Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De Almería a Ferrol: las otras demandas por un tren digno en España

La conexión de la Alta Velocidad con Madrid lleva años engullendo las inversiones ferroviarias en Galicia, Murcia, País Vasco y Andalucía

Corte del tráfico ferroviario por actos vandálicos en Murcia en octubre de 2017.

Las demandas de un tren digno no solo son patrimonio de Extremadura. La conexión de la Alta Velocidad con Madrid lleva años engullendo las inversiones ferroviarias en otras comunidades, según denuncian distintas plataformas ciudadanas.

Galicia.  En esta comunidad, la vía que une A Coruña con Ferrol, un área en la que residen unos 600.000 gallegos, se ha convertido en el paradigma del abandono de la región. Apenas ha recibido mejoras en el último siglo, según denuncia la Plataforma por la Defensa del Tren de A Coruña y As Mariñas, una organización que en el último mes ha impulsado movilizaciones apoyadas por los alcaldes de ambas ciudades para reclamar su modernización.

Los obsoletos convoyes que unen estas dos localidades y a los que se suben unas 200 personas al día tardan una hora y veinte minutos en recorrer 69 kilómetros. Mientras, por carretera, existe una autopista de peaje a través de la cual el trayecto se reduce a apenas media hora, previo pago a la concesionaria de 4,75 euros. La conexión ferroviaria ni siquiera se puede aprovechar como una especie de cercanías —servicio del que Galicia carece—, ya que el tren más rápido de los disponibles recorre los 30 kilómetros que separan A Coruña y el vecino municipio de Betanzos en un tiempo récord de 35 minutos. 

Además, en la Galicia interior, para desplazarse entre Lugo y Ourense solo existen cuatro enlaces al día. El tiempo de viaje oscila entre algo más de hora y media y casi dos horas.

Murcia. En la Región de Murcia, la conexión por tren entre Cartagena y Madrid supone unas cinco horas y media de viaje, y unas cuatro horas y media desde Murcia hasta la capital. El motivo de ese retraso se debe a que parte de la línea convencional entre Cartagena y Chinchilla está sin electrificar. Murcia y Extremadura son las dos únicas regiones que siguen sin contar con vías electrificadas: más calidad en el servicio. En el caso de Extremadura es peor aún porque esta región no cuenta con ni un solo kilómetro. La llegada del AVE a Murcia estaba pactada para 2006. Hoy está prevista para 2020.

País Vasco. Las conexiones que Renfe ofrece entre el País Vasco y la capital son "bastante defectuosas", asegura Jesús López Navas, representante de UGT. "Los tiempos de viaje no están adecuados a la realidad y los trenes están obsoletos", agrega. Dos servicios diarios conectan Irún (Gipuzkoa), desde la frontera francesa, con Madrid y otros tantos (un tren por la mañana y otro por la tarde) lo hacen desde Bilbao con el mismo destino. El primer trayecto Hendaya-Irún-Madrid se prolonga durante seis horas de viaje; desde Bilbao se tardan más de cinco horas: "Estamos muy disgustados con la situación".

Los trenes que parten desde el País Vasco hacia Madrid circulan hasta Valladolid por el ancho de vía convencional y solo desde esta ciudad pueden incorporarse a la alta velocidad (hasta 250 kilómetros por hora). Son máquinas Alvia de la serie 120 que están preparadas para propulsarse tanto en ancho ibérico como en internacional, aunque la mayor parte del recorrido lo realizan en vías que no permiten la alta velocidad. Los servicios que se ofrecen a Barcelona (dos al día) discurren por vía convencional hasta Zaragoza y en este punto toman alta velocidad hasta la ciudad condal. "La situación en el País Vasco no es tan mala como la que sufre Extremadura, por ejemplo, pero es mucho peor que la que se da en la mayoría de comunidades autónomas", explica López Navas.

Andalucía. En esta comunidad, la demanda principal está en Granada —sin tren durante tres años y medio hasta el pasado octubre—. Los viajeros que vayan de Sevilla a Granada tardan una media de cuatro horas en realizar el trayecto. En Osuna, a mitad de camino, se bajan del convoy para montarse en un autobús y poder continuar. La conexión con Madrid por Alvia se recuperó hace un par de meses y el Gobierno ha prometido que el AVE llegará a Granada en junio.

A ese problema en las obras de AVE entre Antequera y Granada se suman otros tres: a la entrada de Almería, en Huércal, los viajeros abandonan el vagón por una obra para eliminar un paso a nivel con un soterramiento. Y debido al temporal de octubre, actualmente permanecen cortadas la línea en Aguadulce (Sevilla), donde se derrumbó un puente, y la Bobadilla-Algeciras, con un tramo afectado por obras de reparación, por lo que tampoco llegan los trenes a la ciudad gaditana.

Los retrasos exasperan a los viajeros, al margen de la incomodidad por el cambio del tren al autobús, por la pérdida de tiempo. El viaje desde Sevilla a Almería (412 kilómetros) tarda una media de seis horas y 50 minutos, y algunos trenes llegan a las siete horas de duración, según una portavoz de Renfe.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >