de Casado en los últimos meses, cree que las urnas le han dado la razón y se siente reivindicado en el desastre. Opina que la estrategia del líder de dirigirse sobre todo al votante que se había fugado a Vox ha descuidado al centro y que Ciudadanos ha sabido rentabilizar ese volantazo a la derecha. “Hemos perdido el centro por culpa de la derechización y por no atacar a Vox”, afirma un ex alto cargo. “Esto es lo que habíamos previsto, alertado y denunciado”, señalaba otro dirigente.

El ambiente era gélido en la sede de Génova, a la que en los últimos nueve meses han vuelto algunos de los enemigos internos de Mariano Rajoy, como el hombre que lo nombró sucesor en 2003, José María Aznar; o el que definió al presidente expulsado por la moción de censura como “un mal recuerdo”, Javier Fernández-Lasquetty. Cambiaron las caras, las formas y el programa del PP se llenó de guiños a Vox, como la recentralización, la defensa de la caza o de los toros. Pero como advertían desde el sector crítico, silenciado en la depuración de las listas y borrado del organigrama, “eso solo conduce a que entre el original y la copia voten al original [Vox] mientras perdemos el centro”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información