Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos policías sugieren que los Mossos colaboraron el 1-O con ciudadanos para sacar urnas de los colegios

Varios agentes estatales señalan que "siguieron" a policías autonómicos para saber dónde llevaban las urnas

La fiscal Consuelo Madrigal durante la sesión de este jueves del juicio del procés. En vídeo, declaraciones de los agentes de policía.

Dos policías nacionales que actuaron en centros de votación en la consulta independentista del 1 de octubre de 2017 han sugerido este jueves en el juicio del procés que los Mossos colaboraron con los ciudadanos para sacar urnas de los colegios. Ninguno ha afirmado de forma explícita que la policía catalana fuera connivente con los votantes, pero el interrogatorio de la Fiscalía y las declaraciones de los agentes parecían ir encaminadas a asentar esa hipótesis. Los testigos han relatado que los responsables de algunos centros entregaron “de forma amistosa” urnas a los Mossos una vez acabada la votación, que algunos ciudadanos sacaron urnas “ante la mirada indolente” de agentes autonómicos y las llevaron a domicilios particulares y que incluso en un centro se “sortearon” las urnas en presencia de policías catalanes. Varios agentes han señalado además que la Policía Nacional “siguió” a coches de los Mossos para ver dónde llevaban las urnas.

El tribunal del procés ha escuchado este juevesel testimonio de 15 agentes de la Policía Nacional citados por la Fiscalía. Todos, excepto el último, actuaron el 1-O en centros de votación. Unos dentro para cumplir con la orden judicial de requisar el material electoral y otros, realizando tareas de información desde fuera de los colegios. Los testigos coincidieron en que en los colegios encontraron ciudadanos haciendo “resistencia” para tratar de impedir la entrada de la policía. Algunos de los agentes resultaron lesionados por el “lanzamiento” de objetos, empujones y patadas, según el relato de los testigos. Varios de los policías han afirmado también que las Unidades de Intervención Policial (UIP) hicieron uso de la fuerza para “contener” a los ciudadanos.

Un agente que intervino por la tarde relató que recibió “insultos” mientras intentaba reanimar a un hombre que había sufrido un infarto en el centro cívico Juan Carlos I de Lleida. “Me decían 'asesino, le habéis matado, apártate”. Las defensas, por su parte, intentaron constatar que las Unidades de INtervención Policial siguieron actuando mientras este hombre estaba en el suelo inconsciente, lo que provocó que varias personas cayeran sobre el testigo y las  personas que estaban atendiéndolo.

El policía que más se ha detenido en la supuesta colaboración de los Mossos con los ciudadanos ha sido un inspector que el 1-O estaba a cargo de un equipo de información que actuó en varios centros. A preguntas de la fiscal Consuelo Madrigal ha detallado varios episodios ocurridos en distintos centros. En el colegio Pablo Ruiz Picasso de Barcelona, unos ciudadanos entregaron las urnas a dos mossos una vez terminada la votación. Esta escena confirma parte de la tesis del ministerio público sobre la policía catalana, a la que acusa de maquillar su actuación durante el referéndum ilegal requisando el material electoral y cerrando los centros solo una vez terminada la votación. “Efectivamente, incautar las urnas tras la votación parece que no tiene mucho sentido”, ha afirmado el inspector.

En el colegio Calderón de la Barca las urnas no se las llevan policías catalanes, sino, aparentemente, ciudadanos de a pie. Según el relato del inspector, una mujer a la que ha llamado “la jefa Lore” y que parecía ejercer de líder sobre el resto cogió urnas y las llevó a un domicilio particular. “Y por tandas otras personas siguen llevando urnas a ese domicilio”. A preguntas de la fiscal, el agente ha afirmado no saber si se identificó a quién pertenecía esa vivienda. En este centro se llegaron incluso a rifar urnas. “Una persona dijo: ‘vamos a sortear dos urnas’. Las sortean y se las llevan dos particulares”, ha afirmado el agente, que ha asegurado que esta escena se produjo ante la presencia de al menos dos policías autonómicos catalanes.

En otro centro de votación, la urna se la llevó un mosso acompañado por una mujer que, según el inspector de Policía, parecía ser su pareja. “Lleva a su pareja de un brazo y la urna en el otro”, ha explicado el jefe de Información. Otro agente que ha declarado tras él ha afirmado que vio cómo unos ciudadanos se llevaban urnas en el colegio Octavio Paz “ante la indolente mirada” de los Mossos . “O al menos con su consentimiento”.

El inspector de Información ha explicado también varios episodios en los que los mossos que sacaron urnas de los centros los metieron en coches sin logotipo pero que estaban a nombre del Departamento de Presidencia de la Generalitat. Los policías nacionales “hicieron seguimiento” a estos vehículos y detectaron que habían llevado las urnas hasta la comisaría de Aiguablava.

En uno de los casos, el coche de los Mossos paró antes en el parque de bomberos de la calle Río de Janeiro, del que salieron dos agentes de la policía autonómica con más urnas, se unieron con otros vehículos (uno de ellos una furgoneta logotipada de los Mossos) y los tres se dirigieron hacia la comisaría de Aiguablava.

Estas revelaciones de los agentes de la Policía Nacional llegan un día después de que varios compañeros que declararon el miércoles contaran al tribunal que dos hombres vestidos de paisano, que uno de ellos identificó como mossos, “persiguieron” a vehículos del cuerpo estatal cuando salían de colegios electorales. Los policías nacionales han admitido este jueves que también ellos “hicieron siguimiento” a los mossos para ver qué hacían con las urnas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información