Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un año de batalla en Murcia para soterrar el AVE

El Gobierno ha cambiado los planes de llegada de la alta velocidad a la región, pero los vecinos mantienen sus reivindicaciones en la calle

Corte del tráfico ferroviario por actos vandálicos en Murcia en octubre de 2017.
Corte del tráfico ferroviario por actos vandálicos en Murcia en octubre de 2017. EFE

El 12 de septiembre de 2017, coincidiendo con las fiestas locales, miles de vecinos de Murcia salieron a la calle para exigir que el AVE no llegara a la ciudad en superficie —ni siquiera de manera provisional, como en ese momento estaba previsto—, sino que fuera soterrado. Desde entonces no han faltado ni un solo día a su cita en el entorno de las vías, en el barrio de Santiago el Mayor. Un año de lucha que ha traído muchos cambios en el proyecto inicial; entre ellos, su principal reivindicación: que la alta velocidad será soterrada o no será.

El delegado del Gobierno en Murcia, Diego Conesa, anunció ese compromiso a principios de julio, en su toma de posesión. El AVE, que iba a comenzar a circular en pruebas este septiembre por una vía provisional construida para dar servicio ferroviario a la ciudad mientras se ejecutan las obras de soterramiento de las vías actuales, ya no lo hará. Llegará a la estación del Carmen a ocho metros de profundidad en el año 2020. Para entonces ya estarán concluidos los 1,1 kilómetros de soterramiento de las vías entre la Senda de los Garres y la estación, y en ejecución los tramos de Barriomar y Nonduermas. Se trata del proyecto tal y como se redactó en 2006 y tal y como lo pedían los vecinos, que celebraron el anuncio con una fiesta en su concentración de ese día.

Por el contrario, el Gobierno regional, del PP, mostró entonces su descontento con el retraso en la llegada del AVE y organizó un acto en el que participaron alrededor de mil personas, entre representantes de asociaciones de empresarios, hosteleros y otros sectores industriales, para exigir “AVE ya”. En cuanto a los partidos de la oposición, todos ellos se felicitaron por el cambio de proyecto y lo consideraron consecuencia directa de un tesón ciudadano sin precedentes que, además de sus protestas diarias, ha logrado organizar la manifestación más multitudinaria en la ciudad desde las protestas contra la guerra de Irak, así como fletar una decena de autobuses a Madrid para trasladar sus peticiones a Fomento. 

El proyecto causó las mayores protestas en la región desde la guerra de Irak

Una de las concesiones más importantes llegó en el mes de noviembre, después de que el mes anterior se produjeran en el entorno de las vías actos vandálicos y altercados, algunos de los cuales llegaron a provocar el cierre del tráfico ferroviario durante varios días. El entonces presidente de Adif, Juan Bravo, anunció un adelanto de casi medio año en el inicio de las obras de soterramiento, que comenzaron a ejecutarse el día 15 de ese mes. A finales del pasado junio, según los últimos datos facilitados por Adif, se había avanzado ya unos 600 metros.

El gesto no acabó con las manifestaciones diarias ni con el clima de tensión; según los cálculos de la Plataforma Pro Soterramiento, se acumularon unos 40.000 euros en multas durante las concentraciones diarias, que se han sufragado en parte a través de campañas de recaudación de fondos.

“Las concentraciones seguirán. No cantamos victoria”, afirma un residente

Visita de Ábalos

La instalación en marzo, sin previo aviso y durante la noche, de una pasarela peatonal como alternativa de cruce al actual paso a nivel marcó otro punto de inflexión para los vecinos, que llegaron a presentar una denuncia ante la fiscalía en la que cuestionaban la seguridad. El proyecto actual también contempla el cierre del paso a nivel, pero solo durante unos ocho meses.El portavoz de la plataforma vecinal, Joaquín Contreras, reconoce que los ánimos han cambiado. La presencia policial ha desaparecido del barrio. Los ciudadanos incluso han puesto nombre a las seis máquinas que trabajan en el soterramiento, cuenta. “Pero no cantamos victoria. Faltan por adjudicar los tramos de Barriomar y Nonduermas y al menos hasta ese momento, previsiblemente a final de año, las concentraciones seguirán”, subraya.

Está previsto que esta misma semana el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, visite Murcia, y Contreras confía en que les hará “un hueco”. Mientras tanto, los Viakingos, el grupo musical surgido al calor de las protestas y que versionó El muro de Pink Floyd para hablar del “muro” del AVE, organizan la fiesta de cumpleaños, que se celebrará en las vías el 30 de septiembre. 

Más información