Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno pedirá al Vaticano la autorización para exhumar a Franco

El Arzobispado de Madrid no se opone a la exhumación pero apela a un acuerdo entre el Gobierno y la familia

franco
La explanada del Valle de los Caídos, en una imagen de archivo.

El Gobierno de Pedro Sánchez se dirigirá ahora a las “autoridades superiores” al abad del Valle de los Caídos, que depende en última instancia del Vaticano, para lograr la autorización para iniciar la exhumación de Francisco Franco. El abad de la Abadía, Santiago Cantera, rechaza conceder este permiso. El Arzobispado de Madrid evita mojarse y recuerda su posición oficial: no se opone a la exhumación pero apela a un acuerdo entre el Gobierno y la familia.

La contundente carta de rechazo a que se proceda a la exhumación de Franco del abad de la Abadía del Valle de los Caídos, el benedictino Santiago Cantera, no ha pillado por sorpresa al Ejecutivo de Pedro Sánchez. La ministra de Justicia, Dolores Delgado, envió el 11 de diciembre un oficio al abad, con copia a sus superiores jerárquicos, reclamando formalmente la autorización para el acceso a la zona donde está el sepulcro con el objetivo de cumplimentar los trámites necesarios que requiere el expediente en marcha, pero no esperaba un cambio de postura radical de Cantera. El monje ya se ha expresado varias veces contra la exhumación del dictador sin el permiso expreso de la familia Franco. La misiva con la respuesta del abad se registró el pasado 26 de diciembre alegando la falta de consentimiento de los Franco y que el asunto está aún en proceso judicial sin resolver.

El Gobierno, sin embargo, no se ha tomado nada bien esa negativa. Tras adelantar EL PAÍS la petición de la ministra y el nuevo bloqueo del abad, fuentes oficiales de La Moncloa arremetieron con dureza contra el pasado falangista de Santiago Cantera y recordaron que ese religioso, antes de ingresar en la orden de los benedictinos, fue candidato a las elecciones generales de 1993 y a los comicios europeos de 1994 por el partido Falange Española Independiente. Pero lo más relevante fue la acusación deslizada sobre que Cantera actúa en ese sentido contrario a la exhumación sin “seguir las indicaciones dadas sobre este proceso por las autoridades eclesiásticas españolas, tanto desde el arzobispado de Madrid como desde la Conferencia Episcopal, según le consta al Gobierno”.

El Ejecutivo no se amilanó ante esta nueva obstrucción y anunció que seguirá adelante con sus planes y con el proceso abierto para la exhumación, que se pensaba en sus últimas fases. Desde el Gobierno se lanzó, además, algún aviso a tener en cuenta por parte de los mandos de la Iglesia católica. Fuentes oficiales aprovecharon para apuntar que la denegación de Cantera “evidentemente hará que la opinión pública pueda llegar a considerar que la iglesia española avala en su conjunto la negativa de este antiguo candidato falangista, hoy superior de los monjes benedictinos del Valle de los Caídos y, con ella, la negativa de la propia familia Franco”. Y en esa línea es cuando se agregó que pese a los inconvenientes evidentes que pueda provocar esta situación se continuará con el plan y se harán las “gestiones previstas” para conseguir el traslado de los restos mortales del dictador fuera de la Basílica, incluyendo entre las mismas “el traslado de todos los requerimientos legales a las instancias superiores del abad”. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ratificó que ahora el Gobierno se dirigirá a los superiores del abad porque son quienes tienen la “autoridad” para resolver esta crisis.

Los monjes benedictinos del Valle son los gestores de la Basílica y gozan de plena autonomía de gestión. Sobre el abad del Valle, una de sus 20 congregaciones, solo tienen autoridad directa el abad de Solesmes, Philippe Dupont, y el Papa.

La promesa del Vaticano

En el Gobierno aseguran que tienen la promesa tanto del Vaticano como del arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, de que no se opondrán a la exhumación.

De hecho, tanto el Vaticano como el arzobispado han dicho públicamente en sendos comunicados que no rechazan la exhumación, aunque pedían un acuerdo entre el Gobierno y la familia. “El cardenal Pietro Parolin [mano derecha del Papa] no se opone a la exhumación de Francisco Franco, si así lo han decidido las autoridades competentes”, sentenció el Vaticano en octubre. “La Iglesia acatará el mandato legal una vez sea firme y ejecutivo”, dijo el arzobispado ese mismo mes. Este jueves, preguntado por EL PAÍS, el Vaticano no quiso hacer declaraciones, informa Lorena Pacho. El arzobispado de Madrid se remitió a este comunicado en el que aceptaba la exhumación pero pedía un acuerdo con la familia, informa Carlos E. Cué.

El abad, por su parte, no hace declaraciones públicas pero sí ha trasladado este jueves al programa 120 Minutos de Telemadrid que la culpa de todo este debate la tiene el Gobierno por querer resolver sobre un asunto que él cree que no le compete y se atribuyó la potestad exclusiva al respecto otorgada en su día por el rey Juan Carlos. El abad Cantera comentó, sin micrófonos, que su carta de rechazo la había enviado previamente al Vaticano.

Fe de errores

En una versión anterior de esta noticia decía "prior" donde debería haber dicho "abad". 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >